5 secretos del palacio de Carlos V en la Alhambra

Este artículo fue redactado y avalado por la historiadora del arte Cristina Moreno
5 agosto, 2019
Ubicado en uno de los monumentos más visitados del mundo, el palacio de Carlos V es un edificio que aún esconde miles de secretos. ¿Quieres conocerlos?

El palacio de Carlos V es una maravilla del Renacimiento español que podemos visitar dentro del conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife, en la ciudad de Granada. Un edificio aún desconocido para muchos y que es, sin duda, el mejor palacio renacentista con el que contamos en España.

1. El palacio de Carlos V lo proyectó un pintor

Fachada del palacio de Carlos V
Fachada del palacio

Efectivamente, su principal artífice, Pedro Machuca, había recibido formación como pintor, no como arquitecto. Y, aunque como todo buen hombre del Renacimiento debía saber de todo, lo cierto es que él había estudiado pintura. Si bien, pasará a la historia como el arquitecto del palacio de Carlos V.

A él se deben también varias reformas en los palacios nazaríes, como son las habitaciones de Carlos V o el patio llamado de Pedro Machuca, por ser su lugar de residencia durante los años de construcción del palacio renacentista.

Pedro Machuca se había formado en el entorno de Miguel Ángel y Rafael en Italia. Muchos documentos de la época hablan de un tal Petro Spagnolo que se ha relacionado con Machuca. Y además, existen evidencias de su colaboración en las Estancias Vaticanas y en la Capilla Sixtina.

2. El palacio de Carlos V se llamó Palacio Nuevo

Patio del palacio de Carlos V
Patio del palacio

Se hizo así para diferenciarlo de los palacios de época nazarí, que pasaron a denominarse Palacios Viejos. Y es que a la llegada de Carlos V a Granada tras su boda en Sevilla, ordenó que se construyera un palacio nuevo. Este serviría como antesala a los ya existentes.

Esto se debió a que en ese momento la Corte era itinerante y el séquito que acompañaba al rey era muy numeroso. Por ello, necesitaba más espacio para alojar a todo su personal administrativo, nobles, miembros del ejército, músicos, artistas, etc.

Es así que, influenciado por el gobernador de la Alhambra, Luis Hurtado de Mendoza, encarga a Pedro Machuca que construyese este palacio renacentista, que conocemos en la actualidad como palacio de Carlos V.

3. Planta y estilo son ejemplo de arquitectura ‘a lo romano’

Su planta y alzado incluyen todos los elementos que eran importantes en la arquitectura renacentista. Una arquitectura que defendía la vuelta a lo romano, es decir, la proporción, la simetría y el uso de los órdenes arquitectónicos.

Sin embargo, en él encontramos una planta de lo más original, pues el círculo de su patio se inscribe a la perfección en su planta cuadrada. Incluye en una de sus esquinas una capilla octogonal, una figura geométrica muy utilizada en el Renacimiento.

4. No destruyó ningún palacio nazarí

Escalera del palacio
Escalera del palacio

Tradicionalmente, se insistido en que la construcción del palacio de Carlos V supuso la pérdida de la fachada del palacio de Comares. Incluso, hubo quien dijo que este palacio destruyó otro de época nazarí. Afortunadamente, nada de ello ocurrió.

Lo único que se destruyó fue una pequeña parte de una crujía del patio de Comares. Es más, Carlos V quedó tan maravillado por los palacios nazaríes que impuso como condición para la construcción del Palacio Nuevo que comunicase directamente con ellos. Así, unas escaleras descienden desde uno de los lados del palacio de Carlos V hasta el patio de Comares.

5. El palacio de Carlos V nunca se terminó

Planta del patio del palacio de Carlos V
Patio del palacio

Si bien las obras se iniciaron en 1533, el edificio pasó por muchos arquitectos y varios periodos de inactividad. Así, durante los años comprendidos entre 1533 y 1550, Pedro Machuca construiría la mayor parte del mismo, dejando terminadas las fachadas, excepto la de poniente y la de mediodía.

Su hijo, Luis Machuca le sucedería en la dirección, realizando el patio circular hasta 1568. Ese año, la rebelión de los moriscos suspendería las obras por la falta de financiación. Así, el palacio estaría quince años sin movimiento.

Y será en 1619 cuando se complete la columnata superior del patio, hasta que en 1637 volvieron a suspenderse las obras, quedando el palacio sin cubrir. Así, será el arquitecto conservador de la Alhambra, Leopoldo Torres Balbás, quien reinicie las obras para destinarlo a museo. Y por fin quedará cubierto en 1958, bajo la dirección del arquitecto Francisco Prieto Moreno.

Así y todo, el palacio de Carlos V no se ha llegado a terminar. Pues se piensa que sus paredes internas debieron proyectarse con pinturas a modo del palacio de Santa Cruz del Viso del Marqués. Y asimismo, faltaría todo el programa escultórico del interior.

  • Galera Mendoza, E. (2011). Luis Machuca, arquitecto e ingeniero militar. In Pulchrum. Scripta varia in honorem Ma Concepción García Gainza.
  • Hernández Soriano, R. (2008). El palacio revelado: Palacio de Carlos V: La Alhambra, Granada TT - The palace revealed: Palace of Carlos V: La Alhambra, Granada. PH: Boletín Del Instituto Andaluz Del Patrimonio Histórico, 2009 AGO; (71).