Paseando por las calles de Santiago de Compostela

· 5 diciembre, 2015

Punto de llegada de una de las peregrinaciones más importantes del mundo, Santiago de Compostela es mucho más que sus plazas, mercados y su hermosa catedral. Hoy damos un paseo por esta bellísima y antigua ciudad y queremos contarte nuestra experiencia.

Compostela, la ciudad de peregrinos y estudiantes

Nadie puede negar que Santiago de Compostela es rica en historia y en hospitalidad. Sigue fiel a sus tradiciones de antaño y acoge a todos los turistas que la quieren conocer, aunque no se animen a hacer el mismo camino que realizó el Apóstol hace cientos de años.

El patrimonio cultural e histórico se ve a cada paso y en cada rincón. Si tienes pensado ir de escapada de fin de semana a Santiago de Compostela te aconsejamos que sigas una ruta. ¡Son apenas algunas calles!

Primera parada: catedral de Santiago

Catedral de Santiago de Compostela
Catedral de Santiago de Compostela – Gerard Koudenburg

Fue construida entre los años 1075 y 1211 y la puerta principal da hacia la plaza del Obradoiro. La escalera que nos conecta a la catedral es de estilo renacentista y allí nos espera el Apóstol, vestido de peregrino. Tras la capilla mayor se ubica la cripta con las reliquias de Santiago. También se puede subir a las cubiertas y ver toda la ciudad desde lo más alto.

“Firme y segura como aquella columna que te entregó la Madre de Jesús, será en España la Santa fe cristiana, bien celestial que nos legaste tú. ¡Gloria a Santiago, patrón insigne! Gratos, tus hijos, hoy te bendicen.”

– Fragmento del “Himno al Apóstol” –

Saliendo a la plaza nos encontramos con edificios más que importantes: el Hostal de los Reyes Católicos, el palacio Raxoi y el Colegio de San Xerome. En la calle Fonseca, a la derecha de la plaza, podemos encontrar diversos recuerdos de nuestro viaje, como por ejemplo las típicas conchas del peregrinaje.

Segunda parada: plaza de Abastos

Mercado de abastos de Santiago de Compostela
Mercado de Abastos – ironic / Flickr.com

Para llegar debemos tomar la rúa (calle) da Conga y girar a la izquierda en la rúa de Altamira. El mercado que hay en ella abre de lunes a sábados y podemos encontrar productos de mar bien frescos. También es un sitio perfecto para comprar frutas y verduras. Muchos de los residentes llegan al mercado cada día con lo que han recolectado al amanecer y lo ofrecen a vecinos y visitantes.

Este mercado es el segundo lugar más visitado de la ciudad. Y no solo podrás comprar, también podrás degustar algunos de los productos en sus locales de restauración.

Tercera parada: lugares para comer

En Santiago puedes comer estupendamente en casi cualquier sitio, pero te vamos a dar algunas sugerencias. Desde la plaza de Abastos podemos tomar rúa das Rodas y luego rúa San Pedro para encontrar la taberna “El Mosquito”, donde beber un riquísimo licor de café. Otros sitios para degustar la gastronomía típica de la ciudad (mariscos, ternera gallega y tarta de manzana) son el restaurante Don Gaiferos, La Bodeguilla de San Roque y el Restaurante de Ana.

Cuarta parada: parque de Santo Domingo de Bonaval

Parque de la Alameda en Santiago de Compostela
Parque de la Alameda – Sergiy1975

Una vez que nos hemos deleitado con la comida, seguimos el recorrido (hay que bajar todas las calorías). En este parque hallaremos el Centro Galego de Arte Contemporáneo con su librería y su cafetería.

Frente a él, el parque da Alameda, que bordea la parte antigua de Santiago y nos permite disfrutar de vistas increíbles desde la rúa de Teo.

Quinta Parada: de compras por Santiago

Por la rúa de San Antonio, y una vez que pasamos el Hotel Compostela, la siguiente calle es la mejor para ir de tiendas, la rúa do Xeneral Pardiñas. A esta zona se la conoce como Centro Comercial a Cielo Abierto Santiago Centro. No puedes irte de Santiago sin haberte comprado algo de ropa, la moda gallega ya tiene renombre internacional.

Sexta parada: las plazas

Plaza de Platerias de Santiago de Compostela
Plaza de Platerías – compostelavirtual.com / Flickr.com

Ya te hemos hablado de dos plazas importantes… ¡pero aún hay varias más! Puedes pasarte horas visitándolas. Una de las más destacadas es la plaza de los Literatos, que con sus 18 escalones divide la Quintana de los vivos y la Quintana de los Muertos.

También hay que visitar la plaza de las Platerías, de estilo románico y una torre de reloj de 70 metros de altura, y la plaza de la Inmaculada, donde se venden piezas de azabache.

Séptima (y última) parada: el caso antiguo

Las rúas Nova, do Franco y do Vilar son perfectas para viajar en el tiempo. Allí podemos encontrar arquitectura antigua, tiendas sofisticada y hasta un teatro. Por supuesto también hay sitio para las pastelerías si queremos disfrutar una rica tarta de Santiago.

Si vas un fin de semana a Santiago no olvides que los domingos son sagrados y muchas tiendas están cerradas. ¡Que eso no te desanime! Puedes aprovechar para visitar alguno de sus conventos (los del Carmen y de Santa Clara son los más importantes). ¡A disfrutar!