Visitar Kazán, una joya multicultural de Rusia

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la historiadora Margarita Savchenkova el 16 abril, 2019
Patricia Hernández · 29 marzo, 2019
Kazán es una de esas ciudades que no deja indiferente. Una ciudad de larga historia, hermosa y con un ambiente muy especial.

Visitar Kazán en Rusia es descubrir una ciudad que puede presumir de la buena relación que existe entre las religiones que se profesan aquí. Gracias a ello, alberga una mezcla arquitectónica extraordinaria. ¿Quieres saber más? Te mostramos algunos lugares que dan fe de esa multiculturalidad y de la historia de una de las ciudades más antiguas del país.

Templo de todas las Religiones

Templo de todas las Religiones, imprescindible al visitar Kazán
Templo de todas las Religiones

Se trata de un complejo arquitectónico que tiene su origen en el año 1992, cuando el artista y filántropo Ildar Khanov decidió construirlo para reunir a todas las religiones bajo un mismo techo. De hecho, el lugar alberga una iglesia ortodoxa, una mezquita, una sinagoga y una pagoda oriental.

Aparte de estos edificios, en los que, curiosamente, no se realiza ningún tipo de culto, en el Templo de todas las Religiones hay una galería de arte donde podrás ver diversas exposiciones o recibir clases magistrales. Y también hay una sala de conciertos en la que se llevan a cabo veladas musicales y recitales de poesía.

El Kremlin de Kazán

Mezquita Qol Šärif en Kazán
Mezquita Qol Šärif

La mezcla de culturas está igualmente presente en el Kremlin de Kazán. Es una ciudadela histórica construida a instancias de Iván el Terrible sobre las ruinas del antiguo castillo de los Kanes de Kazán. Está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La ciudadela alberga diversos monumentos de interés. Aquí se encuentra la Catedral de la Anunciación, consagrada en el año 1562. Desde entonces y hasta 1918 fue la iglesia principal de la ciudad de Kazán y de la región de Tartaristán. A día de hoy le supera en importancia la Catedral de San Nicolás.

En este lugar también destaca la mezquita de Qol Šärif. Se trata de una reconstrucción de la original. La antigua mezquita, en el momento de su construcción, tenía fama de ser la más grande de Rusia y de Europa, aparte de la de Estambul.

La mezquita destaca por sus cuatro minaretes principales de 58 metros de altura y su gran cúpula, decorada con detalles de la Corona de Kazán.

La calle Tukay, rincón imprescindible al visitar Kazán

Barrio tártaro en Kazán
Barrio tártaro

A lo largo de esta calle se puede descubrir el antiguo asentamiento tártaro. Y es que está sembrada de casas de madera de un gran colorido que cuentan con decoraciones ornamentales. Todo ello nos permite obtener una visión general de la arquitectura local.

En el sitio destacan igualmente dos mezquitas. Una de ellas es la de Mardjani, que data de 1766 y es la primera que se construyó en la ciudad. Fue edificada en piedra y, pese a haber sufrido algún que otro cambio, conserva su aspecto original. Se puede tanto  admirar por fuera como entrar para ver su interesante decoración.

La otra mezquita es la de Nurullah, erigida entre 1845 y 1849. En ella sobresale su minarete y sus colores predominantes son el blanco y el verde.

Culturas que descubrirás al visitar Kazán

En la ciudad rusa se pueden visitar museos dedicados a culturas que han sido o son importantes aquí, por ejemplo, la tártara. Relacionado con ella está el Museo Chack-Chack. En él conocerás las costumbres de Tartaristán o cómo se elabora su especialidad gastronómica, el chack-chack, un postre hecho de miel, harina y huevo.

La cultura oriental tártara convive con la herencia soviética. Para descubrir más se puede acceder al Museo de la Vida Soviética. Alberga una impresionante colección de objetos relacionados con la antigua URSS: herramientas de propaganda, recuerdos militares, retratos de Lenin e, incluso, instrumentos musicales.

Y, si se viaja con los más pequeños, no hay que perderse el Museo de Niños Soviéticos. En sus salas se exponen una gran cantidad de juguetes antiguos. También dispone de una sala con videojuegos soviéticos.

Como ves, Kazán es una joya multicultural de Rusia. Es una ciudad maravillosa que se levanta a orillas del Volga y que conjuga la cultura occidental y la oriental. ¿Por qué no decides comprobarlo de primera mano? Desde luego, no te arrepentirás de visitar Kazán, atesorarás una experiencia única.