La antigua Venecia: una visita de arte y arquitectura

14 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
Es una de esas ciudades de visita imprescindible. Una ciudad para caminar y para navegar, disfrutando de tesoros como no hay en ningún otro lugar.

Descubrir la antigua Venecia es casi una obligación para todo buen viajero. Hablamos de una de las ciudades más hermosas del mundo. Y es de las más singulares, al tratarse de un lugar que desde hace siglos amenaza con hundirse bajo esas aguas que le proporcionan su encanto. Pero la antigua Venecia, como si fuera un milagro, sigue maravillando cada día a miles de turistas.

Pasear por Venecia

Campanille de Santo Stefano en la antigua Venecia
Campanille de Santo Stefano

Para conocer la antigua Venecia hay que pasear. Entre otras cosas porque aquí no existen los coches, las motos y ni siquiera las bicis. Aquí se va caminando a todos los sitios o navegando, tanto en el transporte público que son los vaporettos como en las románticas góndolas o en las rápidas lanchas-taxi.

Así que, si quieres conocer la antigua Venecia, lleva el calzado adecuado para caminar. Y también lleva una fuerte dosis de paciencia. Esta maravilla siempre está atestada de turistas. No se nos ocurren mejores consejos para este viaje que estos dos: buenos zapatos y mucha calma.

En el corazón de la antigua Venecia

Plaza de San Marcos en Venecia
Plaza de San Marcos

Gran parte de la magia veneciana se basa en su emplazamiento sobre la laguna pantanosa que forma el mar Adriático. Pero, además de eso, hay que contar que desde este lugar se comenzó a generar un gran imperio comercial que dominaba muchas tierras e islas del Mediterráneo oriental.

Todo ello lo gobernaban los dux, o duques de Venecia, y su sede estaba en el Palacio Ducal, vecino a la plaza de San Marcos. Si alguien viaja con prisas a la capital del Veneto es imprescindible que llegue a esta plaza. Es el verdadero corazón de la antigua Venecia y podríamos decir que también de la moderna. Basta con verla cuando se celebran los carnavales.

En la Plaza San Marcos están sus célebres soportales alojando algunos de los cafés más elegantes del mundo. Por supuesto, se ve al fondo la magnificencia del Palacio Ducal y de la basílica de San Marcos. Un iglesia distinta a cualquier otra que hayas visitado por su fusión única entre Occidente y Oriente, entre la Antigüedad y la Modernidad, ¡única!

El Gran Canal, arteria de la antigua Venecia

Gran Canal de Venecia
Gran Canal

Si la plaza de San Marcos es el corazón de la antigua Venecia, sin duda, los canales son las arterias por las que fluye la vida de la ciudad. Y el Gran Canal vendría a ser la aorta de todo este organismo humano.

Un Gran Canal que hay que recorrer desde el agua, obviamente, pero también tenemos que atravesar por sus escasos puentes. En especial, por el más vetusto y bello de todos: el puente Rialto.

Pero como decimos, hay que embarcarse en un vaporetto o en una góndola y disfrutar de este paseo monumental que nos muestra el Gran Canal. Y es algo que hay que hacer con calma, para saborear todo lo que vamos a ver en sus orillas.

Nos esperan palacios esplendorosos como el Ca d’Oro o la Ca Pessaro, además de los palacios Grassi, el que tuvo el creador español Fortuny o el que alberga en la actualidad la colección Peggy Guggenheim. En fin, el mejor modo de imaginarse la antigua Venecia, con todo su glamur y elegancia, es recorrer el Gran Canal.

Las iglesias venecianas

Vista de Santa Maria della Salute en Venecia
Santa Maria della Salute

Canales, plazas, palacios… pero todavía nos falta un elemento clave para disfrutar a fondo de la antigua Venecia. Nos referimos a descubrir sus iglesias más magníficas. Muchas de ellas guardan joyas de la historia del arte que hicieron los maestros locales como Tiziano o Tiépolo.

Podríamos escribir multitud de artículos sobre el arte de estas iglesias, pero hoy solo os vamos a invitar a tres de ellas. En primer lugar, no os perdáis Santa Maria della Salute, con su inconfundible cúpula central sostenida por volutas.

También debéis visitar la basílica de Santa Maria Gloriosa dei Frari, en cuyo interior os espera un altar mayor pintado por Tiziano. Y, por último, hay que mencionar la iglesia de San Giorgio Maggiore, bien visible en otra isla desde la plaza de San Marcos por su gran campanario de ladrillo rojo.

Muchas más joyas repartidas por Venecia

Volvemos a los consejos iniciales. Si vais a viajar a la ciudad de los canales, armaros de paciencia para convivir con otros muchos turistas y llevar un calzado adecuado para caminar y ropa cómoda.

Os esperan otras muchas maravillas en la antigua Venecia: su delicado puente de los Suspiros, la Galería de la Academia, el Teatro de la Fenice, la Torre del Reloj y un sinfín de lugares cargados de magia e historia, una visita de arte y arquitectura.

  • Dux de Venecia. (s.f.). En Wikipedia. Recuperado el 14 de mayo de 2019 de https://es.wikipedia.org/wiki/Dux_de_Venecia
  • Venecia y su nuevo impuesto al turismo. (7 de enero, 2019). National Geographic. Recuperado de: https://viajes.nationalgeographic.com.es/a/venecia-y-su-nuevo-impuesto-turismo_13755