Historia de la catedral de Notre Dame de París

Sus muros han visto pasar más de ochocientos años de historia. Vamos a conocer mejor uno de los tesoros de París: su catedral.

La catedral de Notre Dame es uno de los monumentos más visitados de París. También es uno de los templos góticos más bellos de Europa y una de las iglesias que más leyendas, secretos e historias oculta. ¿Te gustaría conocer la historia de esta maravillosa construcción? ¡Pues te la contamos!

El emplazamiento de la catedral de Notre Dame 

Catedral de Notre Dame de París
Notre Dame de París – aldorado

El lugar en el que se alza la catedral de Notre Dame tiene una larga historia. Siglos antes de que se construyera el templo estos ya eran terrenos sagrados, donde celtas y romanos llevaron a cabo ceremonias religiosas.

Después, este sería el lugar elegido para levantar la primera iglesia cristiana de París, la basílica de Saint-Etienne, a la que sustituiría la catedral de Notre Dame que hoy conocemos.

Los comienzos de la catedral de Notre Dame

Fachada principal de la catedral de Notre Dame
Fachada principal – dade72

Cuando Maurice de Sully fue elegido como obispo de París en el año 1160, la ciudad estaba en pleno auge en sentido político, intelectual y económico. Por ello, el nuevo obispo creyó necesario avanzar también en sentido religioso y espiritual.

Se necesitaba un templo en honor a la Virgen María que fuera la iglesia principal de la ciudad y que reflejara el espíritu y los valores de la época. Pero para que su fama se extendiera, debía estar en un lugar urbano, lo más céntrico posible. ¿Cuál podría ser ese lugar? El solar que ocupaba la iglesia de Saint-Etienne.

En el año 1163, solo tres años después del nombramiento de de Sully, ya se había demolido el anterior templo y comenzaba a alzarse la catedral de Notre Dame. Un templo que fusionaba la idea de levantar un imponente lugar de culto con la idea de aprovecharse de todas las innovaciones de un nuevo estilo arquitectónico: el gótico.

Las obras de la catedral se hicieron con celeridad y sin interrupciones, gracias a que se consiguió el apoyo financiero del todas las clases sociales. Así, las obras no se prolongarían más de un siglo.

En el año 1182 ya se celebraban cultos en el coro, en el 1250 se habían concluido capillas y torres de la fachada y en 1267 ya se habían edificado los brazos del transepto.

Los constructores de la catedral de Notre Dame

Interior de la catedral de Notre Dame
Interior de la catedral – VLADJ55

Fueron varios los arquitectos que dirigieron los trabajos de construcción de la catedral. Entre ellos se puede mencionar a Jean de Chelles, Pierre Montreuil, Pierre de Chelles o Jean Ravy.

Mientras tanto, Jacques el Chevallier fue el maestro vidriero encargado de crear las colosales obras de arte que se pueden ver en forma de ventanales en el interior de Notre Dame.

Las reformas de la catedral de Notre Dame

Gárgolas de la catedral de Notre Dame
Gárgolas – José Ignacio Soto

A lo largo de su historia la catedral ha sufrido diversas modificaciones. La más importante se realizó en el siglo XVII, con el fin de adaptar algunos de sus espacios a los gustos de la época y al estilo del momento: el Barroco.

Durante la Revolución Francesa el templo sufriría daños de consideración. Pero décadas después, en pleno auge del Romanticismo, se decidiría emprender una ambiciosa restauración. Los arquitectos encargados fueron Eugène Viollet-le-Duc y Jean-Baptiste Lassus. De esa época, son, por ejemplo, parte de las famosas gárgolas.

“Restaurar un edificio no es mantenerlo, arreglarlo o hacerlo de nuevo, es restablecer un estado completo que no puede haber existido nunca en un momento dado.”

-Viollet-le-Duc-

Elementos imprescindibles de la catedral de Notre Dame

Esta catedral es magnífica en todos los sentidos. Pero hay dos aspectos en los que debes fijarte especialmente cuando la visites.

La fachada occidental

Fachada de la catedral de Notre Dame
Fachada – Vereshchagin Dmitry

Esta fachada es la más espectacular de la catedral. Sus tres puertas esconden multitud de detalles que se pueden admirar fácilmente desde el año 2000 gracias a una limpieza que se llevó a cabo y que duró diez años.

El órgano

No podríamos hablar de la catedral de Notre Dame sin hablar de su órgano. Un instrumento que se fue mejorando y ampliando a lo largo de los siglos y que todavía hoy se puede escuchar. Se le considera uno de los más hermosos del mundo.

Como ves, la catedral de Notre Dame tiene una historia increíble. Una historia que refleja la de la propia ciudad en la que se levanta desde hace más de ochocientos años.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar