4 datos interesantes sobre los sitios Patrimonio Mundial

· 5 marzo, 2019
El Patrimonio de la Humanidad aglutina monumentos, ciudades o espacios naturales de especial interés. Este reconocimiento de la Unesco pretende darlos a conocer y ayudar en su protección.

Hay infinidad de sitios Patrimonio Mundial (o de la Humanidad). Lugares maravillosos que merecen ser visitados al menos una vez en la vida por su importancia histórica, arquitectónica o natural. ¿Sabes cuántos son? ¿En qué países se reparten? ¿Cómo se eligen? Si quieres saber la respuesta a estas preguntas, así como otros datos de interés, sigue leyendo.

1. Origen de los sitios Patrimonio Mundial

Templo de Abu Simbel, lugar Patrimonio Mundial
Templos de Abu Simbel

Para conocerlo, tenemos que remontarnos al año 1959. En ese momento, en Egipto se iba a construir la presa de Asuán. Una infraestructura que provocaría la inundación del valle en el que estaban situados tesoros de gran valor arqueológico e histórico, como los templos de Abu Simbel.

La Unesco lanzó una campaña para proteger los monumentos amenazados por la presa. Gracias a ello, pudieron desmontarse y trasladarse a otro lugar.

A esta le siguieron otras campañas de protección, como las dirigidas a salvar Venecia y su laguna, las ruinas de Mohenjo-Daro en Pakistán o el templo Borobudur en Indonesia. La Unesco propugnó así una convención para respaldar el patrimonio cultural de la humanidad. Y también se acabó apostando por la conservación natural.

2. ¿Cómo se eligen los sitios Patrimonio de la Humanidad?

Coliseo de Roma
Coliseo de Roma

Cada país tiene que elaborar una lista con lugares que consideran mecedores del reconocimiento. Después, el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios revisa las solicitudes relativas al patrimonio cultural. Mientras, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, se encarga del patrimonio natural.

Los trámites de dichas solicitudes tardan, como mínimo, 18 meses y son muy complejos. Asia, América y Europa están mejor representadas gracias al personal con el que cuentan, a diferencia de África, que solo representa el 9% del patrimonio, por eso, se está tratando de ayudar en la elaboración de las demandas.

La decisión final la toma el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco, formado por 22 países que se renuevan por mitad cada dos años durante la Conferencia General de la Organización. Hoy, entre dichos miembros se encuentran Argentina, Austria, China, Egipto, Italia, Japón, México, Turquía o Zambia.

Por otra parte, respecto a los criterios que se tienen en cuenta, son de dos tipos:

  • Culturales: implica que el monumento seleccionado represente una obra maestra del genio creativo humano o que ilustre una etapa significativa de la historia.
  • Naturales: significa, por ejemplo, el lugar en cuestión contenga fenómenos extraordinarios en los que no ha intervenido el hombre.

3. Países con más sitios del Patrimonio Mundial

La Alhambra de Granada, Patrimonio Mundial
La Alhambra de Granada

Existen más de mil sitios declarados Patrimonio Mundial, repartidos en 167 países. Los que más albergan son Italia y China, ambas con más de 50. De la primera destacan el Centro Histórico de Roma o el de Florencia. De la segunda habría que mencionar la Gran Muralla, el Templo del Cielo, el Palacio de Potala o el Mausoleo de Qin Shi Huang.

Les siguen, con más de 40, España (Alhambra de Granada, Torre de Hércules, Parque Nacional del Teide…), Alemania (catedral de Aquisgrán, la Isla de los Museos en Berlín, la Mina de Zollverein, Ópera de los Margraves de Bayreuth…) y Francia (Monte Saint Michel, Palacio de Versalles, París, Puente del Gard…).

España es el tercer país con más sitios del Patrimonio Mundial. No solo eso, sino que puede presumir de que una de sus regiones es la que más bienes tiene declarados. Hablamos de Castilla y León, que dispone de ocho, entre ellos la catedral de Burgos, la ciudad vieja y acueducto de Segovia y la ciudad vieja de Salamanca.

4. ¿Qué implica ser Patrimonio Mundial?

Gran Muralla China
Muralla China

Como hemos visto, supone protección, por ejemplo, en caso de que se desencadene un conflicto bélico en el lugar en el que se encuentra. Además, los sitios Patrimonio Mundial seleccionados cuentan con un fondo común al que tienen acceso. Este sirve a modo de seguro de catástrofes.

Dicha protección también se traduce en que es requisito indispensable respetar el sitio tal y como fue seleccionado. De hecho, la Unesco quitó de la lista a Dresde y a su valle del Elba cuando se construyó allí el puente Waldschlösschen.

A lo anterior se le suma el prestigio que supone estar declarado como Patrimonio Mundial, lo que en muchos casos se traduce en un mayor numero de visitas.