Descubre los rincones desconocidos de Atenas

Adrián Pérez 1 abril, 2016

La Acrópolis y el Partenón son los iconos más importantes de Atenas. El templo de Zeus y el Museo Arqueológico también forman parte de los imprescindibles de la capital griega. Pero en una ciudad tan repleta de historia podemos disfrutar de cientos de atractivos más. Existen rincones desconocidos de Atenas llenos de magia y encanto que descubrimos en este artículo.

Rincones desconocidos de Atenas que debes visitar

Quizás sea la segunda vez que viajes a la capital griega o tal vez vas a estar más de una semana y quieres planes más allá de lo típico. ¡No hay problema! Puedes recorrer sitios no tan populares, rincones desconocidos de Atenas, que son igualmente maravillosos. Si tienes tiempo, debes visitar estos lugares.

1. Keramikos

Se trata del antiguo cementerio de la ciudad y cuenta con un pequeño museo. Aquí descansan personajes muy importantes y podrás ver sus monumentos funerarios del mismo calibre. Desde uno de los extremos podrás ver unas colinas pequeñas que en realidad son montículos fúnebres que datan de la época arcaica.

Cementerio de Keramikos en Atenas
Cementerio de Keramikos – photo stella

El cementerio fue creado para los miembros de la aristocracia y allí están enterrados Pericles, Licurgo y Solón. Puedes recorrer entre sus tranquilos pasillos y admirar antiguas lápidas.

2. Galerías “secretas”

Durante los años 20 y 40 en Atenas se construyeron varios edificios con diseños innovadores. Poco tiempo después se convirtieron en galerías y pasajes, un atractivo no tan conocido de la ciudad.

Una de las más bonitas galerías es Spyromiliou, muy lujosa entre las calles Panepistimou, Stadiou, Amerikis y Voukurestiou. Cerca de allí está el Museo Numismático.

Edificio Arkaseiko en Atenas
Edificio Arkaseiko – athenswalk / commons.wikimedia.org

Algunas otras galerías que te pueden interesar son Korai (en la plaza homónima ideal para disfrutar un café o comida italiana), la de los libros (en la entrada del teatro Karolos Koun), Ópera (frente a la Biblioteca Nacional) y Nikoloúdi.

3. La prisión de Sócrates

Prisión de Sócrates en Atenas
Prisión de Sócrates – Jessica Kuras

Seguro has oído hablar de uno de los más importantes filósofos de la Antigüedad. Ya que viajas a Atenas, ¿qué tal si te diriges hasta el sitio donde permaneció cautivo? La mejor época para ir a este lugar es en primavera y el recorrido incluye el ágora romana y la torre de los Cuatro Vientos.

“La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia.”

– Sócrates –

La prisión de Sócrates está en Filopappou y fue el último “hogar” del filósofo tras su condena a muerte por supuesta traición a los dioses.

4. Evripidou

Es uno de los rincones desconocidos de Atenas más peculiar. Los entendidos en historia griega afirman que esta calle es el rincón más genuino de toda la ciudad y podría considerarse la antítesis de la popularísima Acrópolis.

Es perfecta para ver “la otra cara” de la capital helena. Con sus aceras irregulares, los comercios en sótanos y las mercancías apiladas por doquier, este barrio no es para nada elegante… aunque no deja de ser llamativo.

Barrio de Evripidou
Barrio de Evripidou – Dimitris Kamaras / Flickr.com

Hasta aquí llegan los residentes que quieren comprar todos tipo de productos en un mercado al aire libre (incluyendo remedios caseros y artesanías) y disfrutar de su tiempo libre.

5. El monasterio de Dafne

En Atenas no hay solo ruinas antiguas. También podemos visitar construcciones “completas”, como es el caso de este monasterio, ubicado a 10 kilómetros al oeste de la ciudad. Esta edificación de estilo bizantino fue declarada Patrimonio de la Humanidad y fue fundada en el siglo V en el mismo sitio donde se erigía un santuario a Apolo.

Monasterio de Dafne
Monasterio de Dafne – Ziegler175 / commons.wikimedia.org

En el siglo XIII fue cedido a los monjes cistercienses y 200 años más tarde lo ocuparon los monjes ortodoxos griegos (quienes construyeron los claustros). El elemento más espectacular de todo el conjunto es un fresco pintado en la cúpula de 8 metros de diámetro sobre Cristo Todopoderoso. Las demás pinturas y los mosaicos del esornártex también harán que la visita valga la pena.

6. Anafiotika

Este barrio muy cercano a la Acrópolis no recibe tantos turistas como debería (o mejor dicho, no tiene tanta “prensa” como se merece). Las casas, de un solo piso pintadas de blanco y azul y decoradas con plantas, son parecidas a las que se pueden contemplar en las islas Cícladas.

Barrio de Anafiotika en Atenas
Barrio de Anafiotika – Robert Wallace / Flickr.com

La historia de Anafiotika comienza en el siglo XIX cuando un grupo de albañiles de las islas griegas se mudó aquí para construir un palacio para el rey Otón. Decidieron trasladar las fachadas de su tierra natal mientras se alojaban en el continente.

Las viviendas encastradas en la ladera dejaron callejuelas pequeñas para caminar. Aunque no lo creas, también tuvieron tiempo para construir dos iglesias. Así que es otro sitio que no te puedes perder.

Ahora ya sabes qué hacer en un recorrido “atípico” por Atenas. Inusual y peculiar, pero encantador.

Te puede gustar