El Pirineo aragonés, belleza natural

Adrián Pérez 16 noviembre, 2015

La cadena montañosa de los Pirineos está ubicada entre el mar Cantábrico y el Mediterráneo y se levanta como una inmensa barrera natural entre España y el resto del continente. Abarca 450 kilómetros de cumbres que rondan los 3.000 metros de altitud, frondosos valles y pintorescas localidades centenarias. 

Es la entrada al Camino de Santiago y un punto de encuentro de culturas diversas, además esconden innumerables tesoros por descubrir en cada una de las comunidades autónomas que lo comparten: Navarra, Aragón y Cataluña.

El Pirineo aragonés

El Pirineo aragonés esta ubicado en la franja central del Pirineo en su vertiente peninsular y forma gran parte de la frontera entre España y Francia. Se extiende desde los valles occidentales que colindan con Navarra hasta la comarca de La Ribagorza y sus altas cumbres, junto a la frontera con Cataluña.

Valle en el Pirineo aragonés
Valle del Tena – Poliki

Reconocido como la meca de la alta montaña española, tiene 188 picos que superan los 3.000 metros, los más altos de los Pirineos, destacando Aneto, Posets y Monte Perdido.

El Pirineo aragonés tiene sus tradiciones intactas, la arquitectura popular de sus pueblos y los paisajes más espectaculares de la península. También tiene una impresionante riqueza de fauna y flora, destacando los últimos osos pardos y especies tan singulares como la perdiz nival, el águila real, el halcón peregrino y la flor del edelweiss.

Los valles del Pirineo aragonés

El valle de Benasque

Valle de Benasque en el Pirineo aragonés
Valle de Benasque – Danilo Ascione

Ofrece unos paisajes espectaculares y únicos gracias a su posición privilegiada entre algunas de las cumbres más altas de los Pirineos, entre ellas los picos Aneto y Perdiguero.

Un perfecto telón de fondo para un valle que ofrece deporte, aventura, estaciones de esquí como Aramón-Cerler, rutas para niños y adultos y muestras de arte románico, entre otros muchos atractivos.

La capital del valle es Benasque, cuenta con más de 30 pueblos y villas enmarcadas en un entorno natural de montañas, bosques, ríos y lagos que en invierno se cubren de nieve.

En el valle de Benasque las actividades más populares son el montañismo, el esquí, la escalada, el barranquismo, el piragüismo, la pesca o la equitación.

El valle de Gistaín

Valle de Gistaín en el Pirineo aragonés
Valle de Gistaín – JOSE RAMIRO LAGUNA

El valle de Gistaín, Bal de Chistau en aragonés, bordea el cauce de la parte alta del rio Cinqueta y está situado junto a los valles de Benasque y de Bielsa, conectado al Parque Natural Posets-Maladeta, cerca de Ordesa y Monte Perdido y rodeado por cumbres de entre 2.000 y 3.000 metros de altitud.

Este extraordinario valle mantuvo un cierto aislamiento hasta mediados del siglo XX, cuando se construyó la carretera de acceso. Por este motivo conserva sus tradiciones más puras que otras zonas.

Su lengua materna es el “chistabino“, una variante del habla aragonesa y entre sus costumbres destacan los carnavales, la falleta de San Juan, los bailes y trajes populares. La arquitectura tradicional y la artesanía popular también destacan en este hermoso valle.

Su singular belleza la rodean altas cumbres como el Posets, que es la segunda más alta del Pirineo con 3.369 metros. También encontrarás gran cantidad de pequeños lagos, bosques, ríos y barrancos.

“Los montañeros experimentados no se intimidan por las montañas, sino que se inspiran por ellas. Las montañas han sido creadas para ser subidas.”

William Ward-

Es el lugar perfecto para los amantes de las actividades al aire libre, deportes de aventura y el turismo verde. También tendrás bellas rutas de senderismo, excursiones a pie, esquí de travesía, descenso de barrancos, parapente, kayak de aguas bravas y escalada.

El valle de Tena

Pico Foratata en el Pirineo aragonés
Pico Foratata – pedrosala

Es uno de los más extensos y poblados del Pirineo, alberga montañas que superan los 3.000 metros como el Balaitus, la Torre de Costerillou o los Picos del Infierno, haciendo del valle un lugar perfectos para alpinistas.

Comunicado con Francia a través del Portalet d’Aneu, la zona tiene una característica vegetación alpina que la hace atractiva para los amantes de la montaña por sus rutas para niños y adultos, senderismo y sus grandes estaciones de esquí, Aramón-Formigal y Aramón-Panticosa.

El valle de Tena ofrece además actividades náuticas, deportes de aventura, actividades culturales, el Festival Internacional de las Culturas, balnearios, exposiciones, museos y la ruta del Serrablo, en la que desde Biescas puedes recorrer iglesias mozárabes y románicas de los siglos X y XI.

El Pirineo aragonés es un lugar con una naturaleza como pocas, magníficos paisajes, vistas bellísimas, picos inmensos y valles espectaculares que brindan muchas oportunidades de actividades al aire libre. Sin duda alguna, es especial para los amantes de la naturaleza ¡Disfruta la belleza del Pirineo!

Te puede gustar