Visitamos la iglesia de San Martín de Tours de Frómista

1 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la historiadora del arte Cristina Moreno
Este templo representa una de las mejores muestras de románico español que existe en toda la península ibérica. Es visita obligada si pasas por estas tierras palentinas.

La iglesia de San Martín de Tours de Frómista es una joya del románico español. Su construcción se llevó a cabo durante el siglo XI y la podemos visitar en uno de los pueblos más bonitos de Palencia: Frómista. Este templo forma parte del Camino de Santiago y, si pasas por allí, te recomendamos que hagas un alto en el camino para conocerlo.

Un poco de historia

La construcción de esta bonita iglesia románica se debe a la reina doña Mayor de Castilla, esposa del rey Sancho III de Pamplona. Fue ella quien promovió la fundación del monasterio de San Martín, que ya no existe como tal. Esta iglesia es el único vestigio que queda de él.

San Martín de Fómista

Comenzó a erigirse en el año 1066 y en ella parece que trabajaron canteros provenientes de la catedral de Jaca, pues hay similitudes de estilo. Poco tiempo después pasó a manos de la Orden benedictina, que tenía sede en el pueblo cercano de Carrión de los Condes. Tras varios cambios de propiedad, quedó en abandono.

Así, se inició un proceso de deterioro hasta bien entrado el siglo XIX, cuando fue totalmente restaurada por el arquitecto Manuel Aníbal Álvarez Amoroso. El objetivo era devolverle su aspecto románico original, pues con el paso de los siglos se le habían añadido torres y anexos que distorsionaban su imagen.

En 1894 la iglesia fue declarada Monumento Nacional y varios de sus elementos decorativos se trasladaron al Museo Arqueológico de Palencia para su conservación. Para sustituirlos, en el templo se colocaron reproducciones que hoy en día están muy bien integradas.

En 2015 la iglesia de San Martín de Tours fue incluida por la Unesco en la ampliación del Camino de Santiago, dentro del Camino Francés y Caminos del Norte.

El templo de San Martín de Frómista

Interior de la iglesia

La iglesia presenta una planta basilical con tres naves de poca altura terminadas en tres ábsides. La central, de mayor tamaño, era la más importante y las tres están separadas por medio de pilares compuestos que soportan bóvedas de cañón.

En el interior reina la calma propia de los templos románicos. La decoración es escasa y está centrada sobre todo en los capiteles de piedra, entre los que destacan los dedicados a la historia de Adán y Eva o a la fábula de La zorra y el cuervo.

También hay que destacar el ábside central o la cabecera, donde el altar mayor está coronado por un Cristo crucificado de finales del siglo XIII y flanqueado por las esculturas de San Martín y Santiago.

Se trata de un templo sobrio y robusto en el que sobre el crucero se alza un cimborrio. Contaba con cuatro puertas de entrada, si bien hoy en día solo dos son útiles, pues las otras se han tapiado. Asimismo, son dignas de mencionar sus preciosas torres circulares.

Un exterior lleno de gárgolas

Gárgolas en el exterior de la iglesia

Curiosamente, en la zona exterior es donde más decoración podemos encontrar. Es un exterior de muros sólidos con preciosos arcos de medio punto como ventanas y contrafuertes.

Lo más sobresaliente es la decoración con la que cuenta la fachada. Allí, sobre la puerta principal de entrada al templo, hay un crismón de seis brazos que aún no ha podido ser datado. Además, cuenta con decoración tipo ajedrez en los vanos. Se trata de una decoración que se extiende en forma de cenefa a lo largo de todo el templo y que también existe en el interior.

Pero lo que más sobresale son los más de 300 canecillos tipo gárgolas que representan animales fantásticos y seres mitológicos. Representa todo un compendio de iconografía románica y de la Edad Media. Asimismo, destacan el precioso juego de volúmenes curvos y rectos de todas las fachadas y las distintas alturas de los tejados.

La visita a la iglesia de San Martín de Frómista

La iglesia de San Martín de Tours de Frómista puede visitarse todos los días del año en horario de mañana y tarde. Así, podrás acceder a ella desde las 10:00 a las 14:00 y desde las 15:30 a las 18:30. Y el precio de la entrada oscila entre un euro y un euro y medio.

Se trata de una visita obligatoria si pasas por allí haciendo el Camino de Santiago o por el simple placer de conocer las maravillas que los pueblos de Palencia pueden ofrecer a los amantes de la arquitectura y del arte. Te aseguramos que no te arrepentirás.

  • Iglesia de San Martín de Frómista. Portal de Turismo de la Junta de Castilla y León. Recuperado de https://www.turismocastillayleon.com/es/arte-cultura-patrimonio/monumentos/iglesias-ermitas/iglesia-san-martin-fromista