Conoce el castillo de Maniace en la isla de Ortigia

15 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la historiadora del arte Cristina Moreno
Una imponente mole defensiva a orillas del mar, así es el castillo de Maniace que desde el siglo XIII defiende la ciudad de Siracusa.

El castillo de Maniace se alza majestuoso en el extremo de la península de Ortigia, en la isla italiana de Sicilia. Se trata de un imponente edificio defensivo clave en la historia de Siracusa que vamos a visitar. ¿Nos acompañas?

El origen del castillo de Maniace

Vista del castillo de Maniace

Su origen se encuentra en una antigua fortaleza construida en el siglo XI sobre la que el emperador Federico II de Svevia construyó el edificio que podemos contemplar en la actualidad. Lleva el nombre de Giorgio Maniace, un personaje muy importante para la historia de Siracusa, pues fue quien en el año 1038 reconquistó la ciudad, hasta entonces en manos árabes.

Se trata así de una fortaleza ubicada en un punto estratégico para la protección de la isla de Ortiga, por lo que fue codiciada por muchos. En 1282 sufrió un asalto y fue conquistada por la dinastía italiana de los Angioini, hasta que en 1302 el rey Federico III de Aragón, rey de Sicilia, firmó la paz con los Angioini.

El castillo quedó ligado a la Corona española y allí se alojaron personajes tan destacados como Germana de Foix, la segunda esposa del rey Fernando el Católico, con quien se casó a los 18 años.

El edificio

Acceso al castillo de Maniace

Se trata de una imponente mole de piedra cuya estructura es perfectamente cuadrada. En las esquinas se alzan las características torres circulares con terraza superior. En una de ellas se instaló un faro para ayudar a los navegantes que se acercaban a la costa siracusana. E impresiona la perfección y pureza de sus muros construidos con sillar de piedra perfectamente tallada.

Su arquitecto, Riccardo da Lentini lo construyó entre 1232 y 1239, poco tiempo después de que su promotor volviera de las cruzadas en Tierra Santa. Y para ello, se reforzó la plataforma sobre la que se ubica, también con torres cilíndricas defensivas y piedra de cantería.

Algunas ventanas góticas de silueta alargada permiten el paso de la luz al interior de la fortaleza. Y estrechas saeteras permitían la defensa si el enemigo llegaba hasta sus puertas. Para llegar a él hay que pasar por un puente de piedra construido durante una de sus ampliaciones. Este lo separa del bullicio de las calles del centro histórico de Siracusa.

Bajo el puente se situaba un foso defensivo que potenciaba la seguridad del castillo de Maniace. Al final del puente hay que traspasar una puerta defensiva que se abre a una gran explanada en la que se encuentra el magnífico castillo.

El acceso a la fortaleza

Patio del castillo de Maniace

La puerta de acceso es uno de los elementos más característicos de este recio edificio. Es una puerta de estilo gótico con mármoles de diferentes colores sobre la que se encuentra el águila bicéfala, emblema del emperador Carlos V.

En origen estaba flanqueada por dos arietes griegos del siglo IV a.C. hechos en bronce. Sin embargo, en la actualidad han cambiado de ubicación y podemos ver uno de ellos en el Museo Arqueológico de Siracusa.

Su interior denota su finalidad defensiva con varias estancias para el ejército que se alojaba en el castillo de Maniace para así defender la ciudad de Siracusa y su posición en el mar Mediterráneo. Sin apenas decoración interior, las puertas de entrada de cada una de estas estancias es en arco y no de muy grandes dimensiones. Y se abren a pequeños patios que sirven como distribuidores.

La visita al castillo de Maniace y sus alrededores

Sala de banquetes

En la actualidad, forma parte del patrimonio de Defensa y solo se puede visitar parte del mismo, pero pasear por sus murallas merece la pena. Puede realizarse de lunes a sábado en diferente horario. Y disfrutar junto a él de un amanecer o un atardecer es una experiencia maravillosa.

Recientemente ha sido restaurado y su visita te permitirá ver la grandiosidad de todo su sistema defensivo de muralla, torres, puente y foso, elevándose junto al mar.

En los alrededores se pueden contemplar algunos de los elementos más significativos de Siracusa. Entre ellos, cabe destacar la Piazza del Duomo y su impresionante catedral, realizada sobre el templo de Atenea del siglo V a.C. Además, hay que pasear por la Via della Maestranza, la calle principal de esta urbe en la que se alzan los principales palacios de la hermosa ciudad de Siracusa.

  • Alberti, S. A., Antonelli, F., Cancelliere, S., Lazzarini, L., Mannuccia, F., & Santalucia, F. (2000). Castelmaniace, Syracuse (Sicily): the deterioration of the marble of the monumental portal and window. In Proceedings of the 9th International Congress on Deterioration and Conservation of Stone, Venice, June 19-24, 2000.
  • Siracusa. AgenziaNationalle di Turismo. Recuperado de http://www.italia.it/es/descubre-italia/sicilia/siracusa.html