Zamora, una joya del arte románico

Muy cerca de la frontera con Portugal y a 652 metros sobre el nivel del mar Zamora tiene un casco antiguo declarado Conjunto Histórico-Artístico desde el año 1973. Descubre más sobre esta bellísima ciudad de la comunidad de Castilla y León, emplazada a la vera del río Duero y bien amurallada.

Zamora, entre iglesias y murallas

Esta ciudad tiene la mayor cantidad de templos románicos… ¡de toda Europa! En total son 14 las iglesias de este estilo solo en el casco histórico, y otros 9 templos dentro del término municipal. Tendrás que recorrerlas todas si quieres decir que estuviste en Zamora. ¡No vale hacer trampa!

Catedral de Zamora - Trevor Huxham / Flickr.com
Catedral de Zamora – Trevor Huxham / Flickr.com

El patrimonio románico de Zamora lo completan dos palacios, un puente, su castillo y nueve casas. Se considera, por ello, a esta ciudad como una de las más completas para disfrutar de las construcciones de esa época.

Zamora, la ciudad de los muchos títulos

Aún no se sabe a ciencia cierta cuál es el origen del nombre y existen varias teorías. Una de ellas indica que es un derivado la palabra árabe Samura, que quiere decir olivar silvestre. Fue bautizada como la conocemos hoy en el siglo XI por el rey Fernando I.

La historia dice que varios monarcas tuvieron que ver con el desarrollo de Zamora. El rey Enrique IV de Castilla la llamó “Muy Noble y Leal” en 1465. A su vez, se la conoce como “la bien cercada” debido a las murallas que la rodean, de entre 26 y 32 metros de altura y al borde del río.

“Zamora era de oro, / Ávila de plata. / Contra el azul del cielo / torres se dibujaban. / Románicos mosaicos, / ágiles espadañas. / Zamora de oro, / Ávila de plata.”

-Blas de Otero-

Zamora, un mundo por recorrer

Catedral de Zamora
Catedral de Zamora – villorejo

Durante tu paseo por esta hermosa ciudad tienes la posibilidad de conocer una de las “perlas del Duero” con sus templos románicos, disfrutar de la gastronomía típica, visitar museos, respirar aire puro en sus alrededores naturales y formar parte de sus romerías y fiestas locales (como la del Santo Patrón).

Hay dos tipos de paseos a pie que puedes disfrutar: el del Medievo y el de Ronda.

Paseo del Medievo

Comienza en la Plaza Mayor, allí se puede contemplar la iglesia de San Juan Bautista, de estilo románico; el antiguo ayuntamiento, renacentista; el nuevo, de estilo neoclásico, y la casa de Juan Gato, de estilo modernista.

Edificios modernistas en Zamora
Edificios modernistas – Liliana Fuchs / Flickr.com

Esta es otra de las características que hacen de Zamora una ciudad especial, que junto a lo mejor del románico se mezclan 19 maravillosos edificios modernistas.

Seguimos el recorrido contemplando la muralla de Zamora, construida sobre otra de origen árabe. Nuestros pasos deben llevarnos hacia la Puerta de Zambranos, la iglesia Santa María la Nueva, el Museo de Semana Santa y el Etnográfico de Castilla y León, la plaza de Viriato, el ex Hospital de la Encarnación y el palacio de los Condes Alba y Aliste, entre otros.

Santa María la Mayor
Santa María la Mayor – villorejo

¡El recorrido aún no termina! Aún queda por ver la iglesia de la Magdalena, el convento de Tránsito, el puente de Piedra, la casa del Cid, la Puerta de Olivares o el Palacio Episcopal.

Mención especial merece la catedral, pequeña pero hermosa, con su torre del Salvador y su bello cimborrio. Y no hay que olvidar el castillo, rodeado por un foso y con unos bonitos jardines.

Paseo de Ronda

Ya conoces una parte importante de Zamora, pero solo una parte, ¡ aún te queda el camino de Ronda! En este recorrido conocerás la hermosa calle Balborraz y el antiguo barrio medieval de la Puebla del Valle.

Calle de Zamora
Calle Balborraz – Lorenzo Martín Iglesias / Flickr.com

También recorrerás el asentamiento árabe y judío, la antigua fábrica de vinos, el templo de Santo Tomé, el puente de hierro, las aceñas de pinilla, el templo de Santiago del Burgo, la plaza de Constitución, el mercado de abastos, el palacio de los Momos, o la torre de San Vicente, entre otros muchos lugares de interés.

Con solo leer todos estos puntos importantes ya nos damos cuenta de la magnitud histórica de Zamora. Pero hay mucho más esperando, como las rutas verdes, el inicio de la primavera con las romerías y los restaurantes que ofrecen platos locales con pescado, cangrejos, vinos, quesos y dulces. ¡Por supuesto que no te puedes perder nada!

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar