Eslovenia para amantes de la naturaleza

Eslovenia es llamada el corazón verde de Europa, y no es para menos, pues el 60% de su territorio son bosques y praderas. La naturaleza ha sido sumamente generosa con esta región regalando maravillas naturales compuestas por paisajes verdes, extensos bosques ubicados en las laderas de las colinas, parques naturales y mucho más. Vamos a enseñarte los rincones naturales preferidos por los amantes de la naturaleza ¡Conozcamos Eslovenia!

Entre Austria y Croacia, se encuentra tímidamente Eslovenia, un país con apenas 2 millones de habitantes. Tiene un pasado germánico y yugoslavo e intenta sobrevivir entre dos potencias ofreciendo un turismo de calidad apoyado en la ecología, el deporte y el bienestar.

Sus montañas, valles, bosques, cuevas, cascadas, lagos y más, la convierten en un destino ideal para los viajeros amantes de la naturaleza, del deporte al aire libre y del relax. Además, estos elementos salpican el paisaje esloveno y le confieren una rica diversidad y una riqueza natural que vale la pena conocer.

Los mejores rincones naturales de Eslovenia

Parque Nacional de Triglav

Parque Nacional de Triglav en Eslovenia
Parque Nacional de Triglav – zkbld

Quienes han visitado este parque dicen que es toda una maravilla, y cómo no serlo, ya que este parque tiene como entorno los Alpes Julianos. Esta formación natural queda en la frontera con Austria e Italia y es uno de los parques más antiguos de Europa. Aquí encontrarás siete lagos y más de 400 montañas que superan los 2.000 metros.

Grutas de Postojna

Gruta de Postojna en Eslovenia
Gruta de Postojna – lapas77

Esta es la mayor gruta del karst clásico y la más visitada en Europa. Es una red de veinte kilómetros de túneles, galerías y salas. Tiene vías férreas desde 1872 y en 1884 fue tendida la línea eléctrica.

La visita por el tren y la iluminación facilita admirar la amplitud y la belleza del mundo subterráneo. Además, la gruta de Postojna muestra una extraordinaria riqueza en estalactitas y estalagmitas, formaciones calcáreas de las más diversas formas y colores.

Lago Bled

Es otra de las maravillas naturales de Eslovenia y uno de los sitios más turísticos. El lago Bled es un lago glacial junto al pueblo del mismo nombre y tiene una pintoresca isla que queda en el centro del lago.

Lago Bled en Eslovenia
Lago Bled – Alberto Loyo

Hay mucho que hacer en el lago Bled. Con riquezas naturales como aguas termales, se abre un abanico de posibilidades recreativas, por lo que es imposible no enamorarse de la zona.

Para visitar la isla puedes alquilar un bote o también una “pletna” para navegar en sus alrededores. También puedes ir de excursión y realizar una caminata donde podrás observar la naturaleza o subir a la colina que está sobre el lago. Y en verano, las playas a orillas del Bled te invitan a nadar y relajarte en sus aguas.

Cascada Savica

Cascada Savica en Eslovenia
Cascada Savica – Oleksii Gavryliuk

Esta hermosa caída de agua se encuentra en el Parque Nacional de Triglav, junto al gran lago Bohinj, muy cerca de Bled. Es alimentada por el río Savica y es uno de los afluentes del lago Bohinj. Tiene una caída de 78 metros divididos en dos saltos que terminan en aguas color turquesa. Este paisaje representa una de las mejores vistas de Eslovenia.

La propia cascada de por sí es una maravilla, pero también lo son las rutas para llegar a ella. Se puede realizar el trayecto en coche o a pie y por diferentes rutas. Para los deportistas existe una ruta que dura hora y media donde accederás a un paisaje boscoso. Pero si no quieres caminar tanto, puedes seguir una pequeña ruta de media hora subiendo por un camino de escaleras que te llevarán hasta el mirador.

Garganta Vintgar

Garganta Vintgar en Eslovenia
Garganta Vintgar – Deymos.HR

Este desfiladero es uno de los principales atractivos de Eslovenia. Fue descubierto en 1891 y dos años después fue construida la primera pasarela para atravesarlo. Esta impresionante formación natural está ubicada cerca de Bled. Su recorrido es de 1,6 kilómetros y tiene una altura entre 50 y 100 metros desde el río Ravodna.

Pero eso no es todo, por todo el camino se pueden encontrar piscinas, caminos naturales que el agua ha ido moldeando con los años y galerías. Si quieres descansar, al final de la garganta podrás disfrutar de una gran cascada y un bar donde refrescarte con alguna bebida.

“El auténtico conservacionista es alguien que sabe que el mundo no es una herencia de sus padres, sino un préstamo de sus hijos.”

-J.J. Audubon-

Una estancia en Eslovenia, el corazón verde de Europa, maravillará a los amantes de la naturaleza. Conocer sus bellezas naturales, cada una con un atractivo particular, es algo de lo que no te arrepentirás.

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar