4 cruceros por el Mediterráneo inolvidables

Patricia 7 noviembre, 2017

Los países que son bañados por el mar Mediterráneo esconden múltiples encantos. Una forma de descubrirlos es embarcándonos en un crucero. Los itinerarios son infinitos, pero hemos elegido los mejores cruceros por el Mediterráneo para que no pierdas detalle. ¿Con cuál te quedas?

1. Croacia, uno de los mejores cruceros por el Mediterráneo

Croacia es un destino que suele pasar desapercibido, pero cuya belleza es innegable. Una de las mejores formas de conocerlo es contratando un viaje en crucero. Solo hace falta elegir aquel que mejor se ajuste a nuestras preferencias, ya que son cinco las ciudades que suelen servir de punto de origen.

Dubrovnic en Croacia
Dubrovnic – Ajan Alen

Una de ellas es Dubrovnik, cuya fama ha aumentado debido a que es uno de los escenarios de Juego de Tronos. Destaca por sus playas de piedra o por su casco histórico amurallado. En su interior hay monumentos tan importantes como la puerta de Pile, la Torre del Reloj o la catedral de la Asunción. Tampoco se pueden dejar de visitar el puerto o el fuerte de Lovrijenac.

El resto de ciudades son igual de hermosas: Split, que alberga el espectacular palacio de Diocleciano; Zadar, que cuenta con diversos edificios monumentales, como su famoso y peculiar Foro Romano; Trogir, construida sobre una pequeña isla; y Rijeka, animada ciudad universitaria que posee el principal puerto de Croacia.

Además, para que la experiencia sea aún más completa, algunos cruceros ofrecen a los turistas la posibilidad de visitar las islas (Rab, Hvar, Vis…) o los parques nacionales de Croacia, como el de Krka con sus imponentes cascadas.

2. España, Francia, Italia y Malta

Para los que no quieran salir del país y busquen conocerlo de una manera diferente, también pueden hacerlo a través de un crucero. Barcelona, Valencia, Alicante, Málaga… son algunas de las ciudades incluidas en muchos itinerarios. También están los que recorren de manera exclusiva las islas Baleares o las Canarias.

Cruceros por el Mediterráneo: Malta
Malta – Zoltan Gabor

Asimismo, existen cruceros por el Mediterráneo que permiten visitar varios países, parando en distintas ciudades de España, Francia, Italia y Malta. De esta forma, nos embarcamos en Barcelona o Valencia para dirigirnos a tierras francesas como Marsella, rica en patrimonio cultural, moderna y dinámica; o Niza, uno de los centros de la turística Costa Azul.

De ahí pasamos a Italia para comprobar de primera mano la grandeza de Roma; pasear en góndola por los canales venecianos; fotografiar la famosa Torre de Pisa; o disfrutar de la gastronomía de Génova. Todo dependerá de la opción que elijamos. Después es el turno de La Valeta (Malta), que tiene una de las áreas históricas más densas del mundo.

“Como todas las drogas, viajar requiere un aumento constante de la dosis.” 

-John Dos Passos-

3. Grecia y Turquía

Algunos de los cruceros por el Mediterráneo más demandados son aquellos que recorren las islas griegas. Tienen como punto de partida El Pireo, ciudad portuaria ubicada en la zona urbana de Atenas. Antes de adentrarnos en el mar es recomendable visitar la colina de Kastella; la zona costera de Neo Fáliro, con su complejo olímpico; o el pintoresco barrio de Kaminia.

Crucero en Santorini
Crucero en Santorini – JeniFoto

La proximidad de El Pireo respecto a Atenas también nos permite conocer la capital de Grecia y transportarnos al pasado. La Acrópolis, el Partenón, el templo de Zeus Olímpico, el Ágora de Atenas… son algunos de los puntos imprescindibles que no se pueden dejar de visitar.

Rumbo a las islas, la primera parada suele ser Miconos, famosa por sus playas de ensueño y su animada vida nocturna. De ahí que sea el destino ideal para los amantes de la fiesta. De Mikonos pasamos a Volos, ciudad que posee importantes atractivos turísticos relacionados con la arqueología, como el yacimiento de Sesklo o el de Dímini.

Tras unas horas de navegación llegamos a otras islas griegas de gran interés: Creta, donde disfrutar de la gastronomía con especialidades locales como los dakos; Santorini, de una belleza y una configuración geológica única; Nauplion, con su neoclásico centro histórico; o Corfú, escenario de muchas historias mitológicas.

Entre isla e isla hacemos una parada en Turquía y sus ciudades, entre las que habría que nombrar Estambul o Kusadasi, ciudad balneario que se encuentra muy cerca de la antigua Éfeso. De esta última es imprescindible visitar la Biblioteca de Celso, el anfiteatro, o pasear por sus calles de mármol.

4. Marruecos, Argelia, Túnez y Egipto

Otro de los cruceros por el Mediterráneo es el que recorre los países del norte de África. Entre los destinos más comunes de Marruecos están Casablanca, desde donde comenzamos el recorrido visitando el Mercado Central o el Palacio Real; Rabat; Fez, con sus innumerables mezquitas, como la de Al Qarawiyyin; o Tánger.

Túnez, parada de cruceros por el Mediterráneo
Túnez- Gelia

Respecto a Argelia y Túnez, habría que destacar Argel y Túnez, respectivamente. De la primera no se puede pasar por alto la alcazaba, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco; y de la segunda, la medina, compuesta de callejuelas y pasadizos cubiertos, con multitud de olores y variedad de colores provenientes de los comercios.

Antes de volver a Marruecos, falta conocer Egipto. Más concretamente, Alejandría y su gran patrimonio histórico. Desde allí se puede viajar a El Cairo y a otros emplazamientos si cogemos un medio de transporte alternativo. También existen cruceros que recorren el río Nilo.

Te puede gustar