Dead Chicken Alley: el arte urbano de Berlín

Elena Blanco · 8 abril, 2019
Es uno de los rincones más singulares e irreverentes de la capital alemana. Un callejón donde disfrutar del arte urbano en su máxima expresión.

Uno de los lugares más desconocidos de la capital alemana es Dead Chicken Alley. Es cierto que no mucha gente sabe de su existencia, pero es un sitio que no pasa desapercibido a quien lo visita. Una característica de la ciudad es el arte urbano y callejero, presente casi a cada paso, y Dead Chicken Alley es su máximo exponente. Te contamos todos los secretos de este peculiar punto de Berlín.

Qué es Dead Chicken Alley

Dead Chicken Alley no es otra cosa que un callejón. Surgió por un grupo de jóvenes que se hacían llamar «Los Pollos Muertos». En Berlín había una normativa que prohibía que se pintara en las paredes, por lo que estos chicos compraron esta callejuela para poder expresar su arte.

Mural en Dead Chicken Alley
Mural en Dead Chicken Alley – Joan / Flcikr.com

En aquel momento, justo después de la caída del Muro, la ciudad se encontraba en plena expansión del arte callejero y tenía ansias de libertad. Y Dead Chicken Alley dio la llave para poder hacerlo.

Este callejón es una especie de museo al aire libre que sigue vivo gracias a las contribuciones de muchos visitantes. Incluso tú puedes dejar tu seña, tu mensaje, tu expresión. A cambio, solo tienes que dejar un pequeño donativo para la causa.

Es, sin duda, un lugar diferente a todo lo que hayas podido ver antes. Incluso a todo lo que hayas podido ver en Berlín (donde muchos lugares te dejarán sin palabras). Puedes visitarlo cientos de veces, no importa, cada vez que vayas descubrirás algo nuevo.

Muchos de los que allí han estado aseguran que es verdaderamente difícil avanzar. Todo te llamará la atención y querrás descubrir cada rincón sin perderte nada. Por ello, te recomendamos que vayas con tiempo y dispuesto a perderte.

Cómo llegar a Dead Chicken Alley

Bares en Dead Chicken Alley
Bares en Dead Chicken Alley – Carlos Pacheco / Flickr.com

Durante tu visita a Berlín te moverás especialmente por Mitte, o lo que es lo mismo, el centro histórico de Berlín. Dead Chicken Alley se encuentra en esta zona, concretamente, está en el número 39 de Rosenthaler Strasse. Apenas necesitarás unos 15 minutos caminando desde Alexanderplatz para llegar hasta allí.

Es una calle, tiene un número… sería relativamente fácil encontrarlo. Nada más alejado de la realidad. Lo más seguro es que te cueste bastante encontrarlo, pues desde la entrada apenas se divisa lo que esconde en su interior.

Además, es una zona llena de gente, de bares, de restaurantes… Difícilmente te fijarás en él. Así que cuando estés a punto de llegar, agudiza todos tus sentidos para prepararte a lo que vas a descubrir en poco tiempo.

El contraste entre el barrio y el callejón es espectacular. Se encuentra en una de las zonas más concurridas y comerciales de Berlín, Hackescher Market. Y en cuanto cruzas la entrada, apareces en un auténtico oasis lleno de muestras de arte por todas partes.

Qué hacer en Dead Chicken Alley

Como ya podrás suponer, la principal atracción de Dead Chicken Alley es disfrutar de los grafitis y de diferentes muestras de arte callejero que hay allí.

Las malas lenguas dicen que incluso el mismísimo Banksy dejó su huella en algún lugar del callejón. También los famosos The London Police o Basquiat tienen algunas muestras de sus trabajos allí. Así que, si te gusta el arte urbano, este es tu lugar.

Interior del Monsterkabinett en Dead Chicken Alley
Interior del Monsterkabinett – Jieun Kang / Flickr.com

Pero no solo eso, ya que Dead Chicken Alley tiene más cosas por hacer. Por ejemplo, hay dos peculiares bares en los que tomar algo por un precio asequible (al menos en comparación a los precios berlineses).

Uno se encuentra justo a la entrada y otro al final del callejón. El mejor es el segundo, puesto que desde él puedes disfrutar más de las pinturas. Además, durante la noche se llena de gente bastante moderna y diferente, y el ambiente es 100% berlinés.

También cuenta con dos interesantes museos. El primero es Monsterkabinett, o lo que es lo mismo «La galería de los monstruos». Es una exposición de figuras y esculturas que, en conjunto, ofrecen una imagen bastante tétrica.

El segundo es «Anne Frank: hier&heute». Se trata de un conjunto de fotografías y testimonios relacionados con el diario ficticio de Otto Heinrich Frank. La entrada a esta galería es de 5 €.

Fotografía principal: Dee Ghost / Flickr.com