Las Cinco Villas de Aragón, un tesoro medieval

La hermosa comarca de las Cinco Villas está situada en la zona norte de Aragón, ocupando una extensión de más de 3.000 km². Un espacio repartido  en 31 municipios. Cinco de ellos, de especial relevancia, son los que le dan el nombre: la capital de la comarca, Ejea de los Caballeros, junto a Tauste, Sádaba, Sos del Rey Católico y Uncastillo.

Un paseo por las Cinco Villas

1. Sos del Rey Católico, hogar de reyes

En este pueblo nació el rey Fernando el Católico en el año 1452. Es uno de los de mayor encanto de toda la región. Se trata de una ciudad totalmente amurallada.

Sos del Rey Católico en las Cinco Villas
Sos del Rey Católico – Rafael Rodríguez / Flickr.com

Una vez en su interior las calles son empedradas. Al pasear por ellas se aprecian bonitas casas, algunas con ventanales de estilo gótico, otras con escudos y saledizos espectaculares. Conforman así un conjunto que impresiona al que lo observa.

Su Plaza Mayor alberga el Ayuntamiento. Cuenta con multitud de arcos tanto de forma ojival como de medio punto. Como consejo, cabe añadir la recomendación de contemplar este bello lugar por la zona exterior de la muralla. Rodearla sin prisa resulta una experiencia muy gratificante. Por su atractivo y su belleza esta ciudad en el año 1.968 fue declarada Conjunto Histórico-Artístico.

2. Ejea de los Caballeros, rincones de leyenda

Al llegar a este bonito rincón lo primero que saluda al visitante es la  espectacular torre de su iglesia. Su nombre es El Salvador y se trata de una pieza románica. Fue edificada en el siglo XIII.

Ejea de los Caballeros en las Cinco Villas
Ejea de los Caballeros – Fernando López / Flickr.com

No obstante, son varias las las iglesias que se pueden admirar en la capital de las Cinco Villas. Santa María de la Corona y también San Miguel son claros ejemplos. No debemos marcharnos sin hacer una visita al santuario de la Virgen de la Oliva. Y es que se está dedicado a la patrona de esta localidad.

Una vez en las afueras podremos contemplar los restos de dos emblemáticos lugares. Estos son la Iglesia Añesa  y las Torres del Bayo. La primera es de estilo románico y fue alzada por los monjes templarios. Por suerte, aún es posible contemplar su maravillosa bóveda. El segundo, por su parte, es un misterioso lugar. En él solo permanecen unos torreones circulares, una pequeña muestra de lo que fuera una iglesia de estilo gótico primitivo. Al hallarse en las inmediaciones de otro templo fortificado se piensa que antaño formaba parte de un castillo.

3. Tauste y la bien plantada

Esta localidad se encuentra ubicada en el lado izquierdo del río Arba, prácticamente en la desembocadura del Ebro. Esta población cuenta con bellezas como la iglesia de Santa María.

Tauste en las Cinco Villas
Iglesia de Santa María, Tauste – Zarateman / commons.wikimedia.org

Nuestro recorrido turístico puede comenzar a los pies de su impresionante torre de estilo mudéjar. Esta posee una forma octogonal. Allí descubriremos el gracioso apodo con el que los lugareños se dirigen a ella, “la bien plantada”. Una denominación que no hace más que ensalzar lo evidente de su preciosa apariencia.

Siguiendo el itinerario es recomendable hacer una visita al monasterio de San Jorge. Su arquitectura barroca es una delicia. Visitar el templo de San Antón Abad, del siglo XIII, también es buena idea. Si disponemos de tiempo podemos llegar hasta el santuario de Nuestra Señora de Sancho Abarca, patrona del pueblo.

4. Sádaba, los restos del pasado

La llegada del turista a Sábada está caracterizada por lo espectacular que supone la visión de su castillo. Construido en el siglo XIII, de él destacan sus 7 elegantes torres, desde las que se controla todo el territorio.

Sádaba en Cinco Villas
Sádaba – canduela / Flickr.com

Es también conveniente hacer una visita al monasterio de Puylampa. Aunque en su momento fue mucho mayor, hoy en día queda poco de él. Sin embargo, aún se conservan su interesante iglesia, de planta basilical. Antaño, esta tenía el cometido de ayudar a los peregrinos que iban hacia Santiago de Compostela. Y, a solo un par de kilómetros de aquí, se halla un monumento funerario romano del siglo II, el llamado Mausoleo de los Atilios o el Altar de los Moros.

Después de la excursión nos merecemos hacer una parada. Así podremos disfrutar de una rica torta de manteca típica de la zona. Este producto lleva elaborándose en la región desde antes de la Edad Media.

“El mundo es un libro, y aquellos que no viajan leen solo una página.”

– San Agustín –

5. Uncastillo, población con nombre propio

Acabamos el recorrido por las Cinco Villas en Uncastillo, que todavía hoy mantiene un extraordinario toque medieval. Llaman la atención sus calles estrechas y empinadas y sus bonitas casas de piedra.

Uncastillo en Cinco Villas
Uncastillo – Henar Lanchas / Flickr.com

Uno de los monumentos mas llamativos es la iglesia románica de Santa María la Mayor. Lo es por su espectacular claustro gotico-renacentista. Y es que posee una impresionante portada, así como una imponente torre de defensa.

A las afueras se ubica su afamado castillo, fortaleza mandada construir por Pedro IV en el siglo XII. Aún antiene su Torre del Homenaje y un palacio con una torre adyacente. No por nada Uncastillo es considerado Conjunto Histórico-Artístico desde 1.966.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar