Arévalo en Ávila, una hermosa ciudad mudéjar

Dentro de la comunidad de Castilla y León hay decenas de pueblos y ciudades que aún mantienen su esencia mudéjar. Esta vez nos vamos a Ávila, en Arévalo, conocida como “la ciudad de los cinco linajes”, podemos descubrir una localidad fabulosa repleta de historia y monumentos antiguos. ¿Nos acompañas a recorrerla?

Arévalo, de la Edad Media a la actualidad

Si bien la zona fue poblada desde tiempos remotos, la fundación “oficial” de Arévalo data del año 1085, cuando llegan habitantes del norte de la península. Hasta 1135 perteneció al obispado de Palencia y luego al de Ávila. A fines del siglo XII crece rápidamente y se convierte en una de las poblaciones más importantes de la meseta.

Durante la Edad Media se construye la plaza fortificada donde se reunían los concejos conformados por 5 familias: Sedeño, Tapia, Montalvo, Berdugo y Briceño (de allí el sobrenombre de los cinco linajes).

Arévalo
Arévalo – r_santos / commons.wikimedia.org

A comienzos del siglo XV se asientan una comunidad musulmana y otra judía (el barrio de esta última es el segundo más grande de Castilla). En tanto, la población mudéjar era de las más destacadas de la Corona y la morería se ubicaba cerca del río.

Arévalo es visitada frecuentemente por el rey Enrique IV y posteriormente por Isabel la Católica (pasó aquí su juventud). Para esa época el mercado agrario y la producción de cereal eran las principales fuentes de ingresos para la ciudad (hasta el siglo XIX). En 1894 la villa obtiene el título de ciudad gracias a María Cristina de Habsburgo.

“Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos.”

– Fernando Pessoa –

¿Qué visitar en Arévalo?

Al tratarse de una de las ciudades de Castilla con más cantidad de monumentos de estilo mudéjar podemos caminar por ella y viajar en el tiempo. De hecho, está declarada Conjunto Histórico-Artístico. Lo más destacado para ver en Arévalo:

1. Castillo de los Zuñiga

Castillo de Arévalo
Castillo de Arévalo – Quintanilla

El castillo de Arévalo ocupa un extremo del triángulo formado por la confluencia de los ríos Arevalillo y Adaja. Estaba unido a la muralla y la torre actual fue construida sobre un torreón mudéjar.

La mayoría de los espacios datan de fines del siglo XV (tuvo algunas modificaciones a inicios del siglo XVI cuando perteneció a los Reyes Católicos). En la actualidad hay un museo y abre solo los fines de semana.

2. Muralla antigua

Debido a su deterioro solo es apreciable por partes. En sus inicios tenía 5 puertas y formaba un triángulo, en cuya esquina superior se halla el castillo. Tenía un foso hacia el sur.

Aún se conserva una puerta, el Arco del Alcocer, llamado popularmente Arco de la Cárcel, ya que se utilizó como prisión. Hoy es la sede de la oficina de turismo.

3. Iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos

Iglesia de San Martín de Arévalo
Iglesia de San Martín – AdrianNunez

Arévalo tiene un interesante conjunto de iglesias de estilo mudéjar, pero vamos a mencionar la de Santo Domingo de Silos. Fue construida fuera de los muros, en la zona conocida como Plaza del Arrabal. En este templo se veneran los restos de San Vitorino, el patrón de Arévalo. Alberga, además, una vasta colección de obras de arte.

Otras iglesias que forman parte del patrimonio de Arévalo son las de San Juan Bautista, San Nicolás de Bari, Santa María, San Miguel, San Martín y El Salvador.

4. Puente de Medina

Puente de Medina en Arévalo
Puente de Medina – santiago lopez-pastor

Es de origen medieval, de estilo mudéjar y erigido con ladrillos en el siglo XIV para atravesar el río Arevalillo. Cuenta con tres arcos apuntados en forma de ojiva. En la base tiene puertas que dan acceso a unas galerías con funciones defensivas.

En uno de los laterales había una puerta y un torreón (incluidos en la muralla) de los que solo quedan los restos.

5. Ermita de la Lugareja

Se la conoce como iglesia de Santa María y está ubicada a 1,5 kilómetros al sur de Arévalo. En la antigüedad era un monasterio de estilo mudéjar del que solo se conserva la cabecera, compuesta por tres ábsides. Se menciona en documentos en el año 1179, fue usado por los canónigos hasta 1240 cuando pasa a las monjas de la Orden del Císter.

6. Palacio de Gutiérrez-Altamirano

Ubicado en la calle Larga, se divide en varias casas. Perteneció a los Señores Altamirano (se puede ver el escudo familiar en el dintel de la puerta). Cuenta con un balcón esquinado con una columna jónica. Aquí vivieron los abuelos de Hernan Cortés.

Pero hay más palacios de Arévalo: de los Sedeño, de Cárdenas, de Río Ungría, de Ballesteros Ronquillo y del General Vicente del Río.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar