Descubrimos la preciosa catedral de Bristol

3 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la historiadora del arte Cristina Moreno
Es una antigua abadía que se convirtió en una de las principales iglesias del Reino Unido. La catedral de Bristol es un lugar de visita obligada en esta ciudad portuaria.

La catedral de Bristol es una de las catedrales de origen medieval más bonitas de todo el Reino Unido. Se construyó sobre los restos de un antigua abadía agustina fundada por el primer lord Berkeley a inicios del siglo XII.En ella podemos disfrutar de restos de arquitectura normanda que han sido integrados en el edificio destinado a catedral.

Se trata de un espacio en el que, además de disfrutar de una arquitectura espectacular, podrás tomar un café en un jardín de lo más curioso o disfrutar de conciertos gratuitos de piano y órgano.

Conjunto monumental de la catedral de Bristol

La catedral de Bristol es un imponente edificio con planta de cruz latina con un gran brazo rectangular dividido en tres naves y un transepto tras el cual encontramos la cabecera con el altar mayor. Su construcción data de 1860, momento en el que reemplazó la desaparecida de época medieval.

Se compone del edificio de la catedral propiamente dicho, de unos jardines que anteriormente fueron el cementerio y de varios elementos exteriores que datan de la época en la que fue abadía agustina. Todo está cerrado por una preciosa fachada con su magnífico rosetón gótico y flanqueada por dos robustas torres.

El edificio de la catedral

Interior de la catedral de Bristol
Coro de la catedral

En el interior de la catedral de Bristol destacan algunos espacios como la llamada Elder Lady Chapel. Una capilla dedicada a la Virgen María, a la que después se le dedicó otra capilla. Su construcción tuvo lugar en el siglo XIII y es muy significativa porque en ella se encuentran enterrados lady Margaret Mortimer y lord Maurice Berkeley.

También destaca el coro, con sus elegantes figuras talladas en madera. Un coro que aún tiene restos del primitivo del siglo XIII, pero que fue muy remodelado en el siglo XVI y posteriormente en el XIX. En él podemos encontrar un órgano de 1685 obra de Renatus Harris.

En el transepto norte de la catedral se colocaron muchas placas conmemorativas de ingleses que volvieron del Nuevo Mundo para pasar sus últimos días en la tierra que los vio nacer. Pero no es eso lo más llamativo de esta zona de la catedral, sino unos motivos decorativos que parecen contar el momento del asesinato del rey Eduardo II. El altar mayor diseñado en piedra culmina la nave principal.

La sala capitular, una joya en la catedral de Bristol

Sala capitular
Sala capitular – Velvet / Wikimedia Commons

La catedral de Bristol cuenta con muchas más zonas de interés, es el caso de la sala capitular. Se trata de un tesoro arquitectónico del siglo XII que cuenta con algunas de las decoraciones más bonitas que podamos encontrar en la región.

En ella se pueden ver unos paneles sobre arcos tallados con patrones geométricos y motivos florales y naturales. Y es otro de los restos que quedan del antiguo monasterio agustino. En esa época sirvió como sala de reuniones de los monjes.

En la actualidad podemos ver unas listas con los nombres de los abades del monasterio y los decanos de la catedral por todas sus ventanas. Es una forma de rememorar a las personas que cuidaron de este patrimonio tan importante para la ciudad de Bristol.

La Abbey Gatehouse

Es una de las zonas más antiguas de la catedral de Bristol y la podemos contemplar en su exterior. Es uno de los restos que aún quedan del edificio de la abadía de San Agustín, el precedente de la catedral y, por lo tanto, de principios del siglo XII.

Su estilo es normando, y la decoración con la que cuenta es muy similar a la de la sala capitular de la catedral. Por medio de ella se accedía a la abadía y es una gran puerta monumental en forma de arco coronado por unas habitaciones que al exterior se abren por medio de balcones cerrados.

La visita a la catedral de Bristol

Capilla de la catedral de Bristol
Capilla de la catedral – Velvet / Wikimedia Commons

La visita a la catedral es gratuita y cuenta con partes adaptadas a las personas con movilidad reducida. Además, tiene una cafetería con un jardín muy particular, ya que podrás tomar un delicioso café mientras descansas en un banco junto a alguna de las antiguas sepulturas que se hicieron en lo que antes fue cementerio de Bristol.

Los martes a las 13:15 horas se dan conciertos de piano y órgano en la zona del coro. Y en torno a ella se realizan muchas actividades culturales con las que disfrutar de esta hermosa catedral y de sus inmediaciones.

  • Guía de la Catedral - Bristol Cathedral. Recuperado el 3 de octubre de https://bristol-cathedral.co.uk/images/uploads/BC_guide_Spanish.pdf