Todo sobre el templo Man Mo de Hong Kong

Cristina Blanco · 9 abril, 2019
Está dominado por una semipenumbra y el olor a incienso. Por ello, y por ser uno de los templos más antiguos de Hong Kong, este lugar es muy especial.

El templo Man Mo de Hong Kong es uno de los lugares más pintorescos que podrás visitar, sobre todo por la razón de su construcción. Su historia es realmente interesante y no tenemos que irnos muchos siglos atrás para descubrirla. A continuación, te contamos todo sobre este templo que tanto ayudó a los jóvenes chinos en el pasado. ¡Presta atención!

Dentro del bullicio y los rascacielos de Hong Kong, el templo de Man Mo es un pequeño rincón donde reina la tranquilidad. A él todavía acuden creyentes que encienden incienso para hacer peticiones a los dioses. Descubre tú mismo por qué este lugar es tan especial que merece la pena visitarlo.

El templo de Man Mo, un tributo a la guerra y a las letras

Linternas en el interior del templo
Linternas en el interior del templo

El templo de Man Mo de Hong Kong es un lugar de culto muy singular. Se construyó en el año 1847. Es un templo taoísta que rinde tributo a dos dioses muy diferentes. Por un lado, al dios de las letras, Man Cheong (nacido en el año 160) y, por otro lado, a Mo, el dios de la guerra (nacido en el año 219).

Se dice que es el templo más antiguo de la ciudad, y también uno de los más especiales para la ciudadanía china. Durante años sirvió como lugar de culto para los estudiantes chinos que deseaban aprobar los exámenes durante la época imperial y convertirse así en exitosos funcionarios del Estado.

No obstante, el templo de Man Mo de Hong Kong también sirvió como lugar para resolver conflictos en honor al dios de la guerra. De hecho, se realizaban ceremonias que consistían en cortar la cabeza de un pollo o quemar un papel amarillo.

Cómo es el templo Man Mo de Hong Kong

Altar en el templo
Altar – Anna & Michal / Flickr.com

El templo de Man Mo de Hong Kong es un lugar muy especial por su aspecto interior. Dentro no hay mucha luz. En él reina una gran penumbra tan solo iluminada por los débiles reflejos exteriores. Además, está envuelto en el olor al incienso que encienden los creyentes, por lo que se crea un atmósfera muy particular.

Sumidos en esta atmósfera, destacan los colores vivos, fundamentalmente rojos y dorados. Son los colores clásicos de la cultura china y aquí representan el homenaje a los dioses de la guerra y de las letras. En el interior también hay mobiliario antiguo, como algunas sillas de madera talladas en el siglo XIX.

En cuanto a su tamaño, no es precisamente uno de los templos más grandes de China. Sin embargo, tiene el encanto de su antigüedad en una ciudad dominada por los más modernos rascacielos. Por ello, es visita indispensable en la ciudad

¿Cómo llegar al templo?

Interior del templo Man Mo
Interior del templo – Bialy / Flickr.com

Este templo tan especial se sitúa en el distrito oeste de la isla de Hong Kong. Concretamente, en la calle Hollywood 124. Es muy conocido, por lo que no tendrás problema en encontrarlo.

Además, se puede llegar fácilmente en transporte público. Para ir en autobús, tienes que coger el número 26 en el Landmark y seguir durante dos paradas hasta la calle Hollywood y caminar.

Por lo demás, el templo de Man Mo abre todos los días desde las ocho de la mañana hasta las seis de la tarde. Recuerda que durante tu visita tienes que guardar silencio por respeto a los creyentes que estén allí rezando. No hagas fotografías y, sobre todo, disfruta de tu estancia en uno de los templos más peculiares de China.

La visita al templo Man Mo de Hong Kong puede ser un momento lleno de espiritualidad, aunque no seas seguidor de la cultura y tradiciones chinas. El misticismo que rodea el interior del templo es mágico.

No te vayas de la ciudad sin disfrutar del ambiente tan especial de este templo, con su colorido y el incienso para honrar a los dioses de las letras y de la guerra. ¡Te dejará realmente sorprendido!