¿Cuál es la historia de Torrelobatón?

A simple vista, la meseta castellana puede parecer una tierra inhóspita, donde el tiempo no transcurre y carente de historia. Sin embargo, es muy difícil pasear por esta región y encontrarse lugares que no tengan nada para contar. Torrelobatón es una prueba de ello.
¿Cuál es la historia de Torrelobatón?
David Díaz

Escrito y verificado por el historiador David Díaz el 22 Diciembre, 2020.

Última actualización: 22 Diciembre, 2020

Resumir la historia de una localidad que lleva habitada miles de años es muy difícil. Este es el caso con la historia de Torrelobatón, una pequeña villa vallisolitana ubicada en la comarca de los Montes Torozos que hunde sus raíces en la Edad del hierro. El asentamiento de El Pago de Grimata es una muestra de ello.

También se piensa que una importante ciudad romana llamada Amallóbriga estuvo ubicada en el término de Torrelobatón. No obstante, a pesar de todo este recorrido, fue a partir de la Edad Media que esta villa empezó a jugar un papel importante en la historia de los reinos que en un futuro formarían España.

Concretamente, Torrelotabón es conocido por un importante episodio acaecido durante la Guerra de las Comunidades de Castilla. A continuación, nos vamos a adentrar en la historia de Torrelobatón y conocer un poco mejor qué sucedió allí.

Torrelobatón en el ocaso de la Edad Media

Torrelobatón es una villa asentada en el valle del Hornija de relativa importancia durante la Edad Media. A partir del año 1392, su relevancia creció exponencialmente, puesto que fue comprada por Alfonso Enríquez, quien sería el futuro almirante de Castilla.

Fue a raíz de su impulso que el rey Juan II autorizó la construcción de un castillo que tenía el objetivo de vigilar el valle del Hornija. Esta fortificación, que contaba con un foso, poderosos muros, tres torreones y la Torre del Homenaje en las esquinas, se terminó de construir en el último tercio del siglo XV.

Se trata de un castillo que se ha convertido en un símbolo para Castilla, dado que jugó un papel importantísimo en el desarrollo de la Guerra de las Comunidades o de los comuneros.

Torrelobatón y la Guerra de las Comunidades de Castilla

La historia de Torrelobatón está fuertemente relacionada con su castillo.

Entre los años 1520 y 1522, los denominados comuneros se levantaron en armas ante su inconformidad con la llegada de Carlos I al trono. Recordemos que Carlos I fue coronado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico en el año 1520 y que sus vínculos con los reinos de la península ibérica eran, más bien, escasos.

Esta nueva corte proveniente de Europa generó desconfianza a la nobleza castellana, que veía peligrar su hegemonía. A su vez, se produjo una presión fiscal, ya que Carlos I empezó a solicitar dinero para apoyar su elección como emperador. El malestar que esto produjo llevó a que, tras su partida en el año 1520 para ser coronado emperador, muchas ciudades se levantaron en armas.

Entre las más importantes estuvieron primero Toledo y Segovia. Posteriormente, se unieron Zamora, Toro, Madrid, Guadalajara, Ávila, Salamanca, Valladolid y Burgos. Estas revueltas urbanas fueron tomando fuerza e incluso llegaron a proponer que devolvieran la corona a Juana, la madre del emperador, conocida popularmente como Juana la Loca.

Como es de suponer, las fuerzas imperiales no podían tolerar semejante revuelta y, junto con los partidarios del emperador dentro del Reino de Castilla, se empezó la represión. Los comuneros iban perdiendo, pero en el año 1521 lograron su última victoria; fue en Torrelobatón.

Asedio y toma del castillo de Torrelobatón

Padilla, uno de los líderes de la rebelión, decidió hacerse con Torrelobatón y su castillo. No era casual, pues era una plaza que estaba entre Tordesillas y Medina de Rioseco, muy cerca de Valladolid. Así, si lograban hacerse con el puesto, tendrían una excelente base para emprender nuevas acciones militares.

El 21 de febrero de 1521, Padilla marchó hacia Torrelobatón y empezó un asedio que duró 4 días. Cuando las tropas accedieron a la ciudad, el castillo todavía resistió unos días más, pero eso no impidió que los rebeldes asaltaran la ciudad. Finalmente, la resistencia del castillo se vio obligada a rendirse porque las tropas de Padilla amenazaron con ahorcar a todos los habitantes.

Vista panorámica del pueblo y el castillo de Torrelobatón.

Así fue como los comuneros tomaron Torrelobatón. Sin embargo, esta victoria fue efímera. El 23 de abril de ese año, las tropas partieron de la nueva plaza fuerte hacia la ciudad de Toro. A la altura de Villalar, las fuerzas imperiales de Carlos I atacaron a las huestes comuneras. La victoria en la conocida como Batalla de Villalar fue para el imperio: capturaron a los líderes principales y los decapitaron en la plaza de Villalar.

Ante la demostración de fuerza de las tropas imperiales, poco a poco las ciudades de Castilla volvieron a jurar lealtad al Rey. Hubo algunas excepciones como Madrid y Toledo, pero finalmente, también claudicaron.

Tras la derrota de Villalar y el fin de la guerra, Torrelobatón emergió como el último triunfo de los comuneros. Este episodio del siglo XVI ha hecho que este lugar se haya convertido en uno de los símbolos de las tierras de Castilla, y por ello el castillo se ha convertido en un centro de interpretación del movimiento comunero.

El Centro de interpretación del movimiento comunero del castillo de Torrelobatón

Después de la contienda bélica del siglo XVI y el papel protagónico y simbólico que tuvo la historia de Torrelobatón, esta localidad ha pasado inadvertida. El tiempo, obviamente, no se detuvo para sus habitantes, pero la villa no volvió a estar en el centro del devenir histórico de la región. A pesar de ello, el castillo se conservó y actualmente se ha convertido en un espacio donde recordar ese pasado glorioso.

El Centro de interpretación del movimiento comunero castellano está instalado en la Torre del Homenaje y el adarve del castillo. Este fue dividido en tres plantas donde se recogen objetos, imágenes o sonidos que guiarán al visitante por un paseo por los principales hechos y protagonistas del movimiento.

La historia de Torrelobatón está marcada por guerras de siglos anteriores.

El objetivo es explicar de forma sencilla y didáctica un episodio de la historia de esta región muy complejo, tanto que está siendo revisado constantemente por la historiografía. Desde el Centro se quiere dilucidar cuáles fueron las claves principales y las implicaciones que tuvo para la posterior historia del territorio.

En la planta baja se hace una contextualización mostrando cómo era la situación política europea en el siglo XVI. En esta primera planta también hay distintos paneles en los que se explica la rebelión en Castilla.

La primera planta se centra exclusivamente en la Revuelta de los Comuneros; sus líderes, ciudades rebeldes y las consecuencias que tuvieron algunas batallas. Por último, en la planta alta hay una maqueta de la fortaleza y un observatorio a través del cual localizar algunos de los lugares donde hubo levantamientos.

Torrelobatón, una visita imprescindible para los amantes de la historia

Como hemos visto, a pesar de ser uno de esos pueblos de la España vaciada, Torrelobatón tuvo un importante papel en el devenir de la historia castellana.

Es por ello que, si eres de los que les fascina recorrer la geografía en busca de episodios históricos que sucedieron en las génesis de los actuales países, no puedes dejar de visitar Torrelobatón, su castillo y el Centro de interpretación del movimiento comunero.

Te podría interesar...

Un recorrido por los pueblos de Valladolid más bonitos
Mi ViajeLeerlo en Mi Viaje
Un recorrido por los pueblos de Valladolid más bonitos

Visitamos pueblos de Valladolid que destacan por su historia y también por sus monumentos. Pueblos como Tordesillas, Peñafiel o Medina del Campo.




Licenciado en Historia por la Universidad de Barcelona (2009) Máster Universitario en Historia de América Latina, Mundos Indígenas por la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla (2013). Posteriormente, David Díaz se doctoró por la Universidad de Barcelona en el programa Sociedad y Cultura: Historia, Antropología, Artes y Patrimonio con especialización en Historia de América (2018). Sus principales líneas de investigación giran en torno a los procesos de construcción de los estados nacionales latinoamericanos. Ha publicado varios artículos en revistas académicas, así como un capítulo de libro. A su vez, ha participado como ponente en congresos internacionales donde presentó algunos avances de su tesis doctoral.