Tánger, una moderna metrópoli en el norte de África

Alicia Vecino López 12 septiembre, 2018
Puerta de entrada a África por el estrecho de Gibraltar, Tánger es una ciudad que se ha desarrollado notablemente en los últimos años, pero que no ha perdido su encanto.

Situada al otro lado del estrecho de Gibraltar, Tánger, una moderna metrópoli, es la puerta ideal para entrar a África. Una gran ciudad que se ha convertido en uno de los grandes centros económicos de Marruecos.

Esta ciudad cosmopolita se está dando a conocer a nivel internacional en los últimos años. Su crecimiento y apertura al mundo ha terminado con su encanto de los años 40 y 50 y en la actualidad es su ambiente callejero el que sigue atrayendo a los amantes de lo decadente. Te acercamos a esta “nueva” ciudad turística.

Tánger, una moderna metrópoli

Tánger
Tánger

A pesar de ser un destino poco conocido, en los ultimos años Tánger se ha convertido en un lugar turístico para los apasionados de lo multicultural. Su gran puerto, Tánger Med, y su actividad industrial son los motivos de su apertura al mundo y su rápido crecimiento. Esto ha producido una mezcla de culturas y costumbres única, convirtiendo a Tanger en una moderna metrópoli.

Ya sea mediante una excursión o por nuestra cuenta, Tánger tiene muchos lugares para admirar que no podemos perdernos. Aquí te dejamos una lista de aquellas visitas imprescindibles para que no te dejes nada de esta singular ciudad del norte de Marruecos. ¿Te animas?

Qué ver en Tánger

La kasbah de Tánger

Kasbah de Tánger
Kasbah de Tánger

Se trata de un antiguo recinto amurallado en lo alto de una de las colinas de la ciudad. Es un entramado de callejuelas donde podremos encontrar pequeños y encantadores hoteles y riads de propietarios europeos.

Paseando por la kasbah, veremos un hueco en la muralla convertido en un buen mirador del antiguo puerto de Tánger, donde se pueden ver tramos de la antigua fortificación portuguesa.

La medina de Tánger

Medina de Tánger
Medina de Tánger

Es un lugar básico en todas las ciudades del mundo árabe. Esta gran medina es ideal para perderse en ella mientras se pasea por sus calles, y lo decimos de forma literal. Sus calles estrechas y laberínticas te introducirán de lleno en el modo de vida de los comerciantes locales.

Y es que la medina de Tánger está llena de callejas, comercios y talleres artesanales, que reflejan la velocidad a la que viven sus habitantes, siendo muy similar a lo que conocemos de la época medieval.

La plaza 9 de abril

También conocida como el Gran Zoco. Este antiguo mercado es una de las plazas más grandes de la ciudad. Se ubica  justo a la entrada de la medina, siendo un gran lugar de reunión y encuentro para sus habitantes.

Allí se encuentra el cinema Rif o la mezquita Sidi Bouabid. A un lado de la plaza, encontraremos los jardines de la Mendoubia, donde destaca el silencio, muy apreciado tras visitar la plaza, y un viejo árbol de más de 800 años conocido como el árbol de baniano.

El cabo Espartel

Cabo Espartel cerca de Tánger
Cabo Espartel

Se trata de uno de los límites en tierra del estrecho de Gibraltar, el lugar en el que se dan cita las aguas del mar Mediterráneo con las del océano Atlántico.

Situado a unos 20 kilómetros de la localidad, hallaremos este lugar para relajarnos y disfrutar de las vistas del estrecho. Además, podremos ver el faro de Espartel, el primero que se construyó en las costas marroquíes.

La gruta de Hércules

Gruta de Hércules en Tánger
Gruta de Hércules

Cuenta la leyenda, que Hércules puso un pie en cada continente y con gran esfuerzo consiguió separar África de Europa, dando lugar al estrecho de Gibraltar. Tras el gran esfuerzo, el dios griego pernoctó en la cueva antes de dirigirse a su próximo destino. De ahí el nombre de la cueva.

Su principal característica es que tiene dos aperturas, una hacia la tierra y otra hacia el mar, cuyo relieve es conocido como “el mapa de África invertido”. El valor arqueológico de la cueva es enorme dada su antigüedad, estimada en hace siete mil años.

Tras estar un par de años cerradas al público, las grutas de Hércules han vuelto a reabrir tras una gran reforma. No perdáis la oportunidad de visitarlas.

Asilah

Muy cerca de Tánger, hacia el sur, encontramos esta ciudad costera, cumbre para los amantes del sur en el norte de África. Posee una bella medina por la que merece la pena pasear para empaparse del encanto de la ciudad.

Chefchaouen

Chefchaouen
Chefchaouen

A pesar de estar algo más lejos de Tánger, el pueblo azul más bonito de todo el norte de África es una visita muy recomendable. Chefhaouen, también conocido como Xauen, se asienta en un antiguo emplazamiento bereber, de ahí su peculiar color azul.

Las curiosas puertas de distintos estilos y tamaños, sus tiendas artesanales o sus casas de diversas formas tienen una cosa en común: el color azul que inunda esta bella ciudad. Un lugar que te enamorará, ¡seguro!

Te puede gustar