Lo que tienes que hacer en París, sí o sí

· 4 octubre, 2018
Ver sus monumentos es algo que se debe hacer en París, pero también disfrutar de pequeños placeres que harán la visita mucho más agradable.

La ciudad del amor, así la llaman. La capital francesa es una gigantesca urbe en la que hay grandes atractivos y muchas actividades de las que disfrutar. Aun con todo, hay algunas cosas que, por supuesto, tienes que hacer en París, sí o sí. ¡No hay excusas!

Qué hacer en París irremediablemente

Ya conocemos los lugares más característicos de la ciudad, sus monumentos y sus calles. Pero hay algunas actividades que te permitirán presumir realmente de haber estado en París y que marcarán la diferencia. Estas son algunas:

Sube a la Torre Eiffel

París desde la Torre Eiffel
París desde la Torre Eiffel

Sí, es muy típico, pero aunque no lo creas, son muchos los turistas que van hasta la torre más famosa del mundo para ver todo desde abajo. Las vistas desde la cima no tienen desperdicio, y por eso pensamos que es una de las cosas que tienes que hacer en París.

Sí, es cierto, la torre es impresionante la mires desde donde la mires, pero si te pierdes lo que ofrece desde su punto más alto, no podrás decir que conoces París. Eso sí, conviene que reserves con antelación.

Comer crepes

¿Hay algo más francés que unas crepes? Hay muchos sitios donde comerlas, pero los mejores lugares para probarlas son, sin duda, pequeñas tabernas tradicionales, esas en las que apenas caben unas personas. Esa es la esencia de París y donde podrás degustar sus mejores crepes.

Una curiosidad es que cuando nosotros hablamos de crepes lo hacemos pensando en algo dulce, pero los franceses comen crepes con todo. Incluso en muchos de estos restaurantes ofrecen menús con crepes saladas, crepes dulces y bebida. ¿Te animas a probarlas?

Saca fotos del metro y el Gato Negro

Entrada al metro de París
Entrada al metro

El metro de París está repleto de letreros art nouveau, y no puedes irte de la ciudad sin hacerte una foto. Otra instantánea imprescindible es la del club de jazz El Gato Negro. Sí, ese gato negro que verás por todas partes y que es uno de los emblemas de la ciudad proviene de este famoso club de jazz.

Disfruta de los artistas

Si hay algo que caracteriza a París es su arte. En las calles encontrarás montones de músicos que tocan melodías angelicales y harán que te preguntes por qué no son famosos. Pues bien, ¿por qué no los disfrutas? No pases de largo, déjate embaucar por su magia.

Detente, cierra los ojos y escucha lo que quieren decirte a través de la música. Esto también forma parte de la magia de París. También encontrarás pintores y otro tipo de artistas que te harán disfrutar. Suelen ser amables y te contarán sus historias.

Pasear por los Campos Elíseos

Campos Elíseos de París
Campos Elíseos

Hay quien lo pasa por alto pensando que no ha ido a París de shopping. Siendo sinceros, muchos no podrían comprar en esta avenida, que está llena de tiendas de lujo. Aunque también es cierto que en los últimos tiempos han abierto en ella locales de grandes cadenas bastante más asequibles.

En cualquier caso, pasear por los Campos Elíseos es una maravilla y, al fin y al cabo, mirar es gratis. No te pierdas sus cafés y el toque de elegancia que le dan los vigilantes de los hoteles con sus uniformes.

“En París, todo el mundo quiere ser un actor; nadie se contenta con ser un espectador.”

-Jean Cocteau-

Comer macarrons

Macarrons en una pastelería de París
Macarrons

¡No te puedes ir de París sin comer macarrons! Pero no en cualquier sitio, porque elaborar este dulce es un arte y tiene una receta secreta que no todo el mundo conoce.

Puede haber una diferencia abismal de un buen macarrón a uno que no lo es, de hecho, podrías pensar que no estás comiendo lo mismo. Precisamente, uno de los mejores lugares para comerlos está en los Campos Elíseos y se llama Ladureé.

¡Come queso, pan y vino!

Si tuviéramos que definir la gastronomía francesa con tres palabras, serían esas tres: pan, queso y vino. Nadie sabe hacerlos como ellos y son ingredientes que están presentes en su mesa día tras día. Sin olvidar la mantequilla, eso sí, siempre con pan y después de comer.

¿Ya has tomado buena nota de todo lo que hacer en París sí o sí? No podrás decir que has estado en la capital francesa si te olvidas de alguna de ellas, así que memoriza y lleva tu lista preparada cuando visites la ciudad del amor.