Los 6 mejores cruceros del mundo

· 22 diciembre, 2015

Cada año se incrementa el turismo de cruceros por los mares y océanos de todo el planeta. Una experiencia en la que se combina el descubrimiento de nuevos puertos, ciudades y paisajes con la experiencia del propio desplazamiento. Porque en los mejores cruceros del mundo, lo de menos casi es dónde se desembarca.

Aquí os presentamos algunos de mejores y más exitosos cruceros del 2015, o sea, que para el próximo año van a seguir triunfando estos itinerarios.

1. Un crucero por Japón

Monte Fuji desde uncrucero
Monte Fuji, Japón – Manusaporn Bhamorbutr

Japón es un país marítimo por excelencia, tal vez por eso una de las mejores formas de recorrerlo sea haciendo un crucero. Algo que, por otra parte, para los extranjeros es una experiencia muy cómoda, evitando los problemas con su indescifrable idioma. También queda resuelto el problema de lograr saborear su exquisita comida.

Estos cruceros, que parten de Tokyo, pueden recorrer durante varios días los principales puertos y los más atractivos de Japón, visitando lugares como Osaka o Hiroshima, e incluso llegando hasta la península de Busán, en la vecina Corea del Sur.

2. Un crucero lujoso entre Dubrovnik y Atenas

Crucero en Santorini
Santorini, Grecia – meirion matthias

Hay numerosos cruceros que recorren, casi durante todo el año, el mar Mediterráneo. Las opciones son variadas, con paradas en España, Francia, Italia, Túnez, Egipto, etc. Pero aquí proponemos uno muy lujoso entre Croacia y Grecia.

Es decir, navegar por el mar Adriático y el Egeo, dos submares dentro del Mediterráneo. Dos extensiones  acuáticas plagadas de islas que siempre son escenarios de leyendas, mitología, sabrosa gastronomía y exquisiteces. Un crucero más pausado y elegante.

3. Un crucero de Cuba a México, pasando por Jamaica y Gran Caimán

Crucero por el Caribe
Mar Caribe – NAN728

Otra zona del planeta donde abundan los cruceros es el mar Caribe. Hay cruceros desde Florida, en Estados Unidos, hasta Venezuela y, entre ambos extremos, infinidad de países y de islas donde atracar. En definitiva, muchos recorridos y todos ellos atractivos: Curaçao, Puerto Rico, Riviera Maya, Cartagena de Indias, Antigua, Bahamas, Costa Rica…

Si no sabes donde ir, porque cualquier destino te motiva, aquí te hacemos una propuesta de las muchas que hay en el mercado: un crucero que zarpa de La Habana (Cuba) y durante ocho o diez días te llevará a Jamaica y después a México, para bucear en Cozumel.

4. Un crucero por el Báltico

Tallin en Estonia
Tallin, Estonia – Scott Wong

De la calidez caribeña, al mar Báltico, en el norte de Europa. Otra clima, otras culturas, otros sabores, pero igualmente apasionante. Países como Alemania, Dinamarca, Suecia, Finlandia o Rusia están a orillas del Báltico. De hecho, prácticamente todas sus capitales se bañan por este mar, salvo la de Rusia, Moscú, pero a cambio está la hermosísima San Petersburgo.

No obstante, vamos citar especialmente cuatro lugares con un encanto especial, y también con unos precios mucho más razonables: la costa norte de Polonia, y la tres repúblicas bálticas (Lituania, Letonia y Estonia). Toda una sorpresa.

5. Un crucero de Bali hasta la Gran Barrera de Coral

Crucero en Sidney
Sidney, Australia – Gordon Bell

Esta propuesta puede parecer inaccesible. Sin embargo, consúltala y tal vez te lleves  una gratísima sorpresa con este crucero por las tierras, islas y mares de Oceanía. Sí, porque es una intensa singladura de catorce noches entre Bali y la Gran Barrera de Coral, rumbo a Australia y Nueva Zelanda.

Estamos hablando de las antípodas, o sea, un viaje literalmente al otro extremo del globo y, por lo tanto, que siempre es caro. Sin embargo, los cruceros cada vez son más habituales en esa zona, y a precios más competitivos. Puede ser una buena oportunidad de recorrer cómodamente esa sorprendente zona del planeta.

“Un viaje de mil millas comienza con el primer paso.”

-Lao-Tse-

6. Un largo crucero por el Paso del Noroeste

Crucero en Alaska
Alaska – MaxFX

Para acabar, una propuesta para economías muy saneadas, sí, porque este crucero entre hielos es sin duda una gran inversión que a cambio proporcionará una experiencia de lo más exclusiva y unos recuerdos imborrables. Para ello hay que tener dinero y también tiempo, porque es un crucero que supone más de 30 días de travesía. Lo dicho, un lujo.

No obstante, ¿quién no quisiera hacerlo? El punto de embarque y de inicio del itinerario son las tierras de Alaskamientras que los viajeros acaban desembarcando en el puerto de Nueva York. En medio, lugares inolvidables en Nunavut, Groelandia o Maine.

Una verdadera aventura entre paisajes únicos, con sabor a recorridos de otros tiempos y, sin embargo, alojados en buques extraordinariamente confortables.