El Parque Nacional de Ordesa, un tesoro en los Pirineos

Prepárate porque hoy visitamos uno de los rincones naturales más bonitos de todo el territorio de España. Nos adentramos en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, un lugar de paisajes de excepcional belleza y de una riqueza natural casi única.

El Parque Nacional de Ordesa

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido se encuentra en el Pirineo aragonés, perteneciente a la provincia de Huesca. La zona en que se ubica es la comarca del Sobrarbe, y se reparte entre los términos municipales de diferentes poblaciones como Broto, Tella-Sin, Bielsa o el mismo Ordesa.

Broto en Huesca
Broto, Huesca – Robcartorres

En las más de 15.000 hectáreas del Parque Nacional de Ordesa, que llega hasta las 20.000 contando con las periferias también protegidas, más de 600.000 visitantes anuales disfrutan de lugares únicos como el río Bellós o los más de 3.300 metros de altura del Monte Perdido.

Además, el Parque Nacional de Ordesa tiene el honor de ser el primero de su clase que se calificó así en España, pues recibe esta protección desde 1918, aunque fue reclasificado y ampliado en 1982.

Hoy en día este rincón maravilloso de la geografía española recibe diferentes distinciones además de parque natural, como Reserva de la Biosfera, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, lugar de importancia comunitaria o zona de especial protección para aves.

Flora y fauna en el Parque Nacional de Ordesa

Como no puede ser de otra forma, una de las principales atracciones del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es su magnífica flora y fauna. Sigue siendo un rincón casi virgen para que especies únicas habiten en la zona.

Flora y vegetación

En cuanto a flora y vegetación, encontramos más de 1.400 especies diferentes a lo largo del parque. De hecho, el 45% de las plantas que se encuentran aquí son el total de cuantas hay en el Pirineo aragonés, siendo más de 80 de ellas endémicas y únicas de esta parte del país.

Faja de Pelay en Ordesa
Faja de Pelay – holbox

Dado que el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido destaca por sus calizas, acantilados y enormes paredes, encontramos especies exclusivas de la zona como la Boderea pyrenaica, la Silene borderei o la Petrocoptis crassifolia.

Además, por la peculiar climatología de esta zona, la vegetación es muy variada y singular. Por ello se pueden localizar especies mediterráneas, submediterráneas así como de las zonas alpinas y de altas cumbres.

En total, son más de 110 comunidades vegetales las que podemos observar a lo largo del parque, destacando las hayas, los abetos, los pinos royo, los abedules, fresnos e incluso sauces y avellanos.

Fauna en el Parque Nacional de Ordesa

También la fauna es singular en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Su hábitat, a medio camino entre la Europa mediterránea y continental, le permite albergar más de 35 especies de mamíferos, 120 de aves entre nidificantes y emigrantes y diferentes clases de reptiles, anfibios y peces.

Gradas de Soaso en Ordesa
Gradas de Soaso – holbox

Entre las especies más singulares encontramos el rebeco, le jabalí, el ciervo, el oso pardo, así como un sinfín de animales como nutrias, zorros, marmotas, gatos monteses, urogallos, lechuzas, autillos, buitres leonados, quebrantahuesos, águilas reales, milanos negros e incluso la rana o el tritón pirenáico.

Rincones del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Además, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido esconde verdaderos rincones de lujo para amantes de la naturaleza, el senderismo o el montañismo. Macizos calcáreos, valles, crestas, glaciares o enormes gargantas y paredes son algunas de sus atracciones más espectaculares.

Cola de Caballo en Ordesa
Cola de Caballo – holbox

La cascada de la Cola de Caballo es una de las más espectaculares caídas de agua de toda Europa. Además, merece la pena conocer otros espacios como el río Arazas, las gargantas de Escuaín, el valle de Bujaruelo, el cañón de Añisclo o el valle de Pineta.

“Verde es el color principal del mundo,y a partir del cual surge su hermosura.”

-Pedro Calderón de la Barca-

En definitiva, visitar el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en España es una de las ideas más brillantes y fantásticas que tendrás. Aire puro, especies vegetales y animales únicas, senderismo, aventura, naturaleza y todo cuanto necesitas para vivir unos días mágicos en un paraje singular en el mundo.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar