Alternativas europeas a grandes destinos turísticos

· 5 octubre, 2015

El mundo nos ofrece un caleidoscopio muy amplio de lugares a visitar. A veces están a miles de kilómetros pero también tenemos alternativas europeas, destinos maravillosos que nada tienen que envidiar a otros muy apreciados por el turismo en tierras lejanas o exóticas.

Viajar por Europa tiene la ventaja de poder contar con unas fantásticas infraestructuras y una enorme variedad de paisajes y ciudades históricas. Si además vives en el viejo continente ahorrarás tiempo y podrás disfrutar de esos destinos mucho más.

Alternativas europeas al turismo de sol y playa

Si, por ejemplo, nos gustan las playas del Caribe por sus aguas turquesas y sus arenas blancas, una de las alternativas europeas sería optar por  la playa de Ses Illetes, en la isla balear de Formentera, que ha sido elegida como la mejor playa de España y la quinta del mundo.

Playa de Ses Illetes en Formentera
Playa de Ses Illetes, Formentera – holbox

La playa de Ses Illetes es un lugar de ensueño, perfecto para pasear, descansar al sol o practicar deportes acuáticosEs un lugar en el que no falta nada de lo que podríamos desear en una playa: quioscos, hamacas, sombrillas y unas aguas maravillosas para disfrutarla de mil maneras diferentes.

Alternativas europeas para aficionados al montañismo

Europa ofrece muchísimos sitios en los que practicar esta disciplina. No hay picos tan altos como el Everest, en el Himalaya, pero hay picos de una altura respetable que pueden ser óptimas alternativas europeas, como el monte Elbrús; en Rusia; el Mont Blanc, el Cervino o el Matterhorn, en los Alpes. Todos estos picos tienen más de 4.000 metros de altura.

Aiguille-du Midi en los Alpes
Aiguille du Midi en los Alpes – xoxo / Pixabai.com

En España hay una gran oferta de picos no tan altos, pero con más de 3.000 metros, como el Mulhacén, Veleta y La Alcazaba, en la Cordillera Penibética; o el Aneto, Posets, Monte Perdido, d´Astorq, Maldito y Daviu, en los Pirineos, entre muchos otros.

“Un viajero sabio nunca desprecia su propio país.”

-Carlo Goldoni-

Alternativas europeas para el turismo fotográfico

Para los apasionados de la fotografía también tienen estupendas alternativas europeas. África es un destino soñado para realizar safaris fotográficos, pero si queremos ser más originales, también podemos participar en los safaris fotográficos y de aventura que se hacen en Andalucía, Extremadura o el sur de Castilla.

Flamencos en Doñana
Flamencos en Doñana – Francisco Manuel Esteban / Flickr.com

Puede resultar más atractivo, quizás, fotografiar un elefante que un jabalí salvaje, pero… ¿conoces el lince ibérico? Los safaris fotográficos que se llevan a cabo en el Parque Nacional Doñana, en Huelva, son sumamente interesantes.

También se ofrecen recorridos fotográficos en ciudades importantes de Europa, como París, Londres, Berlín o Moscú. Aunque la temática no serán los animales salvajes, sino más bien el paisaje humano, existe una gran cantidad de alternativas para satisfacer a los fotógrafos más ávidos.

Alternativas europeas para el turismo cultural

Si lo nuestro es el turismo cultural, Europa está llena de posibilidades. Visitar Egipto es muy atractivo, sin duda alguna, por la cantidad y riqueza de sus monumentos. Pero mucho más cerca tenemos ciudades antiquísimas, como Roma, Estambul o las ciudades de Europa del Este, con un increíble acervo histórico, cultural, religioso, arquitectónico.

Mezquita Azul en Estambul
Mezquita Azul en Estambul – OPIS Zagreb

Muy buenas alternativas europeas son los grandes teatros, en los que podremos ver los mejores espectáculos, con los mejores artistas. Se puede además visitar catedrales, museos, pinacotecas de valor inigualable.

Europa, un pequeño trozo del mundo

Europa es un continente en el que hay un poco de todo lo que hay en el mundo. Así como los europeos se han diseminado por todo el planeta, Europa también ha incorporado alguna de las costumbres de otros continentes.

Calles de Chionatown en Londres
Chinatown, Londres – Daniel Moreno / Flickr.com

Dentro de Europa se pueden visitar lugares en los que uno puede sentirse en Arabia, la India o la China, sin salir del continente, sin los costos elevados de los pasajes de avión, ni los inconvenientes de la documentación a presentar.

Como ves, hay alternativas en Europa muchísimo más baratas y menos complicadas de planificar y llevar a cabo que los grandes traslados que requieren otros destinos mucho más lejanos.