Los espectaculares paisajes de Llanganuco en Perú

· 27 septiembre, 2016

Para ver Llanganuco hay que caminar una hora por una larga y accidentada ruta, con frío y malestar por la altura. Pero al llegar todo se olvida cuando se admiran estos increíbles paisajes. Dos lagunas como espejos de agua color turquesa a los pies de los Nevados de Huascarán y rodeadas de densos bosques. Este lugar constituye uno de los paisajes más bellos de la sierra peruana. Vamos a conocer las lagunas de Llanganuco.

Lagunas y glaciares

Las lagunas de Llanganuco se encuentran en Perú, en el Parque Nacional Huascarán, famoso por tener en su territorio 16 picos nevados por encima de los 6000 metros sobre el nivel del mar.

Estas bellas lagunas son dos: Chinancocha y Orconcocha. Sus aguas nacen del deshielo de los maravillosos picos nevados, el Huascarán (6.768 metros) y el Huandoy (pico sur 6.160 metros).

Chinancocha

La laguna Chinancocha es la más popular y visitada. Tiene 1.450 metros de longitud y 28 metros de profundidad. Su nombre, Chinancocha, es una expresión quechua que significa “Laguna Hembra”. Sus aguas son de color verde turquesa y está rodeada por densos bosques de queñuales.

Llanganuco
Llanganuco – niall dunne

Las comunidades de la zona en conjunto con las autoridades del Parque Nacional Huascarán, acondicionaron una oficina de orientación al turista. En el área hay zona de parking, restaurante, y posibilidad de dar paseos en barca.

En la laguna existen plantas que emergen y flotan y que hacen que los colores de la superficie varíen de acuerdo a la incidencia del sol. La laguna de Chinancocha forma parte del circuito Cordillera Blanca tanto para el turismo de aventura como para el convencional.

Orconcocha

Por su parte, la laguna Orconcocha es menos accesible, está ubicada al final del valle. Cuenta con 910 metros de largo y 7 metros de profundidad. Aunque es más pequeña, es igual de hermosa.

Llanganuco
Llanganuco – saiko3p

Su nombre significa “Laguna Macho” en lengua quechua. Es de color celeste y se puede pasear en botes. Por sus orillas se realiza senderismo y paseos a caballo. Además, el valle es perfecto para el acampar antes de escalar los nevados de la Cordillera Blanca.

“Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la naturaleza.”

– Jean-Jacques Rousseau –

El camino para llegar, un atractivo más

Para llegar a estas maravillosas lagunas es necesario adentrarse por un camino en la Cordillera Blanca, donde se pueden contemplar increíbles paisajes. Se debe ascender casi 1400 metros desde la localidad de Yungay por un sendero que cruza cultivos de maíz, plantaciones de flores y vistas sin igual de la Cordillera Negra, ubicada al frente de la Blanca.

Parque Nacional Huascaran en Perú
Parque Nacional Huascarán – saiko3p

Después de una hora de camino se llega a la entrada del Parque Nacional de Huascarán, de allí solo quedan minutos para admirar los maravillosos paisajes de Llanganuco.

Al alzar la mirada puedes contemplar los nevados más importantes de la cordillera. El Huandoy está a la izquierda y Pisco está a su lado. A la derecha se encuentra la parte norte del nevado de Huascarán y Chopicalqui está a un costado.

Después de contemplar las montañas nevadas, al bajar la mirada ves la laguna de Chinancocha, un bello espejo de agua color turquesa que completa este precioso paisaje. Cerca de la entrada está el camino a la laguna de Orconcocha, que se encuentra a unos metros de distancia. Igual de preciosa pero con bajas temperaturas, por lo que se recomienda ir bien abrigado.

La leyenda de Llanganuco

Llanganuco, además de ofrecer paisajes realmente hermosos, es un lugar que lleno de magia y leyendas. Se cuenta que hace mucho tiempo, el jefe de una poderosa tribu que vivía en el Callejón de Huaylas quería casar a su bella hija llamada Huandy con el monarca de una tribu vecina, pero la princesa estaba enamorada de un joven soldado llamado Huascar.

Parque Nacional Huascaran
Parque Nacional Huascarán – Alex Zanuccoli / Flickr.com

La princesa y el joven fueron sorprendidos mientras tenían un encuentro furtivo, despertando la ira de su padre, que les prohibió verse. Ante esto, los dos jóvenes decidieron huir, pero fueron alcanzados. Para escarmentarles los ataron a unas rocas, a una distancia tal que podían verse, pero no tocarse y así fueron abandonados al frío y a la nieve.

Viendo como morían, el dios Inti, tuvo piedad de ellos y los convirtió en dos majestuosos picos nevados: el Huascarán y el Huandoy. Y de las lágrimas de los dos enamorados nacieron dos lagunas : Orconcocha y Chinancocha.