El idílico sendero del río Té, en A Coruña

A los pies del monte Muralla nace el pequeño río Té, con unos 9 kilómetros de largo, nace y muere en Rianxo, un hermoso municipio costero situado al sur de la provincia de A Coruña. El río vierte sus aguas en el Atlántico, dibujando su desembocadura entre playas y acantilados de gran belleza.

En su parte media, existe una ruta de senderismo de algo más de 6 kilómetros entre ida y vuelta, que acompaña al río por sus dos márgenes. Una fantástica ruta en la que podrás observar la exuberante vegetación de ribera y, con suerte, podrás avistar algunas garzas y otros animales.

Los preciosos bosques de ribera son el escenario de un recorrido en el que encontrarás una vegetación exhuberante, con amplios remansos formados por las presas cuyos muros contienen la corriente, para liberarla después en rápidos impetuosos que devuelven al río su natural aspecto.

Pozo Bastón en el río Té
Pozo Bastón, río Té – Xoan Anton Castro Barreiro / Flickr. com

Qué ver en el sendero del río Té

Al llegar hay carteles que indican la ruta y la variedad de especies que hay en la zona. La ruta se encuentra muy bien marcada por puntos rojos, sin que exista posibilidad de pérdida en ningún momento.

La ruta esta repleta de árboles como el aliso, sauce, fresno, laureles, castaños y robles, dando sombra al caminante que recorre un camino alfombrado de hojarasca.

Río Té
Río Té – fotosderianxo / Flickr.com

En la ruta te encontrarás con represas, figuras de antiguos molinos alimentados por las aguas del río, pontones de madera y pontillones por los que podrás cruzar de una orilla a otra, también te encontrarás con el puente A Laxe.

Uno de los saltos más bonitos te lo encontrarás al final del recorrido, donde puedes disfrutar de la soledad y del silencio donde solo se escucha el agua buscando la salida para llegar al mar.

“Galicia emociona como un dulcísimo llanto. Su paisaje es tan puro, que el corazón se arremansa en él. Su montaña no es brutal, sino idílica. Y yo sé cómo los seres humanos, que han nacido en la montaña, aman a la montaña. Es el amor de toda su vida.”

-Roberto Arlt-

Cómo llegar al sendero del río Té

Para llegar al sendero del río Té, debes salir desde Rianxo, cogiendo el desvío hacia el polígono industrial, se atraviesa pasando dos rotondas y se toma una pista asfaltada que te lleva al pequeño y estrecho puente de A Lake, que cruza el río Té.  En ese lugar existe una pequeña área recreativa donde puedes aparcar el coche.

Arenas blancas en Playa A Torre

Playa A Torre junto al río Té
Playa A Torre – Feans / Flickr.com

A Torre es una de las playas cercanas al sendero del río Té, llamada así porque en la zona existen los restos de una antigua fortaleza. Tiene una forma de ensenada, con arenas blancas y aguas tranquilas donde podrás relajarte.

Desde aquí podrás admirar las mejores vistas de Rianxo, tiene un paseo marítimo que solo ha contribuido a embellecerla y un puente peatonal sobre el río Té.

Rianxo, un pueblo con encanto

Rianxo junto al río Té
Rianxo – arousa

Rianxo es un municipio ubicado a 40 kilómetros de Santiago de Compostela y a 48 kilómetros de Pontevedra, en la parte interior y zona norte de la ría de Arousa. Allí podrás encontrar el monte Muralla, con 679 metros de altitud. 

En la villa de Rianxo puedes pasear por la plaza de Castelao y la capilla de Guadalupe y recorrer sus calles antiguas hasta la iglesia de Santa Comba de Rianxo y el pazo de Martelo. Aquí vivieron tres grandes escritores de literatura gallega: Castelao, Manuel Antonio y Rafael Dieste. 

Desde aquí puedes continuar por el puerto y llegar a Punta Fincheira, donde un paseo te lleva hasta la playa de Tanxil y otro te lleva hasta la playa de A Torre, pasando por los restos del castillo de A Lúa, en la desembocadura del río Té. 

Hay varios museos que vale la pena visitar: la Casa Museo Manuel Antonio; el Aula Activa do Mar, donde se llevan a cabo labores educativas relacionadas con el mar; o el Museo do Mar de Rianxo, dedicado a los oficios y actividades relacionadas con el mar.

El sendero del río Té es una ruta tranquila, de hermosa y exuberante naturaleza. Sus alrededores, con playas de arenas blancas y pueblos con mucho encanto, lo hacen sin duda una muy buena opción a la hora de disfrutar de una escapada.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar