Visitar el desierto de la Tatacoa: un hermoso lugar en Colombia

Alicia Vecino López · 8 abril, 2019
Es la segunda zona árida más extensa de Colombia. Un lugar de una extraña belleza donde dominan los tonos ocres, rojizos y grises.

La gran diversidad del territorio colombiano incluye paisajes con nieve, playas paradisíacas, enormes desiertos e incluso manglares. Cualquier rincón de este hermoso país convierte el viaje en una verdadera aventura. Eso sí, visitar el desierto de la Tatacoa es conocer uno de los escenarios naturales más impresionantes de Colombia.

¿Te gustan los paisajes irrepetibles? ¿Quieres conocer la historia y la cultura de un lugar único? ¿Eres un amante de la comida colombiana? ¡En ese caso, quédate con nosotros! Te contamos todo lo que necesitas saber para organizar tu viaje y visitar el desierto de la Tatacoa en Colombia.

Visitar el desierto de la Tatacoa: un hermoso lugar

Desierto de la Tatacoa
Desierto de la Tatacoa – Alexander Schimmeck / Flickr.com

Desde luego, llegar al destino será toda una aventura, pero podrás realizar numerosas actividades ya en el lugar. Te recomendamos comenzar este viaje con mucha información. Así podrás trasladarte hasta el desierto sin problemas, organizar tu visita y programar los horarios.

Ubicación

El desierto de la Tatacoa se sitúa al norte del departamento del Huila, a menos de 40 kilómetros de Neiva y a tan solo 10 de Natagaima, dos localidades colombianas realmente hermosas y conocidas por su paisaje natural. Otro de los municipios cercanos al desierto es Villavieja, un gran destino turístico.

Geografía

La región a la que pertenece el desierto de la Tatacoa es realmente árida, pero lo cierto es que no es un desierto, sino que se trata de un bosque seco tropical.

Vegetación del desierto de la Tatacoa
Vegetación del desierto de la Tatacoa

Este lugar está muy erosionado, allí se cruzan varios cañones muy secos. Las superficies son arcillosas y crean un laberinto paisajístico de cárcavas que pueden llegar a los 20 metros de profundidad.

De hecho, en el desierto de la Tatacoa existe muy poca vida animal y vegetal. Y las especies que viven allí han tenido que adaptarse a las duras condiciones del lugar: altas temperaturas y mínima humedad. Algunos de los animales que podremos observar son tortugas, serpientes, escorpiones, lagartos, águilas y arañas.

Por otro lado, además de cactus de 5 metros de altura, encontraremos plantas que también han desarrollado una gran capacidad de adaptación. De hecho, sus raíces pueden medir entre 15 y 30 metros para poder acceder al agua.

¿Qué hacer en el desierto de la Tatacoa?

Ese paisaje repleto de tonos ocres y grises compone uno de los rincones más espectaculares de Colombia, después de la península de La Guajira. Este entorno está decorado con las pequeñas pinceladas de color verde de los enormes cactus que crecen en él.

Los Hoyos y Cuzco son algunas de las zonas más hermosas. Pero hay muchas opciones más como, el observatorio astronómico, San Nicolás, la Venta, las Lajas, el Doche o el Cardón.

Explorar la zona de Cuzco

Desierto de la Tatacoa
Desierto de la Tatacoa – Marialegria. / Flickr.com

Cuzco es la parte del desierto de color rojo.  Sin duda, creerás haber llegado a Marte. Es una de las zonas más calurosas, la temperatura puede superar los 40°C, por lo que puede ser peligroso.

Debemos tener en cuenta la extensión del desierto, pues es fácil perderse en sus 300 km². Por ello, es recomendable recorrer el lugar acompañado de un guía. De esta manera, conocerás muchas curiosidades y caminarás por el sendero más seguro.

Bañarte en las piscinas de Los Hoyos

En Los Hoyos podemos observar cómo el paisaje varía según caminas. El rojo poco a poco se desvanece para que el color gris sea protagonista. Una de las actividades casi obligatorias al visitar el desierto de la Tatacoa es nadar en las piscinas de agua natural de Los Hoyos.

Conocer el Valle de los Fantasmas

Valle de los Fantasmas en el desierto de la Tatacoa
Valle de los Fantasmas

Este lugar se encuentra a solo 30 minutos caminando de Los Hoyos y es la zona más gris del desierto. Su nombre proviene de las increíbles formas rocosas que encontramos en el paisaje, puesto que se asemejan a un fantasma.

Visitar el observatorio

La contaminación lumínica en la Tatacoa es prácticamente inexistente, por lo que es el lugar ideal para observar el cielo. Cuando la oscuridad cae en el desierto, se pueden observar numerosas constelaciones y la inmensidad de la Luna. Una experiencia así es realmente única.

Pide un deseo

Existe un ritual que los turistas siempre se animan a hacer. Con el objetivo de pedir un deseo y agradecer a la Pachamama su labor, debemos apilar piedras creando un bonito montículo. La mayoría de los viajeros piden protección para sus aventuras en la Madre Naturaleza.