Morzine: destino para unas vacaciones de montaña

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
· 30 marzo, 2019
En invierno, sus pistas de esquí son una paraíso para los esquiadores. Pero cuando llega el verano, Morzine es un escenario perfecto para el senderismo o la bicicleta de montaña.

Morzine se encuentra en el departamento francés de la Alta Saboya. O lo que es lo mismo, en la cordillera de los Alpes. Y ese entorno montañoso es su principal activo turístico. Son unas montañas atractivas durante los doce meses del año, pero especialmente durante el invierno, cuando la nieve cubre estos parajes y se pueden practicar numerosos deportes de invierno.

Cómo llegar a Morzine

Aunque sea territorio francés, el modo más rápido para llegar a Morzine es volando hasta Suiza. En concreto, hasta el Aeropuerto Internacional de Ginebra. Desde ahí ya solo nos espera apenas una hora de carretera hasta llegar a la población de Morzine y a su cercano complejo de pistas de esquí.

El pueblo de Morzine

Vista del pueblo de Morzine
Pueblo de Morzine

Morzine, de por sí, posee la estampa más bucólica que nos podamos imaginar de los Alpes. Es un pueblo de montaña con tejados de pizarra muy inclinados y casonas con fachadas decoradas con madera y macetas. Es de postal tanto por su bella arquitectura como por los grandes picos que rodean a la población.

Este es un buen sitio para hospedarse en algún alojamiento en el que no falte la chimenea para añadir todavía más romanticismo a la estancia, además de calor.

Además, al pernoctar en Morzine, se puede buscar algún restaurante tradicional para degustar las recetas más típicas de esta zona, que fusiona las tradiciones culinarias galas y las suizas. Por eso, en el menú no faltarán la fondue ni la tartiflette cocinada con patatas, bacon, cebolla y el imprescindible queso.

Les Portes du Soleil

Esquiadores en Les Portes du Soleil
Les Portes du Soleil

Descubrir el pueblo de Morzine es una obligación durante unas vacaciones en esta zona de la Alta Saboya. Sin embargo, muchos de los viajeros que llegan hasta aquí acuden atraídos por el complejo de estaciones invernales que supone Les Portes du Soleil.

Este es un dominio esquiable con centenares de pistas y remontes a lo largo de muchos kilómetros cuadrados. Aquí uno encuentra todo tipo de pistas para disfrutar del esquí alpino y el snowboard. Pero también hay áreas para el freestyle o recorridos para los aficionados al esquí nórdico o los amantes de los trineos.

Y todo eso se disfruta en un grandioso complejo a caballo entre Francia y Suiza, con algunas estaciones a las que solo se llega por medio de los telecabinas y telesillas.

Morzine, destino invernal

Paisaje de Morzine nevado
Paisaje de Morzine

Está claro que el invierno es la temporada alta en Morzine. Es entonces cuando las pistas de estas montañas están repletas de nieve y durante el día las pueblan esquiadores llegados de casi cualquier rincón de Europa.

Pero al caer la noche se puede disfrutar de una intensa vida nocturna en las distintas poblaciones. Y es que a los restaurantes se les suman los lugares de copas y los espacios donde suena la música en vivo.

Un buen destino también en verano

Vista de los Alpes
Vista de los Alpes

A pesar de todo, hay que decir que esta zona también puede ser ideal fuera de los meses de invierno. Aquí se pueden pasar unas vacaciones estupendas desde finales de la primavera y durante todos los meses de verano.

Son fechas en las que los telesillas vuelven a ponerse en marcha aunque no haya nieve. Y es que se convierten en un medio de transporte ideal para acercar a senderistas hasta el comienzo de fascinantes rutas por la montaña.

También encuentran rutas fantásticas los amantes de la bici de montaña y los aficionados a practicar descensos. Aunque no es el único vínculo de Morzine con el deporte de los pedales. Por las carreteras de estas estaciones han circulado en numerosas ocasiones las estrellas ciclistas del Tour de Francia.

Por esa razón, cuando comienza a llegar el buen tiempo, son miles los aficionados al ciclismo que se acercan hasta aquí para emular a su ritmo a sus ídolos.

Como se puede ver, casi todas las actividades turísticas que se pueden hacer en Morzine están relacionadas con el deporte, bien sea en invierno o en verano. Y, sobre todo, están relacionadas con esos majestuosos paisajes alpinos que dominan esta zona de Europa.