Los lugares más espectaculares de los Alpes

Juan Luis Minarro 1 octubre, 2016

A una altitud media de 3.000 metros se alza una de las cordilleras más imponentes de Europa: los Alpes. Un lugar ideal para todos los amantes de los deportes de invierno, como el esquí o el alpinismo. Pero también es un santuario para amantes de la naturaleza y la escalada. Cada año reciben a millones de seguidores de los deportes extremos y de nieve. Pero además, existen entre sus picos rincones espectaculares de belleza singular, ciudades y pueblos que irradian hermosura y embriagan a los turistas.

Los Alpes franceses: Chamonix, la perla del Mont Blanc

Chamonix es la población situada más cerca del Mont Blanc, el pico más alto de los Alpes. Regada por el río Arve, la localidad es conocida por sus pistas de esquí.

Chamonix en los Alpes
Chamonix – Allik

Para ascender a lo más alto, hay que tomar un tren en la estación de Montenvers. Un vez arriba, se divisará el Mar de Galce, un delicado paisaje glaciar que deja helado al que lo contempla.

En las cúspide, en Arguille dy Midí, se ubica un mirador de vidrio. Suelo, techo y paredes de cristal para deleite de todos aquellos que no tengan vértigo.

Pero si no se es amante de la adrenalina, un paseo por las calles de Chamonix resultará muy grato. Se puede visitar el famoso Museo de los Cristales, dedicado íntegramente a los minerales. Una bebida caliente y una cámara fotográfica serán los mejores aliados en este rincón francés de belleza blanca.

Los Alpes suizos: Lucerna, una maravilla visual

El turista que visite los Alpes suizos debe hacer un alto en el camino para disfrutar de una joya única: Lucerna. No existen palabras suficientes para describir la Ciudad de las Luces. La belleza de su lago desde el puente de madera más antiguo de Europa carece de precio. La ciudad irradia romanticismo, pero también aventura.

Torre del Agua en Lucerna
Lucerna – chaoss

El turista podrá subir en el tren de cremallera más empinado del mundo para disfrutar de Lucerna desde las alturas. Asimismo, el ascenso al monte Titlis en un transbordador giratorio es una experiencia única.

Aquí se halla también el puente a mayor altura del viejo continente, no apto para cardíacos. Incluso existe una gruta de hielo para adictos a la espeleología. Una amplia oferta de actividades a la altura del visitante más aventurero.

Además, será posible hacerse con un auténtico reloj suizo en la tienda a mayor altitud del planeta: Swiss Lion Shop.

Los Alpes italianos: la comarca del Piamonte

De las seis regiones del territorio alpino italiano, destaca la comarca del Piamonte. La capital se ubica en Turín, cuyo significado es Tierra de Montañas. Situada al norte de Italia, posee una gran belleza paisajística. Se encuentra sembrada de grandes cumbres, impactantes laderas y  maravillosos rincones.

Piamonte en los Alpes
Piamonte – Rostislav Glinsky

Un lugar de singular encanto es el Val di Susa. Cercana a Turín se halla la estación de esquí de Sestriere, una famosa pista del deporte blanco. Pero es un lugar perfecto para el senderismo. El ascenso al monte Motta, cuya falda está bañada por el Po, es un recorrido de majestuoso encanto.

Posar los ojos sobre estos lares otorga al viajero una sensación de grandiosidad que traerá sosiego a su espíritu. Y es que en el Piamonte también hay sitio para el relax. Las comarcas de Acqui, Terme y Vinadio poseen afamadas aguas termales de potente efecto curativo.

El reto de los cuatromiles

La imponente cordillera posee varios cuatromiles, montes que superan los 4.000 metros de altura. El más alto de todos, es el Mont Blanc, a algo más de 4.800 metros de altitud. Alpinistas de todo el mundo se lanzan al reto de los cuatromiles con una meta clara: coronarlos.

Monte Blanc en los Alpes
Mont Blanc – Dew scienartist

No solo se trata de una prueba de supervivencia, también es una aventura extrema. La camaradería, el paisaje o la superación son algunos de los elementos que se encuentran en este deporte.

La ruta es la recompensa. Días de ascenso se ven mitigados al final del camino, y la vista desde la cima compensa el esfuerzo. Además se convierte en otra excusa para visitar poblaciones a altitudes crueles. Pequeñas paradas donde repostar con una buena bebida caliente y una manta seca.

“Cerca de la cima siempre hay mil excusas para bajarse y una sola para subir.”

– Ramón Portilla –

El entorno es ideal y la ocasión única. El aventurero que se atreva comprobará que los Alpes pueden ser tan hermosos como peligrosos.

Te puede gustar