Una visita increíble por Knaresborough, Inglaterra

21 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la historiadora del arte Cristina Moreno
En un entorno natural extraordinario surge Knaresborough. Es una pequeña ciudad de origen medieval a orillas del río Nidd.

Knaresborough es una pequeña ciudad de origen medieval que se encuentra en el condado de North Yorkshire, en Inglaterra. Situada junto al río Nidd, en ella podrás visitar desde un castillo hasta una cueva en la que dicen que se petrifica todo.

Se trata de una preciosa ciudad con calles laberínticas, casas de piedra y pintorescas escaleras estrechas que te conducen a rincones increíbles. Su origen se encuentra en una pequeña agrupación de casas que rodeaba un castillo normando del siglo XI y que poco a poco fue creciendo hasta tener mercado propio.

Se encuentra situada a menos de tres horas de Londres, la capital del Reino Unido, y muy cerca de Leeds. Y es posible llegar a ella a través de tren, autobús o en coche privado. ¿Quieres saber qué te espera en esta ciudad si la visitas?

Qué ver en Knaresborough

Las ruinas del castillo

Ruinas del castillo

Es uno de los principales atractivos de esta ciudad. Y aunque está en ruinas, estos restos nos pueden dar la idea de la magnificencia que debió tener este castillo. De origen normando, su construcción data de 1100. Su importancia fue tal, que varios reyes pasaron por él. Incluso fue residencia de verano de la casa real inglesa.

Su estado actual se debe a una orden de desmantelarlo tras la entrada de las tropas parlamentarias en 1644 durante la Guerra Civil. Desde ese momento fue una cantera perfecta para la construcción de varios de los edificios de piedra que hoy podemos encontrar en su centro histórico.

El castillo que constaba con una doble línea de muralla puede ser visitado. Además, en sus jardines se realizan en la actualidad miles de actividades, sobre todo durante el verano.

El centro histórico de Knaresborough

Calle de Knaresborough

Esconde calles sinuosas en las que podrás contemplar algunas muestras de arquitectura popular en piedra. Piérdete por ellas y descubre rincones impresionantes. Y no te olvides de visitar el mercado central. En él podrás disfrutar de los productos típicos de esta pequeña ciudad. No te pierdas sus pasteles y toma un típico té inglés.

Además, no dejes de visitar el Museo del Palacio de Justicia. Allí podrás ver una exposición que trata sobre la historia de esta ciudad y sobre el castillo. Además, podrás ver algunos de los muebles que decoraban los salones de este.

Otro atractivo es el templo de San Juan Bautista, una iglesia que data del siglo XII y que es la más grande de Knaresborough. En ella no te puedes perder las hermosas vidrieras. También puedes hacer un alto en el camino y visitar la llamada Fort Montague o casa en la roca, así como la preciosa Conyngham Hall

El parque Mother Shipton’s

Vista de Petrifying Well

Allí, en medio de un entorno natural espectacular, encontrarás sitios plagados de leyendas como la cueva de Mother Shipton’s, donde nació una de las profetisas más importantes de la historia de la humanidad. También verás el Petrifying Well, el pozo petrificador, al que acuden miles de personas al año para contemplar cómo objetos de lo más diversos se convierten en piedra.

El río Nidd y su paseo fluvial

Viaducto de Knaresboroug

Knaresborough se asienta junto al río Nidd, un río que han sabido incluir dentro de la vida de la ciudad por medio de la creación de un bonito paseo junto al mismo. Sobre él verás un bonito puente de piedra con enormes arcadas que sirve de paso al tren. Este comenzó a funcionar en la ciudad en el siglo XIX y cuenta con una bella estación de ferrocarril.

La cueva de de San Robert y la capilla de la Santa Cruz

Son dos cuevas cuya historia se inicia a principios del siglo XIII. Allí vivía este santo local, que ayudaba a la gente que lo visitaba. Posteriormente, fue enterrado en una de ellas, mientras que la otra sirvió como lugar de peregrinación para rezar por el alma de San Robert.

Cerca de ella se encuentra otra capilla, la capilla de Nuestra Señora del Peñón, que tiene su origen en el siglo XV. Se trata de un santuario que formaba parte de la antigua ruta de peregrinaje hacia la abadía de Knaresborough, hoy en día desaparecida. Su entrada está protegida por un caballero tallado en su fachada.