La Isla de Skye y su hermoso paisaje de cuento

18 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la historiadora del arte Cristina Moreno
Piscinas naturales, montañas de cuento, castillos que guardan la historia de Escocia y muchos más lugares con encanto es lo que te espera en la Isla de Skye.

La Isla Skye es la segunda isla más grande de toda Escocia. Se trata de un sitio alucinante por la hermosura de sus paisajes, que ha inspirado a numerosos escritores y artistas. Recorrerla es toda una aventura que te llevará a espacios en los que las hadas han dejado sus huellas. ¿Quieres saber más de esta isla?

Esta es una de las numerosas islas que componen Escocia. Se encuentra ubicada en la zona oeste y es la más grande de las «Hérbidas interiores» que componen el archipiélago escocés.

La Isla de Skye

Se trata de una isla conformada por varias penínsulas, cuyo paisaje montañoso le confiere un aspecto de caminos tortuosos de gran belleza, aunque de clima caprichoso. Es por esta razón que, al visitarla, se debe estar preparado para posibles lluvias.

Los espacios naturales que encontrarás aquí son una mezcla de los caprichos de la naturaleza junto con la creatividad de la mano del ser humano.

Estos espacios son la inspiración de grandes artistas y han llegado a aparecer en varias películas o series de televisión. Sus montañas, riscos, cascadas, ríos y castillos son sus grandes atractivos, además de su capital Portree y su pequeño y pintoresco puerto.

La piscina de las hadas y otros encantos naturales

Entre sus paisajes más importantes resalta la Fairy Pool o piscina de las hadas. Se trata de una cascada que crea pequeñas piscinas naturales cuya belleza produce sensaciones inefables. Está rodeada de montañas, en un valle que recuerda los paisajes que aparecen en las viejas leyendas medievales sobre hadas, gigantes, duendes y reyes.

La piscina de hadas de la isla de Skye es un atractivo muy importante.

Otro espacio similar y que te encantará si lo visitas es el Fairy Glenn, un lugar en el que podrás contemplar varios montículos montañosos de un color verde vivo con lagunas y ríos. Este es un enclave donde se puede disfrutar de la sensación de encontrarse en territorio casi virgen junto a ovejas, águilas y otros animales interesantes.

Asimismo, las colinas de Cuillin son unas laderas volcánicas antiguas, un lugar especial para contemplar paisajes diferentes, al igual que el acantilado Kilt Rock, desde donde podrás tener una hermosa vista de la costa.

Otra alternativa es visitar las montañas de Old Man of Storr, también muy apreciadas por los visitantes. Su faro de Neist Point, igualmente, es uno de los más famosos del mundo y permite apreciar una vista de la costa increíble.

Portree y los castillos de la Isla de Skye

Otro atractivo de esta isla son sus castillos, junto a su hermosa y pequeña capital, en la que podrás visitar su famoso puerto de pescadores. Al llegar a Portree, la vista del puerto con sus casas coloridas y balsas pesqueras salta a la vista como una de las postales más interesantes de este lugar.

Su capital cuenta con pequeñas pero acogedoras calles; podrás recorrerlas mientras visitas tiendas de artesanía, bares y restaurantes hasta llegar a su plaza principal. Además, podrás visitar dos castillos muy importantes, símbolos de la historia de la isla, marcada por la presencia de dos clanes importantes: los Mac Leod y los Mac Donald.

El castillo Armadale, ubicado en la isla de Skye.

Del primer clan se conserva el castillo Dunvengan, mientras que con relación al segundo, podrás visitar el castillo Armadale (imagen de arriba). Ambos resultan muy interesantes por su arquitectura y por los bellos jardines que los rodean. Además, el castillo de Duvengan cuenta con la peculiaridad de ser el que ha sido habitado durante más tiempo en toda Europa.

Consejos para viajar por esta isla de Escocia

Para transitar por la isla, se recomienda utilizar un coche; este puede alquilarse en Edimburgo. La entrada a la isla puede hacerse a través del ferri que se toma al seguir la carretera de Mallaig a Fort Williams y que llega directo a Armadale, al sur de la isla.

Asimismo, se puede llegar a través del puente que conecta la isla con Escocia, en la localidad de Kyle of Lochals. Debe tenerse en cuenta que sus carreteras son estrechas y de trazado sinuoso, ya que están adaptadas a la orografía de la isla.

Finalmente, también hay varias líneas de transporte público. No obstante, será el coche el que te permita una movilidad más libre y poder parar en todos los parajes que esta isla escocesa tiene para ofrecer al visitante.