Visita la casa del escritor Ernest Hemingway

· 13 febrero, 2019
En esta casa vivió Hemingway casi diez años. Y en ella escribió algunas de sus obras más reconocidas.

La casa de Ernest Hemingway en Cayo Hueso es una visita más que atractiva. La construcción mantiene el aspecto original que tenía cuando el escritor vivía en ella con su familia, y es de enorme interés. De hecho, está considerada Monumento Histórico Nacional de los Estados Unidos.

Residencia de Ernest Hemingway en Cayo Hueso

Exterior de la casa de Ernest Hemingway
Casa de Ernest Hemingway – annaspies / Flickr.com

El famoso escritor eligió Cayo Hueso, en Florida, para establecer una de sus residencias. En ella vivió durante casi diez años con su mujer Pauline y sus hijos Patrick y Gregory. Más concretamente, entre 1931 y 1940.

Fue en el periodo en el que vivió en esta casa cuando Hemingway escribió algunas de sus obras más famosas. Entre ellas, Tener y no tener, Por quién doblan las campanas o Las verdes colinas de África.

La vivienda fue propiedad de Ernest Hemingway hasta su muerte en 1961. Después, su viuda la vendió a Bernice Dickson, fundadora de la casa museo que vamos a visitar. Y gracias a ello, hoy cualquiera puede conocer, de cerca cómo fue la vida cotidiana de este reconocido autor estadounidense.

El hombre que ha empezado a vivir más seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera

-Ernest Hemingway-

Qué ver en la casa de Ernest Hemingway

La casa consta de un amplio jardín con piscina, un edificio anexo en el que Ernest Hemingway escribía sus obras y dos plantas. En la primera se encuentra el comedor, entre otras estancias. Allí se pueden ver fotos del autor con sus distintas esposas (estuvo casado cuatro veces), y muebles de origen español que datan del siglo XVII.

Escritorio de Hemingway
Escritorio de Hemingway – Adam Wells / Flickr.com

Del comedor pasamos a la cocina, con azulejos en la pared y platos finlandeses. También se visita la sala del desayuno, cuyas paredes están decoradas con cerámicas portuguesas. En ambas, así como por toda la casa, hay lámparas colgantes francesas, españolas e italianas que fueron adquiridas por su esposa Pauline.

Subiendo las escaleras está la habitación del matrimonio. Allí se puede ver un gato de cerámica que Pablo Picasso regaló a Hemingway. Y es que el escritor era un apasionado de los mininos. De hecho, llegó a convivir con unos 50, y en el jardín tenía un cementerio para ellos. Aún existe, por lo que es posible visitarlo.

Como curiosidad, los descendientes de esos gatos aún rondan por la casa. Muchos tienen la peculiaridad de contar con ¡seis dedos! Esto es propio de aquellos que fueron traídos por algunos capitanes de barcos desde Boston en los años veinte. Mientras, los habitantes del lugar lo atribuyen a que dan buena suerte.

En el exterior también está ubicada la piscina, la primera que se hizo en Cayo Hueso. Eso sí, costó 20 000 dólares, más del doble que la casa. Con ella Pauline trató de sorprender a Hemingway, pero este, al enterarse del precio, se enfadó y le entregó un centavo a su mujer, diciéndole que era lo que le quedaba tras la compra.

Horario, precio y ubicación de la casa de Hemingway

Figura de Ernets Hemingway
Figura de Hemingway – Ben Beiske / Flickr.com

La vivienda abre todos los días del año, de nueve de la mañana a cinco de la tarde. En ese periodo se puede realizar una visita guiada de media hora de duración.

Para ello, solo hay que dirigirse al número 907 de Whitehead Street. Está a unos pocos pasos de la calle principal de Cayo Hueso, Duval Street, a la que también se debe acudir.

Respecto al precio, los adultos deben pagar una entrada de 14 dólares y los niños de entre seis y doce años, de seis. Mientras, los menores de cinco años de edad pueden acceder de manera totalmente gratuita. Eso sí, viene bien saber que no se puede pagar con tarjeta de crédito, ya que solo se admite dinero en efectivo.

Si además de visitar la casa de Ernest Hemingway quieres conocer otros encantos de Cayo Hueso, como Southernmost Point o Lighthouse Museum, puedes aprovechar para realizar una excursión desde Miami. El coste ronda los 60 euros y es de entre cinco y seis horas de duración. Desde luego, no te arrepentirás.