Las leyendas que encierran los muros de la Alhambra

Este artículo fue redactado y avalado por la historiadora del arte Begoña Ibáñez
· 1 abril, 2019
Su belleza ha inspirado relatos y canciones. No solo eso, sino que la Alhambra es protagonista de todo tipo de leyendas y mitos.

Mimetizada a la perfección con el enclave natural granadino, dominado por Sierra Nevada, la ciudad palatina de la Alhambra es el monumento más reconocido del arte nazarí. Su llamativa construcción, su decoración única y su grandeza arquitectónica atraen cada año a visitantes de todas partes del mundo.

Dejando a un lado los aspectos técnicos, uno de los mayores atractivos son las incontables leyendas y mitos que la inundan. Algunas de ellas inspiraron a Washington Irving para escribir su reconocida obra Cuentos de la Alhambra¿Quieres conocer estas historias?

El Patio de los Leones de la Alhambra

Patio de los Leones de la Alhambra
Patio de los Leones

Es, quizás, uno de los rincones mas fotografiados y emblemáticos. Sin embargo, la leyenda que esconde este espacio sobre su origen no es tan bella como su arquitectura.

Se cuenta que llegó al palacio la princesa árabe Zaira, acompañada de su malvado padre, el rey. La muchacha guardaba un talismán de su difunta madre. Enamorada de un joven que la visitaba en secreto, un día fueron sorprendidos por el soberano.

Condenado su amado a morir, la princesa entra en los aposentos reales para pedir clemencia. Pero encuentra un diario. Sus páginas le revelan la verdad sobre el asesinato de sus padres a manos del falso rey y sus once hombres.

Zaira, invadida por el odio, llama al monarca y a sus hombres al patio. Allí, la magia del talismán los convierte en doce leones de piedra y se cumple la venganza.

La Torre de las Infantas

Interior de la Torre de las Infantas
Interior de la Torre de las Infantas – Salvador Fornell / Flickr.com

Otro de los lugares más encantados de la Alhambra. Una de sus fábulas más conocidas cuenta que Muhammad VII, el sultán que construyó esta torre, tenía tres bellas hijas: Zaida, Zoraida y Zorahaida.

Advertido por sus astrólogos sobre el futuro de las princesas, las recluyó en el castillo de Salobreña. Un día, tras desembarcar en la playa un grupo con caballeros cristianos presos, las hermanas se enamoraron al instante de tres de ellos. Entonces, vuelven al palacio por mandato de su padre, que las encierra en la torre.

Apenadas por la lejanía de sus amados, que habían logrado escapar, reciben noticias para escapar con ellos. La noche de la huida, Zaida y Zoraida bajan por el balcón. Pero cuando llega el turno de Zorahaida, esta se arrepiente de abandonar a su padre y finalmente se queda sola.

Sin embargo, el sultán, debido a la fuga de sus hermanas, descarga toda su furia contra la menor de sus hijas. No le permite volver a salir de la torre. La joven murió de pena y su espíritu se quedo allí atrapado.

Este es uno de los espacios mas bellos de la Alhambra, ya que cuenta con una decoración extremadamente delicada. Visitarla es transportarse a otro mundo.

Zorahaida es protagonista de otras hermosas leyendas, como la Rosa de la Alhambra. En ella, se le aparece a una muchacha que llora por amor junto a la fuente de la torre. El fantasma de Zorahaida la aconseja y le regala un laúd de plata.

La doncella adquiere fama gracias a su instrumento y llega hasta la Corte, donde la conocen como la Rosa de la Alhambra. Allí, se reúne de nuevo con su amado.

La Sala de los Abencerrajes

Cuadro que representa la matanza de los Abencerrajes
«La matanza de los Abencerrajes», Mariano Fortuny – Wikimedia Commons

Una leyenda sangrienta la que corre por este famoso salón de la Alhambra. Bajo su espectacular cúpula de mocárabes se dice que vivía la familia noble de los Abencerrajes. Tenían como enemigos a la familia de los Zenetes, los cuales urdieron una estratagema para acabar con sus rivales.

Corrieron la voz de una relación amorosa entre la sultana y uno de los Abencerrajes, despertando la cólera del sultán. Este, durante una fiesta, mandó decapitar a los 37 caballeros de la familia. Algunos cuentan que el color rojizo de la taza de la fuente es por las manchas de la sangre derramada.

Nos enseñó también unas grandes manchas rojizas en el pavimento, señales de su sangre, que, según la tradición popular, nunca se borrarán.

-Washington Irving-

Otras leyendas de la Alhambra

Joven tocando la Torre de la Vela
Torre de la Vela

Son muy numerosos los mitos que encierran sus muros. Se cree que es un gran reloj solar y que se pueden seguir las horas del día a través de sus estancias. Otro se refiere a la mano esculpida en la Puerta de la Justicia, que si alguien lograra tocar conquistaría el palacio.

Mientras, jóvenes solteras siguen tocando la campana de la Torre de la Vela el Día de la Toma para casarse. Y, por supuesto, está la leyenda de Boabdil sobre la colina que hoy lleva su nombre suspirando por lo perdido y oyendo las palabras de su madre: «Llora cómo mujer lo que no has sabido defender como hombre».

Amores, desamores, venganzas, luchas de poder, masacres, etc. Este es un lugar único en el mundo, rebosante de magia y con historias que solo pueden cobrar vida al pasear por la Alhambra.