Vive la experiencia de un crucero por el río Sena en París

Patricia Hernández · 8 abril, 2019
París se ve de otra manera desde las aguas del río Sena. Y hay diferentes empresas que ofrecen estos cortos pero inolvidables cruceros.

Navegar por el río Sena en París es una de las mejores experiencias que se pueden vivir en la capital francesa. Por ello, en este artículo queremos darte toda la información necesaria para que puedas hacerla realidad. ¿Nos acompañas? Desde luego, no te arrepentirás.

Precio, duración y recorrido del crucero por el río Sena en París

Crucero en el río Sena en París
Crucero en el Sena

En París existen numerosas compañías que ofertan cruceros por el río Sena. Una de las más famosas es Bateaux Parisiens, pero hay otras opciones. No solo durante el día, también se pueden realizar por la noche. Y los hay con servicio de restauración y hasta con cuentacuentos para entretener a los niños.

En líneas generales, la primera embarcación suele salir a las diez de la mañana y la última a las diez y media de la noche. Durante ese periodo sale un crucero cada treinta minutos.

La duración suele ser de una hora y el precio, 15 euros para los adultos. Mientras, los menores de entre 4 y 11 años solo deben pagar 7 euros. Los más pequeños pueden montar en la embarcación de manera gratuita.

El recorrido de los cruceros

Crucero en el río Sena en París
Río Sena

Lo habitual es comenzar en el muelle que se sitúa justo al lado de la Torre Eiffel. De ahí la embarcación se dirige a la isla de Saint Louis, uno de los distritos más tranquilos y encantadores de París. Justo enfrente, en la isla de La Cité, se encuentra la catedral de Notre Dame.

Entre ambos puntos, el viaje en barco permite admirar buena parte de los encantos de la capital francesa. Podremos contemplar el Museo la Orangerie, el de Orsay y el del Louvre. Y también veremos el Petit Palais, la plaza de la Concordia o el Jardín de las Tullerías.

Además, el crucero pasa bajo los puentes históricos de París. Uno de ellos es el puente Alejandro III, adornado con numerosos candelabros de bronce y esculturas. También se pasa por debajo del Pont de l’Alma o del Pont Neuf, el más antiguo de la ciudad y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Cena mientras navegas por el Sena

Cruceros por el río Sena en París
Río Sena

Si no te basta con hacer un crucero por el río Sena en París, sino que prefieres combinar la experiencia con alguna otra actividad, puedes decantarte por aquellas embarcaciones en las que también podrás cenar. Tendrás la posibilidad de vivir una experiencia inolvidable.

Si se opta por un crucero con cena, el precio suele elevarse por encima de los 60 euros. La duración también es mayor, ya que puede sobrepasar las dos horas.

La experiencia que ofrece Bateaux Parisiens, por ejemplo, incluye una cena con aperitivo, entrante, plato principal, postre, agua mineral y café. Además, hay música en directo y se disfruta de las magníficas vistas. La cena es a las seis o a las ocho de la tarde. Todo depende de las preferencias de cada uno.

Otros cruceros por el río Sena en París

Puente Alejandro III sobre el río Sena
Puente Alejandro III

Además del crucero estándar o del que incluye cena, es posible encontrar más tipos. Uno de los más atractivos es el que recorre París por la noche. En él se puede disfrutar de los edificios y monumentos de la ciudad totalmente iluminados. Sin duda, una de las opciones más románticas.

En otras ocasiones se puede combinar el crucero por el río Sena en París con otros atractivos. Una opción es hacerlo con la entrada a la Torre Eiffel, sin colas y con la subida al segundo nivel de la construcción. También se puede combinar con el acceso al espectáculo del Moulin Rouge.

El precio de la primera experiencia es de 44 euros por persona. En el caso de querer ver el espectáculo de cabaret, el precio se eleva a casi los 150 euros. Elegir dependerá de lo que te apetezca ver y de tu bolsillo, por supuesto.

En cualquier caso, escojamos la opción que escojamos, lo cierto es que un crucero por el río Sena en París nos da la posibilidad de realizar un paseo imprescindible. Podremos admirar unas vistas únicas y privilegiadas de la ciudad, admirar su riqueza arquitectónica y, por qué no, descubrir el París más auténtico.