La encantadora ciudad de Lucerna en Suiza

Lucerna es una de los lugares más visitados de Suiza, de hecho tiene el monumento más fotografiado del país helvético: su Kapellbrücke o puente de la Capilla, el puente de madera más antiguo de toda Europa, y sin duda alguna, uno de los más bellos del continente y del mundo entero.

La contemplación del Kapellbrücke ya hace que compense un viaje hasta Lucerna, pero esta ciudad histórica tiene otros muchos atractivos que merecen la pena. Atractivos tanto monumentales e históricos, como naturales, ya que la urbe está a orillas de uno de los típicos lagos suizos y, por supuesto, todo el casco urbano se encuentra rodeado por montañas alpinas.

Lucerna, ciudad de los Alpes

Vista de Lucerna
Lucerna – Boris Stroujko

A lo largo y ancho de Suiza hay numerosos lagos de origen glaciar en torno a los cuales se ha desarrollado históricamente el país, ya que junto a ellos han crecido sus principales ciudades. Una de ellas es Lucerna, Luzern en la lengua alemana local.

“Las lágrimas que no se lloran, ¿esperan en pequeños lagos?, ¿o serán ríos invisibles que corren hacia la tristeza?”

-Pablo Neruda-

En concreto, el lago que se despliega junto a las calles de la ciudad es el Vierwaldstättersee o lago de los Cuatro Cantones. Las aguas de este gran lago vierten en el río Reuss, el cual atraviesa el corazón histórico de Lucerna, y la divide en dos: la ciudad vieja y la nueva. Pero, sobre todo, este río es el cauce sobre el que se tiene la gran joya del patrimonio de la urbe: el puente de la Capilla o Kapellbrücke.

El famoso Kapellbrücke de Lucerna

Ya hemos dicho que estamos ante el puente de madera más antiguo de Europa, y también el segundo más largo, ya que su trazado supera los 200 metros de longitud. Además, no es un trazado completamente recto, sino que genera tres tramos que le dan una personalidad especial, ya que ese trazado tan singular se debe a que con ello se buscaba aposentarlo en las zonas del lecho del río más adecuadas y, sobre todo, unirlo a la torre octogonal que se eleva en el centro del cauce.

Kapellbrücke en Lucerna
Kapellbrücke – canadastock

El Kapellbrücke de Lucerna se construyó en 1333 y ha llegado prácticamente íntegro hasta nuestros días. Si bien es cierto que en el año 1993, un terrible incendio lo destruyó en gran parte. Sin embargo, al tratarse de la gran joya de la ciudad, casi antes de apagarse el último rescoldo del incendio ya se había emprendido su restauración.

Y en esa restauración, que se dio por concluida al año siguiente, también se incluyó la recuperación de las pinturas históricas que se encuentran en el interior del puente. En total, hay 111 pinturas sobre madera, ubicadas bajo la cubierta, en las que se relata la larga historia de la ciudad.

La Torre del Agua o Wasserturm de Lucerna

Si el puente tiene una antigüedad considerable, se estima que la Wasserturm, la torre octogonal a la que se llega con él, todavía es mayor, ya que se cree que la torre se levantó alrededor del año 1300.

Desde entonces su interior ha servido como lugar de archivo, también como cámara del tesoro, e incluso como prisión y lugar de torturas. Sin embargo, en la actualidad sirve como oficina de turismo y sede de la asociación de artillería de la ciudad.

Torre del Agua en Lucerna
Torre del Agua – chaoss

Pero la Torre del Agua o Wasserturm se piensa que originalmene nació con la función de servir como faro, o lo que es lo mismo, una gigantesca lucerna. Y se cree que de ahí se deriva el nombre la ciudad. Aunque esto no es más que una teoría.

El entorno de Lucerna

Cruzar el Kapellbrücke y llegar hasta la Wasserturm es la actividad turística que hacen todos los visitantes que llegan a Lucerna. Y lo es tanto por la sensación que proporciona cruzar y pisar estas maderas históricas, como por las vistas que ofrece el lugar. En primer lugar de las orillas del río, pero también del entorno de la urbe.

Paisaje de Lucerna
Paisaje de Lucerna – Oscity / Shutterstock.com

Suiza es el país alpino por excelencia. Se mire donde se mire se ven altas montañas. Y lógicamente desde Lucerna pasa lo mismo. En este caso en la proximidades de la ciudad se distinguen los relieves y los picos de los montes Pilatus, Rigi y Stanserhorn, todos ellos excelentes destinos para realizar una buena caminata senderista.

El casco histórico de Lucerna

Aunque quien no lleve botas de montaña, no le va a hacer falta calzárselas para disfrutar de esta ciudad. Por ejemplo, una actividad muy habitual es embarcarse en un crucero sobre las aguas del lago, una navegación que es posible en un romántico barco de vapor.

Embarcadero de Lucerna
Embarcadero de Lucerna – Mariia Golovianko

Y en las propias calles de Lucerna no faltan los lugares muy atractivos. Además todo el núcleo antiguo es peatonal, por lo que los paseos son muy agradables entre edificios históricos en los que son habituales las pinturas murales en sus fachadas. Por ejemplo, se ven en el antiguo Ayuntamiento, un hermoso edificio del siglo XVI de aires renacentistas.

Casco antiguo de Lucerna
Casco antiguo de Lucerna – kataleewan intarachote

En definitiva, Lucerna tiene más atractivos además de su famoso puente, ya que por sus calles se descubren iglesias históricas, como la Hofkircke del siglo XVII, aunque de orígenes románicos, o monumentos como el dedicado al León de Lucerna, obra del escultor danés del siglo XIX, Thorvaldsen.

No obstante, no todo es antiguo en la ciudad, ya que Lucerna está considerada como una meca del diseño, y un paseo por sus calles sirve para ver escaparates con múltiples ejemplos de ello.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar