Guía Michelin: todo lo que hay que saber

· 18 septiembre, 2017

Cada año se publica una nueva edición de la Guía Michelin. Seguro que has oído hablar de ella, o incluso puede que la hayas usado para buscar algún restaurante. Pero también es cierto que no todo el mundo sabe en qué consiste ni cómo se creó. A continuación, te damos la información necesaria para conocerla con todo detalle.

¿Qué ofrece la Guía Michelin?

Pues bien, la Guía Michelin presenta una selección de establecimientos culinarios de calidad contrastada. La máxima distinción que otorga son las tres estrellas (indican una cocina excepcional que justifica de por sí el viaje).

Resturante Arzak, uno delos establecimientos de la guía michelin
Resturante Arzak – Kent Wang / Flickr.com

Pocos son los restaurantes que han alcanzado las tres estrellas: Lasarte, Akelare, Arzak, Azurmendi, DiverXO, El Celler de Can Roca, Martín Berasategui, Quique Dacosta y Sant Pau.

En el apartado de dos estrellas (señalan calidad de primera clase en su tipo de cocina) están incluidos 23 restaurantes, repartidos por toda la geografía española. Y con una estrella (designa un restaurante muy bueno en su categoría) hay cientos de establecimientos.

La lista aumenta año tras año con la incorporación de nuevos locales, mientras que otros desaparecen. También se incluyen los más destacados de nuestro país vecino: Portugal.

¿Cómo se eligen los restaurantes de la guía?

Existen inspectores que viajan de forma anónima. La frecuencia de su visita depende de las estrellas a las que opte cada uno. Así, los que pueden hacerse con una, reciben cuatro visitas; con dos, al menos 10; y con tres, innumerables, así como las del elenco de directivos de la guía.

Plato de un restaurante de la guía Michelin
Ale Feldman /Flickr.com

En cuanto a los criterios, hay varios: la selección de los productos, el dominio de los tiempos de cocción y de los sabores, la personalidad del cocinero plasmada en el plato, la relación calidad-precio, la regularidad y la constancia.

Una vez ganada la estrella, los restaurantes gozan de una enorme publicidad, lo que se traduce en un aumento de clientes y en un mayor reconocimiento a nivel mundial, entrando así en el selecto circuito de ‘turismo gastronómico’. Sin embargo, esto también implica una mayor inversión. Tal es la exigencia, que algunos han decidido rechazar la distinción, aunque no es lo habitual.

Con toda esta información ahora solo falta elegir el restaurante que mejor se adapte a nuestras preferencias.

Para ello, la página web de Guía Michelin es una buena herramienta. Primero hay que seleccionar la ciudad que nos interesa y después el tipo de comida que nos gusta: contemporánea, clásica, mexicana, japonesa…. Hay un sinfín de posibilidades. Además, se puede buscar por precio, estrellas obtenidas, servicios (parking, aire acondicionado, acceso para minusválidos…) o ambiente (terraza, parque o jardín…).

Historia de la guía

En 1889, los hermanos André y Edouard Michelin fundaron la empresa de neumáticos que lleva su nombre. Un año después, para apoyar el desarrollo de dicha empresa, decidieron regalar con cada compra una guía publicitaria. Esta incluía mapas, instrucciones para cambiar una rueda y un listado de lugares donde repostar, comer o alojarse.

Restaurante de la Guía Michelin
Ale Feldman / Flickr.com

No fue hasta 1920 cuando la guía comenzó a comercializarse y a proporcionar información relativa a la calidad de los restaurantes. Hasta entonces solo se citaban aquellos que formaban parte de los hoteles. Más tarde, entre 1926 y 1931, empieza a forjarse la clasificación actual de estrellas. A partir de ahí, fue evolucionando hasta convertirse en lo que es hoy en día: un referente mundial de la gastronomía.

“Lo bonito de viajar y comer en culturas distintas está en buscar lo bueno de cada sitio, lo nuevo, y disfrutar del momento.”

-Ferrán Adrià-

Bib gourmand

Además de los restaurantes que ostentan alguna estrella, la guía Michelin recomienda otros con una estupenda relación calidad precio. Son los conocidos ‘Bib gourmand’. De esta forma, la guía cubre un abanico muy amplio de locales, adaptándose en todo momento a las necesidades de sus lectores.

Esta distinción fue creada en 1956 y está formada por doscientos ochenta y cinco restaurantes donde se puede comer por menos de treinta y cinco euros. En la web de la guía, al igual que pasaba con los que tienen estrellas Michelin, se puede consultar el listado.