Cabo Verde, un placer que nadie puede resistir

· 12 febrero, 2016

El archipiélago de Cabo Verde, en la costa occidental africana, es una de esas joyas que oculta el océano Atlántico. Un tesoro con mil caras, ya que cada una de sus diez islas puede ofrecer atractivos de lo más variado. Desde playas placenteras hasta zonas desérticas o volcanes. También este país ofrece desde un patrimonio histórico fruto de su pasado colonial hasta una animada noche de música y baile. En fin, Cabo Verde, es un placer que nadie puede resistir.

Las islas de Cabo Verde son diez: Santiago, Fogo, Brava, Santo Antao, San Vicente, Sal , Santa Luzia, Sao Nicolay, Boa Vista y Malo, además de otros islotes menores. Cada una de ellas es diferente de su vecina, pero a la vez todas tienen motivos para su visita y puntos en común, como son su exquisita gastronomía, su riqueza cultural y un pasado triste como puerto de esclavos y colonia portuguesa.

Aquí os vamos a presentar las principales islas del archipiélago,  y en las que la oferta turística es mayor.

Islas de Cabo Verde

1. La isla de Sal

La isla de Sal es la más turística del conjunto, sobre todo por la gran playa que se despliega en la población de Santa María. Un lugar ideal para disfrutar del Atlántico, sobre todo por parte de los amantes del windsurf, ya que aquí hasta se han celebrado incluso campeonatos mundiales de ese deporte náutico dadas las excelentes condiciones para esta práctica.

Isla de Sal en Cabo Verde
Isla de Sal – Samuel Borges Photography

No obstante hay otros deportes que atraen a los viajeros, como pueden ser la pesca o el submarinismo. Todo ello hace que aquí se acumulen los hoteles de las cadenas extranjeras, y que la isla de Sal posea el aeropuerto internacional que es la principal vía de entrada al país.

2. La isla de Sao Vicente

La segunda gran entrada a Cabo Verde es el puerto de la ciudad de Mindelo, donde atracan distintos cruceros que recorren la zona occidental de África y que pasan por puertos como de la ciudad de Dakar, en el vecino Senegal.

Y la verdad es que la ciudad de Mindelo no engaña y no defrauda. Tiene su pequeña playa a las afueras, pero sobre todo es atractiva por su casco histórico.

Mindelo en Cabo Verde
Mindelo – Frank Bach

Allí se encuentran varios mercados o plazas repletas de murales cerámicas que relatan la historia de la ciudad y de todas las islas hermanas. Pero sobre todo hay varios cafés y bares que muestran uno de los emblemas caboverdianos, su música, cuya versión más internacional son las mornas. Y es que Mindelo está considerada la capital cultural del país.

3. La isla de Santiago

Si Santa María en la isla de Sal es la capital turística, y Mindelo en San Vicente es la capital cultural, la capital administrativa propiamente dicha de Cabo Verde es Praia, en la isla de Santiago. Una urbe animada y también cada vez con más capacidad turística en cuanto a alojamiento y restaurantes para degustar la cocina criolla.

Isla Santiago en Cabo Verde
Isla Santiago – Samuel Borges Photography

No obstante, si se visita la isla de Santiago, hay que aprovechar para salir de la ciudad y darse una vuelta por los alrededores. La isla tiene unos paisajes de gran riqueza botánica y vegetal, mucho más en comparación con las tierras desérticas de las islas de Sal o Sao Vicente.

Aunque si se viaja a Cabo Verde y uno quiere disfrutar de unos paisajes verdes, casi propios de la jungla tropical, entonces ha de desplazarse a la isla de Santo Antao, donde abundan sobre todo los alojamientos de carácter rural y natural.

“De vez en cuando vale la pena salirse del camino, sumergirse en un bosque. Encontrará cosas que nunca había visto.”

-Alexander Graham Bell-

4. La isla de Fogo

Ya hemos dicho que cada isla de Cabo Verde tiene sus atractivos y si se tiene tiempo se puede viajar de isla en isla durante un tiempo. Para ello hay que aprovechar los vuelos internos que hay entre algunas de las islas y sobre todo los ferrys que las unen, si bien en el caso de las islas más pequeñas a veces la frecuencia puede ser desesperante.

Isla de Fogo en Cabo Verde
Isla deFogo – LivetImages

No obstante, antes de acabar nuesto recorrido por Cabo Verde, merece la pena acercarse hasta la isla de Fogo, de fuego en su traducción del portugués. Y eso se debe a la presencia de un increíble volcán que con sus 2.829 metros de altura domina toda la isla y organiza la vida de sus habitantes. De hecho, es muy curioso ver como toda la población ocupa el volcán desde las orillas del mar hasta prácticamente su cráter.