Hoteles impresionantes que antes eran castillos

Existen hoteles para todos los gustos. De eso no cabe duda. ¿Te gustaría dormir en un antiguo castillo y sentirte como un rey o una princesa? Puedes vivir en tus propias carnes tal y como lo hacían los representantes de la monarquía varios siglos atrás. ¡No te pierdas estos hoteles-castillos!

¿En qué hoteles dormir como reyes?

Cuando vamos de vacaciones hay algo que no puede faltar: una buena cama y una ducha reparadora después de tantas aventuras y actividades. ¿Qué te parece la idea de sentirte de la realeza durante al menos una noche? Entonces debes elegir cualquiera de estos hoteles que antes eran castillos:

1. Hotel Vestibul Palace, Split (Croacia)

Palacio de Diocleciano en Split
Palacio de Diocleciano, Split – mountainpix

Está ubicado en el centro del complejo del palacio de Diocleciano, en la ciudad de Split. Se trata de un lugar catalogado como Patrimonio de la Humanidad.

El recinto palaciego está formado por tres edificios construidos en épocas diferentes: romana, gótica y renacentista. Las paredes de ladrillo con el diseño minimalista combinan a la perfección con el techo de cristal del vestíbulo.

2. Castillo d’Empordá, Girona (España)

Castell d'Empordá
Castell d’Empordá, Girona – commons.wikimedia.org

En Girona se ubica este castillo convertido en hotel que fue citado por primera vez en el año 1301 y que en el siglo XV perteneció a los Margarit.

En 1973 Dalí lo quiso comprar para su amor, Gala, pero no le aceptaron cobrar con sus cuadros y por ello se decidió por el castillo de Púbol. Los actuales dueños del hotel lo remodelaron tras veinte años de abandono. Es elegido por muchas parejas para celebrar su boda y cuenta con habitaciones medievales y otras modernas.

3. Castillo de Ashford, Cong (Irlanda)

Castillo de Ashford
Castillo de Ashford, Irlanda – Kwiatek7

En la localidad de Cong, más precisamente a orillas del lago Corrib, se ubica el segundo castillo más grande del país, construido en el siglo XIII y que desde 1939 atrae huéspedes.

En tu estancia podrás maravillarte con sus paredes de piedra antigua mezcladas con hiedra, las torres con ventanas ojivales y las pinturas de la Edad Media. Además, sus lujosas habitaciones están decoradas con armaduras y para pasar las horas se ofrecen paseos a caballo, jugar al golf, disfrutar de un spa o pescar truchas.

4. Hotel Efendi, Acre (Israel)

Hotel Efendi en Acre
Hotel Efendi, Acre – Yuval Y / commons.wikimedia.org

En las mansiones que pertenecieron al Imperio Otomano ocultas entre las laberínticas calles de la ciudad de Acre se ubica este hotel que parece sacado de un cuento. Para que fuera acorde a las necesidades de los huéspedes los arquitectos y restauradores trabajaron en él 8 años seguidos.

Las paredes de piedra son las originales y el baño turco, con 400 años, se restauró al igual que los techos de frescos y estuco. Se añadió una bodega y desde las ventanas de la habitación podrás ver unas hermosas vistas del mar Mediterráneo.

5. Hotel Hruba Skala, Turnov (República Checa)

Castillo de Hruba Skala
Castillo de Hruba Skala -Katarzyna Mazurowska

Si estás buscando múltiples aventuras en tierras checas no dudes en ir a Turnov, donde está ubicado este hotel-castillo. Se construyó en el medio de un acantilado en el siglo XIV y ha podido sobrevivir a muchos episodios históricos, incluyendo los saqueos de los ejércitos suecos y austríacos, un incendio e incluso el uso como hospital.

En la actualidad es un hotel de 4 estrellas con habitaciones elegantes, un parque alucinante y unas vistas como nunca has admirado en tu vida. Para sentirte como un verdadero monarca medieval podrás participar en los bailes de disfraces que se organizan periódicamente.

“Si has construido un castillo en el aire, no has perdido el tiempo, allí es donde debería estar. Ahora debes construir los cimientos debajo de él.”

– George Bernard Shaw –

6. Taj Lake Palace, Udaipur (India)

Taj Lake Palace en India
Taj Lake Palace – Andrey Bayda / Shutterstock.com

En la ciudad de Udaipur, rodeado por el lago Pichola y hermosas colinas verdes, se encuentra este hermoso palacio. En los alrededores hay varios castillos, casas y villas vacacionales pero ninguno puede superar al Taj Lake Palace, totalmente blanco y que durante muchos siglos fue la residencia de verano para los gobernantes.

A mediados del siglo pasado pasó a ser un hotel de lujo con estanque de lirios, muebles antiguos, pétalos de flores para recibir a los huéspedes y empleados con turbante.

Por supuesto que existen otros castillos convertidos en hoteles que vale la pena visitar. Te dejamos los nombres de algunos de ellos: Palazzo Viviani en Italia, Romantil Parkhotel en Alemania, Pousada do Porto en Portugal y Maryino Manor en Rusia. ¡Decídete a vivir una experiencia diferente y sentirte un rey (o reina) en tus próximas vacaciones!

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar