Sidney: fineza, deleite y diversión

Adrián Pérez 6 enero, 2016

Uno de los sitios que primero ve nacer el día de todo el planeta (y que seguro nos asombra cada nuevo año por ser el que inicia los festejos), así se nos presenta la ciudad más importante de Australia. ¡Que no es su capital! Aunque sí la más visitada. Ópera, surf y un gran crisol de culturas definen a Sidney. ¡Te invitamos a que la recorras con nosotros!

La ciudad abierta día y noche

El sol está presente casi todos los días en Sydney. El estilo de vida aquí está pensado para los que quieren lucir un cuerpo bronceado el año entero… y también para aquellos que tienen suficiente dinero como para afrontar los gastos.

La ciudad está en el puesto número 15 de las más caras del planeta. ¿Pero qué importa eso si nos podemos dar un chapuzón en cualquiera de sus playas (la más popular es Bondi Beach) y al salir sorprendernos con sus montañas y parques? Al atardecer la diversión de los surfistas (los hay por doquier siempre con sus tablas a cuestas) no termina.

Sidney de noche
Sidney – Theo G N / Flickr.com

Una de las frases más habituales de los residentes es que “la noche es la mitad del día”, y por ello hay que pasarlo de maravilla. No por nada tiene fama de ser un epicentro de diversión cuando las luces se encienden.

Para ello puedes ir a la zona antigua de la ciudad, The Rocks, o al distrito King Cross. ¿Prefieres algo más tranquilo? ¡Por supuesto que también lo hay! Te recomendamos que vayas a tomar algo a las terrazas de Harbourside, con vistas al mar.

Qué ver en Sidney

Entre tanto mar y tragos también podemos tomarnos un tiempo para pasear por sus ajetradas calles repletas de tiendas, restaurantes, centros comerciales y lo que se te ocurra. Los imperdibles de Sidney son:

Opera House

Es la postal de esta ciudad australiana y nadie se equivoca cuando ve la imagen de esos “gajos” que hacen de techo. ¿Sabías que la obra quedó inconclusa cuando el arquitecto encargado del proyecto dejó Sidney en 1966? La razón de su abandono se debe a que estaba cansado de discutir con el gobierno local por los costes de la construcción.

Sidney Opera House
Sidney Opera House – estudio campo baeza / Flickr.com

Un grupo de profesionales decidió, más tarde, terminar la obra aunque no siguiendo los planos originales (que no los tenían). En 1976 por fin se inauguró. Tiene 4 auditorios principales (Drama Theatre, Opera Theatre, Playhouse y Concert Hall) y en total se presentan cerca de 3.000 espectáculos anuales. Se puede visitar todos los días aunque no se disfrute de ninguna obra.

Harbour Bridge

Completa la típica fotografía de Sydney y te sonará porque es allí es donde se lanzan los fuegos artificiales para recibir elaño nuevo. Se le llama “el perchero” y necesitó el trabajo de 1400 personas para ser terminado (16 de ellos murieron durante las obras), quienes tardaron 8 años para que por fin pudiera inaugurarse en 1932.

Harbour Bridge en Sidney
Harbour Bridge – Carlo Villa

Ofrece unas hermosas vistas de la ciudad y de la Ópera. ¿Quieres una aventura aún mejor? ¿Qué tal subir hasta la cumbre del puente? ¡Sí! Una empresa se encarga de que puedas hacer el mismo recorrido que Paul “Cocodrilo Dundee” y ver cómo el tráfico de coches fluye bajo tus pies. ¿Te animas?

Botanic Garden

El jardín botánico está emplazado en una ladera y tiene vistas al puerto, en pleno centro de la ciudad. Tiene una extensión de 30 hectáreas y este año cumple dos siglos de su inauguración. Pertenece a una institución científica australiana y alberga un millón de especies de plantas.

Royal Botanic Gardens en Sidney
Royal Botanic Gardens – e X p o s e / Shutterstock.com

No te pierdas las dos áreas más destacadas: Rose Garden y Tropical Centre. Si bien están un poco alejados entre sí… no te preocupes ¡hay un tren que te lleva!

“Desde tiempos remotos hemos estado unidos bajo la luz de la llama. Nos mantenemos de pie para que todo el mundo vea nuestra grandeza y lo que podemos llegar a ser.”

-Fragmento de la canción inaugural de los Juegos Olímpicos Sidney 2000-

The Rocks

Puerto de Sidney
Puerto de Sidney – Albert Pego

Es el barrio donde todo comenzó. Sus casas de piedra arenisca fueron vivienda de los primeros habitantes de este emplazamiento. La mayoría provenía de Inglaterra. Hoy en día es una zona muy turística con restaurantes, museos, tiendas para comprar recuerdos y galerías de arte.

Entre sus edificios más destacados están el Observatory (el primer molino de la colonia), Cadman’s Cottage (el más antiguo) y Susannah Place (museo sobre la clase obrera). Ya te hemos dicho que por las noches es un lugar bastante animado para ir de copas.

Te puede gustar