Descubre cómo subir a la Torre Eiffel en París

Patricia Hernández · 8 abril, 2019
Si se quiere subir a la cima de la torre, conviene adquirir las entradas por Internet con antelación. Es la mejor forma de evitar largas colas.

Subir a la Torre Eiffel en París nos permite disfrutar de unas magníficas vistas de la capital francesa. Por ello, es algo imprescindible en cualquier viaje a la ciudad. En este artículo queremos darte toda la información necesaria para poder hacerlo. ¿Nos acompañas en este viaje a las alturas?

Precio y horarios para subir a la Torre Eiffel

Ascensores para subir a la Torre Eiffel
Ascensor de la Torre Eiffel

El precio depende de cómo subamos y hasta dónde lo hagamos. Ir a la segunda planta en ascensor tiene un coste de 16 euros, de 10 si se accede a través de las escaleras. El coste se incrementa 9 euros en caso de que se ascienda hasta la cima de la Torre Eiffel para así disfrutar de unas mejores vistas de la ciudad.

Jóvenes de entre 12 y 24 años pagan la mitad de estas tarifas. También pagan entrada reducida los discapacitados, mientras que los menores de 4 años entran gratis.

El monumento abre durante todo el año, a excepción del 8 de diciembre. El horario es de 9:00 a 00:45 de junio a septiembre y de 9:30 a 23:45 el resto del año. En horario de invierno, el cierre se adelanta a las 18:30 si se sube por las escaleras.

El mejor consejo es adquirir las entradas para subir en ascensor con antelación, es la mejor forma de evitar colas. Las entradas para subir por la escalera se venden solo en las taquillas de la torre.

Las distintas plantas de la Torre Eiffel

París desde la Torre Eiffel
París desde la Torre Eiffel

Como acabamos de ver, lo ideal para disfrutar de la mejor panorámica desde la construcción es subir a la cima. Sin embargo, desde la segunda planta de la Torre Eiffel también hay unas buenas vistas.

Precisamente, en esa segunda planta encontrarás el Jules Verne, un restaurante con estrella Michelin. También hay varias tiendas, como la de macarons, y espacios de restauración con una gran oferta para satisfacer todos los gustos posibles.

Desde esta planta se pueden ver algunos de los monumentos y lugares de interés de la ciudad. Por ejemplo, el Museo del Louvre, el Grand Palais, el río Sena, Montmartre, Los Inválidos o la catedral de Notre Dame. Por tanto, no hay que olvidar llevar algún dispositivo fotográfico para inmortalizarlo.

Ahora nos montamos en el ascensor. La cima está a 277 metros de altura. Tiene dos niveles diferenciados, uno al aire libre y otro cubierto, por los que poder pasear y, sobre todo, maravillarnos de tener París bajo nuestros pies.

En cuanto a los demás espacios de la Torre Eiffel, está la primera planta, de arquitectura oblicua y con un suelo de cristal. Mientras, el atrio permite descubrir la elegancia de la estructura de hierro, compensada por la fuerza de sus cuatro pilares. En ambos hay locales en los que comprar algo para comer.

Otros lugares con magníficas vistas de París

Vista de París desde la catedral de Notre Dame
Vista de París desde la catedral de Notre Dame

Además de subir a la Torre Eiffel, puedes admirar París desde otros lugares que también ofrecen unas magníficas vistas. Uno de ellos es la cúpula de la basílica del Sagrado Corazón, en la colina de Montmartre. Tiene una altura de 130 metros y desde ella se obtiene una panorámica de trescientos sesenta grados.

Igual de recomendable es subir a lo alto de la torre de Santiago, único vestigio de la iglesia de Saint Jacques de la Boucherie. Otra posibilidad es hacer la visita a los tejados de las catedral de Notre Dame, desde donde observar el centro de París, la isla de la Cité o el río Sena.

Pero, si se busca una panorámica de altura, nada como subir a la Torre Montparnasse. Tiene nada menos que doscientos diez metros de altura. Su mirador está en la planta 56 y desde él se aprecian todos los monumentos de la capital francesa, incluida la Torre Eiffel.

También se puede aprovechar e ir a una de las muchas terrazas con vistas para contemplar la ciudad mientras se toma un aperitivo o una bebida. Algunos ejemplos son la terraza del histórico Hotel Terras Montmartre, o la del lujoso Hotel Península, ubicado en el elegante distrito XVI.

Como acabamos de ver, subir a la Torre Eiffel en París es muy sencillo y nos permite conocer la ciudad desde las alturas. Una imagen que puedes completar desde otros fabulosos miradores que encontrarás en la capital francesa.