Tarutao, una perla de Tailandia

· 18 febrero, 2016

Las islas de Tarutao, en pleno mar de Andamán, son un rincón secreto para la mayoría de los turistas que llegan a Tailandia. Si te gustan las aventuras entre selvas, manglares y playas solitarias… este lugar es perfecto para ti. Te invitamos a que las conozcas en el siguiente artículo.

Tarutao, más que un archipiélago

En total son 51 las islas que conforman Tarutao, al sur de la costa tailandesa, más precisamente de la provincia de Satun. Además de sus maravillosos paisajes, incluye un hermoso parque nacional de 1500 km² (de los cuales 1260 son marinos). Declarado reserva en 1974, limita con Malasia y es un sitio ideal para aprender sobre la vida salvaje.

La riqueza submarina de Koh Tong, Koh Adang y Koh Rawi es realmente asombrosa. Puedes hacer buceo para observar corales tal y como si te encontraras en una piscina.

Kho Khai en Tarutao
Kho Khai – Blanscape

Si no te animas a sumergirte por completo, no hay problema, ya que puedes optar por el snorkel… tendrás la posibilidad de vislumbrar nada más y nada menos que a la cuarta parte de los peces tropicales del mundo... sí, están aquí, en Tarutao.

Y cómo huir cuando no quedan islas para naufragar.

– Joaquín Sabina –

A diferencia de otros destinos en Tailandia (como puede ser la isla de Phuket o las Phi Phi), Tarutao está reservado para los que saben apreciar la naturaleza en su estado más puro. Unas cuantas islas de la región son vírgenes y no se puede acceder a ellas. Las que sí están permitidas son un paraíso con todas las letras. La tranquilidad es la regla y no la excepción aquí.

Jungla en Tarutao
Jungla en Tarutao – Stephane Bidouze

Si te alejas un poco de las playas con aguas cristalinas te encontrarás con bosques tropicales espesos. Presta atención a las ramas de los árboles porque allí se encuentran los verdaderos dueños de Tarutao…. ¡los monos! Cada mañana te despertarán como si fueran un reloj exacto que has programado para que comience la aventura.

Tarutao y Koh Lanta

Si estás pensando viajar a Tailandia hay una palabra que debes aprender sí o sí: Koh. Quiere decir “isla” y a estas alturas ya te darás cuenta de que es más que necesaria para tu estancia. Una de las “koh” más bonitas del complejo Tarutao es Lanta. Apenas desembarques en ella podrás contemplar sus inmensas playas, la calidez y calidad de sus arenas y la paz que se respira.

Koh Lanta en Tarutao
Koh Lanta – Kim Briers

Todo parece ir más lento en este lugar, elegido por los mochileros que deciden conocer el sudeste asiático con poco dinero. Pero no os preocupéis si no eres del tipo “duermo en la playa y hago dedo en la carretera”, ya que la oferta turística de Koh Lanta es para todos los gustos.h

También cuenta con un parque nacional marino al norte de la isla, donde podrás disfrutar de una gran cantidad de flora y fauna terrestre y marina. El bosque lluvioso y el manglar con arrecifes coralinos son los dos escenarios que te fascinarán en esta reserva.

La vida “de ciudad” en Tarutao

No vamos a decir que aquí las cosas son iguales a Bangkok, la capital de Tailandia (ni tampoco a ciudades importantes como Chiang Mai), pero vale la pena conocer sobre las costumbres de los pobladores de Tarutao.

Tarutao
Tarutao – puwanai

Llamarán tu atención los “gitanos de mar” (chao leh en idioma thai) o pescadores musulmanes que viven de lo que capturan del Andamán y viven en la villa de Ban Sangka-Ou. Ellos respetan sus costumbres desde hace cientos de años y trabajan alejados de los turistas.

Para conocer sobre el budismo y las influencias chinas de la zona no dudes en ir a Old Town: casas de madera cuyos pilotes de sostén se encuentran sumergidos en el mar.

Más islas destacadas de Tarutao

Si te diriges hacia el sur de este archipiélago te encontrarás con la magnífica bahía de Phangnga. El viaje en ferry tarda 3 horas en recorrer varias islas y termina muy cerca de la frontera con Malasia.

Bahía Phangnga en Tarutao
Bahía Phangnga- Sorin Colac

Al bajar entre las olas de Koh Lipe (no tiene siquiera muelle) podrás no solo disfrutar de la temperatura agradable del mar (que ronda los 25°C todo el año), sino también de los paisajes de ensueño que te rodearán… ¡No querrás irte nunca de allí!

Las dos playas que no puedes dejar de visitar son Pattaya y Sunrise, donde a cualquier hora podrás realizar actividades relacionadas con el mar. Por la noche, bares, restaurantes, tiendas y locales de masajes (un imperdible en todo Tailandia) terminarán de darle forma a esta maravillosa experiencia tailandesa.