Qué hacer en Nottingham fuera de los caminos trillados

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador David Díaz
12 abril, 2019
Nottingham está estrechamente relacionada con la figura de Robin Hood. Pero no todo lo que hay que visitar en la ciudad tiene que ver con este legendario personaje.

Ubicada en el centro de Inglaterra, Nottingham es conocida por su relación con la leyenda de Robin Hood. Esta historia y su famoso personaje se han convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad.

La mayoría de las visitas se concentran en los lugares emblemáticos relacionados con la leyenda: el castillo de Nottingham, el bosque de Sherwood o el Museo del Palacio de Justicia. Otros muchos visitantes participan en la premiada ruta de Robin Hood de Ezekial Bone.

En este artículo os queremos proponer 7 planes que nos alejan un poco de esta figura justiciera. Para ello, en primer lugar, nos desplazaremos a las afueras de la ciudad.

Wollaton Park, un oasis cerca de Nottingham

Vista de Wollaton Park en Nottingham
Wollaton Park

Aproximadamente a cinco kilómetros del castillo de Nottingham nos encontramos con Wollaton Park. Allí podremos pasear por las más de 200 hectáreas que lo conforman.

Podremos contemplar la manada de ciervos que merodean libremente por el parque o, simplemente, si el tiempo acompaña, descansar junto al lago. Observaremos el vuelo de las numerosas aves que allí habitan o que están de paso por su migración estacionaria.

Museo de Historia Natural

Dentro del parque, además de poder contemplar naturaleza, también podemos aprender un poco sobre ella gracias al Museo de Historia Natural. Un museo que, desde el 1926, está instalado en la mansión isabelina de Wollaton Hall.

Este museo, considerado uno de los más grandes del país, alberga una colección de 750 000 objetos: fósiles, minerales, plantas, huevos y una extensa colección de taxidermia, entre otros elementos.

Wollaton Hall

Vista de Wollaton Hall
Wollaton Hall

El edificio que alberga el Museo de Historia Natural es una bella construcción de estilo isabelino. Se levantó en la década de 1580, su promotor fue sir Francis Willoughby y se piensa que el diseño pertenece al arquitecto Robert Smythson.

Si lo que te interesa es recorrer los pasillos y dependencias de esta mansión, podrás apuntarte a uno de los recorridos guiados. Una excelente forma de conocer la historia oculta de Wollaton Hall.

En este recorrido te hablarán de cómo la familia Willoughby construyó la mansión y recorrerás sus dependencias privadas. No solo verás las salas opulentas como la Prospect Room, sino también las entrañas del edificio: las dependencias de los sirvientes, las cocinas o la bodega.

También podrás admirar las impresionantes vistas desde la azotea. Además, si vas en grupo, existe la posibilidad de contratar, bajo pedido previo, distintos recorridos temáticos centrados, por ejemplo, en la arquitectura, en los Tudor, en las cocinas o, incluso, hacer un ghost tour.

Wollaton Hall fue el escenario de la mansión Wayne en la película de Batmam dirigida por Christopher Nolan El caballero oscuro: la leyenda renace.

3. Nottingham Industrial Museum

Máquina de vapor en el Nottingham Industrial Museum
Nottingham Industrial Museum / Martin Pettitt / Flickr.com

Otra de las cosas que podemos hacer, siempre los fines de semana, en Wollaton Park, es visitar el Nottingham Industrial Museum. Recorriendo los pasillos de este edificio colindante a la mansión isabelina nos adentraremos en el pasado industrial del condado de Nottingham.

A través de su fascinante colección, aprenderemos todo sobre su legado industrial en las cinco galerías que componen el museo. Podremos apreciar distintos objetos que reflejan ese pasado. Son piezas relacionadas con la minería, los ferrocarriles, industria textil, telecomunicaciones, productos farmacéuticos, tabacos o imprentas.

Entre los tesoros de este Nottingham Industrial Museum se puede contemplar una inigualable colección de motores a vapor y diésel en funcionamiento.

Newstead Abbey

Vista de Newstead Abbey
Newstead Abbey

Si no os importa hacer kilómetros, podéis visitar Newstead Abbey. Este fue el hogar del poeta lord Byron entre los años 1808 y 1814.

Este edificio, fundado en el año 1170 por el rey Enrique II, fue una casa monástica agustiniana. En 1540, tras la disolución de los monasterios, el rey Enrique VIII ofreció la propiedad a la familia Byron, que la convirtió en su residencia.

Varios fueron los devenires de la abadía hasta la llegada del poeta. Él se encontró la finca en un estado decadente, decadencia que, sin embargo, fue fuente de inspiración de su obra.

En su interior, hoy se pueden visitar las habitaciones victorianas y los apartamentos privados del poeta. En el exterior podremos pasear por los extensos jardines, lagos, estanques y cascadas.

Tours de Madame Parboiled

Si lo que os gusta es que os cuenten relatos fantasmagóricos y terroríficos, los distintos tours de Madame Parboiled pueden saciar vuestras ganas. Recorreréis los lugares mencionados mientras os cuentan historias espeluznantes que en ellos sucedieron.

Otra opción es una degustación ambientada en los grabados de William Hogarths, Gin Lane, realizados en 1751, momento álgido de la London Gin Craze (locura londinense por la ginebra). Acompañados por los más variopintos cócteles disfrutaréis de un espectáculo de horror gótico, de historias de ladrones de cuerpos y perros demoníacos.

De pubs por Nottingham

Por último, mencionamos una de esas cosas típicas que se hace en la ciudad. Pero, ¿podríais despreciar una sabrosa pinta después de un largo día de turismo?

Una posibilidad es visitar los más turísticos, como el Ye Olde Trip To Jerusalem. Pero también os podéis aventurar a descubrir la cotidianidad de los nativos entrando en un pub cualquiera donde los únicos turistas seáis vosotros.