La asombrosa arquitectura de Singapur

30 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la especialista en Asia Oriental María Belén Acosta
Te invitamos a conocer en detalle la arquitectura de Singapur en este recorrido. Nos remontamos a principios del siglo XIX para entender el valor de su evolución y sus símbolos actuales.
 

Cada año, miles de turistas de todo el mundo quedan asombrados ante la arquitectura de Singapur. Esta joya moderna situada en el sudeste asiático sorprende por su fusión entre tradición y nuevas tecnologías. Pasear por sus avenidas flanqueadas por rascacielos es toda una experiencia para aquellos que disfrutan de la vida más cosmopolita.

Los orígenes de la arquitectura de Singapur

Las bases de la arquitectura de Singapur se remontan al año 1819, fecha en la que se establece el primer asentamiento británico. La arquitectura vernácula de por aquel entonces se basaba en los kampong, las casas rurales típicas de los malayos.

Estas estaban construidas sobre pilotes, elevadas sobre el suelo, para prevenir posibles inundaciones. Sus techos se cubrían con hojas de palma y las paredes se construían con bambú, con el fin de poder agregar nuevas habitaciones según las necesidades de la familia.

El nombre que más resuena en la historia de la ciudad es el de Sir Stamford Raffles. Este famoso arquitecto fue quien realizó el diseño final de la metrópoli, en al año 1822, que se mantiene aún en la actualidad. Sería Raffles quien especificara cada área de Singapur, desde las zonas destinadas para oficinas gubernamentales hasta la creación de un jardín botánico.

Sin embargo, aunque Raffles optó por mantener un estilo de vivienda más cercana a la arquitectura malaya, sería George Drumgoole Coleman, el primer arquitecto formado en la misma Singapur, quien introdujera el cemento y el estuco del estilo europeo en la ciudad.

 

Aquí es cuando comienza la revolución arquitectónica de Singapur, en pleno siglo XIX, y comienzan a hibridarse ambas tendencias. Los dos edificios de este período —que aún pueden verse en la ciudad— son las shophouse y los bungalow en blanco y negro. Estos últimos solían ser las residencias de altos cargos del gobierno y militares.

Esta evolución daría paso a los inicios del art déco, propulsor de la introducción de los avances tecnológicos necesarios para la construcción de grandes edificios.

La arquitectura de Singapur en la actualidad

Al igual que sucede con la mayoría de las ciudades que aspiran a ser referentes a nivel global, el gobierno de Singapur aprobó a finales de los noventa un nuevo plan para impulsar su particular arquitectura con el fin de atraer al turismo internacional.

Boat Quay en Singapur
Boat Quay – achresis khora / Flickr.com

Por ello, tras las fases neoclásica, art déco y brutalista —aquella que se basó en la construcción de altos edificios—, la ciudad se dejó marcar ligeramente por las tendencias arquitectónicas internacionales como el posmodernismo. Llegando ya al siglo XXI, comenzó a desarrollarse, gracias a la arquitectura de alta tecnología, una nueva tendencia que acabará por darle identidad propia a la ciudad.

 

Es aquí cuando los nuevos arquitectos en Singapur, defensores del estilo propio de la región a causa del clima tropical cálido, comienzan a construir edificios minimalistas y cristalinos para crear un ambiente en concordancia con el entorno.

Uno de estos arquitectos pioneros fue Kerry Hill, padre del estilo tropical moderno, que combina la arquitectura vernácula con grandes espacios ventilados de manera natural, propios de la cultura asiática.

A esto se le han sumado en los últimos años los elementos naturales, para así conseguir más espacios verdes públicos. De hecho, son varios los diseñadores de Singapur aclamados internacionalmente por ser los pioneros en el desarrollo de rascacielos ecológicos.

Algunas de las construcciones más asombrosas de Singapur

A continuación, queremos destacar algunas de las construcciones más impresionantes de la ciudad, aquellas que no debes perderte durante tu visita. De hecho, muchas de ellas son ya consideradas no solo iconos de la ciudad, sino del propio país.

Marina Bay Sands

Sin duda alguna, uno de los más emblemáticos es el complejo hotelero de Marina Bay Sands. Este cuenta con tres torres, que superan los 200 metros de altura y que se encuentran unidas por una estructura de nada menos que 340 metros de largo que las cubre a modo de techo. Esta arriesgada estructura ha marcado un punto y aparte dentro de las nuevas tendencias arquitectónicas a nivel mundial.

Marina Bay Sands, uno de los centros comerciales más grandes de Singapur.
 

Teatro Ópera Esplanade

Son muchos los ciudadanos que han apodado a este edificio como el Gran Durián, debido a su parecido con una fruta propia del país. Aunque su alto coste de más de 600 millones de dólares creó gran controversia, nadie puede negar que el Teatro Ópera —en portada— es otra de las estampas más representativas de la arquitectura de Singapur.

Hotel Raffles

También vale la pena destacar el Hotel Rafles, construido a finales del siglo XIX y que lleva funcionando más de un siglo. En este hotel de lujo no es raro ver a grandes estrellas del panorama internacional. Se destaca a simple vista su impecable fachada.

Hotel Raffles en Singapur

Hay mucho más por descubrir en Singapur

Finalmente, si aún nos hemos quedado con ganas de más, podemos darnos un paseo por la Singapore Flyer, la noria más grande del mundo, o caminar por el ION Sky, uno de los centros comerciales de diseño futurista más impresionantes del planeta. Como ves, Singapur ofrece muchísimos lugares increíbles para los amantes de la arquitectura y las ciudades.