Dubrovnik: descubrimos todos sus tesoros

Una hermosa ciudad Patrimonio de la Humanidad por la Unesco es la protagonista de este viaje. Dubrovnik es una belleza del Adriático que forma parte de los lugares de moda de Europa. Una ciudad aún amurallada enclavada en un lugar único y maravilloso. ¿Quieres venir con nosotros a conocerla?

Qué tiene de especial Dubrovnik

Su enclave sobre el mar es, sin duda, uno de sus mayores atractivos. Pero el interior de la ciudad encierra aún muchos más secretos por descubrir.

1. Sus murallas

Muralla de Dubrovnik
Muralla – unterwegs

Todo el casco antiguo de la ciudad, conocido como Stari Grad, está protegido y abrazado por unas impresionantes murallas. Datan del siglo XIII y se conservan de forma excepcional.

La suya es una de las imágenes más populares y conocidas de Croacia y desde ellas podrás sacar algunas de las mejores fotos de tu viaje. Entrar no es gratis, pero la experiencia y lo que se esconde en su interior bien merece la pena.

2. La calle Placa

Esta es la principal calle del casco antiguo. Comienza en la conocida puerta de Pile, lugar en el que está situada la estatua de San Blas, y llega hasta la Plaza Luza, donde encontramos la Torre del Reloj y la Columna de Orlando. Es, sin duda, el foco del casco viejo, pues en ella se encuentran todos los lugares de interés de la zona.

3. Palacio Sponza

Palacio Sponza en Dubrovnik
Palacio Sponza – Phant

Un palacio muy bien conservado que data del siglo XVI y en el que se encuentran los archivos de Estado y la Sala Conmemorativa de los Defensores de Dubrovnik. Es uno de los lugares con más historia de la ciudad en el que, además, podrás gozar de una arquitectura única.

4. Gran Fuente de Onofrio

Su construcción se remonta al siglo XV y es una espectacular fuente circular de grandes dimensiones con 16 chorros de agua que van hacia su interior. Es uno de los lugares que mejor define a la ciudad y, por supuesto, punto de encuentro de visitantes y habitantes.

5. Iglesia de San Blas

Iglesia de San Blas en Dubrovnik
Iglesia de San Blas – Dreamer4787

Es la iglesia del patrón de Dubrovnik y está construida en estilo barroco. Su altar de mármol deja boquiabiertos a todos aquellos que lo conocen.

6. War Photo Limited

Es una colección fotográfica de conflictos bélicos, entre ellos la Guerra de los Balcanes. Expone fotografías de reconocidos profesionales que han cubierto conflictos en todo el planeta. Un lugar con un objetivo: mostrar la crudeza de la guerra y desmontar cualquier mito o visión “romántica” que se pueda tener de ella.

7. Islote de Lokrum

Islas de Lokrum
Lokrum – Ivan Mateev

Es una pequeña isla situada frente a Dubrovnik a la que podrás escaparte solo por un día. Podrás pasear entre diversas especies naturales como pinos, olivos y encinas. También puedes disfrutar de sus playas, una de ellas nudista, y contemplar acantilados rocosos de infarto.

Una isla virgen sin coches y casi sin tiendas (te recomendamos que te lleves la comida) de la que podrás disfrutar por el módico precio de 8 euros del pasaje de ida y vuelta del ferry.

“Viajar sirve para ajustar la imaginación a la realidad, y para ver las cosas como son en vez de pensar cómo serán.”

-Samuel Johnson-

8. Monasterios Franciscano y Dominico

Estos dos famosos monasterios de la ciudad tienen museos en los que se cuenta su historia en silencio. El monasterio Franciscano tiene dos preciosos claustros y el Dominico destaca por su fabulosa biblioteca y su increíble colección pictórica.

En uno de ellos, además, se encuentra una de las farmacias más antiguas de Europa, que comenzó a funcionar en 1391. ¿Quieres saber en cuál? Deberás ir para descubrirlo.

9. Palacio del Rector

Palacio del Rector de Dubrovnik
Palacio del Rector – DeymosHR

Es uno de los edificios más importantes y más bonitos de Dubrovnik. En su momento fue lugar de gobierno de la ciudad, hoy alberga el museo de historia local. En su interior también se celebran conciertos.

10. Catedral de la Asunción

Es una hermosa catedral de estilo barroco que acentúa su belleza con las reliquias de San Blas y sus altares fabricados de forma ostentosa y elegante. También guarda obras de artistas de renombre, como Tiziano o Rafael.

Se construyó entre los siglos XVII y XVIII sobre las ruinas de la antigua catedral bizantina, que fue destruida por el terremoto que asoló la ciudad en 1667.

Como ves, Dubrovnik es más que un bello enclave en el mar, tiene historia y secretos que desean ser contados. ¿Estarás allí para escucharlos?

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar