3 días en Oporto: guía para no perderte nada

Elena Blanco · 22 marzo, 2019
Oporto es una ciudad ideal para disfrutar en una pequeña escapada. Una urbe maravillosa que ofrece planes para todos los gustos.

Oporto es de esas ciudades que a priori puede dar la impresión de no tener demasiado. Sin embargo, esta percepción cambia por completo cuando se visita. Hay decenas de cosas por hacer y las hay para todos los gustos. Te proponemos pasar 3 días en Oporto, tiempo más que suficiente para enamorarse de esta preciosa ciudad lusa.

3 días en Oporto: primer día

En este primer día te proponemos recorrer el centro de la ciudad. Un punto de partida puede ser la catedral, la Sé. Se trata de un precioso templo que hunde sus orígenes en el siglo XII. Y desde la terraza en la que se encuentra podrás disfrutar de unas preciosas vistas de la ciudad y del río Duero.

Iglesia de los Clérigos
Iglesia de los Clérigos

Después, te proponemos ir hasta la estación de San Bento. Si hay algo típico en Portugal son los azulejos. Pues bien, esta preciosa estación está decorada con más de 20 000 azulejos que dan forma a espectaculares murales que narran episodios históricos del país.

Tras pasar y hacer una pequeña parada en la plaza de la Libertad, la siguiente visita es la iglesia de los Clérigos. No hay mejor mirador de la ciudad que el de su torre, aunque hay que subir 240 escalones. Por supuesto, debes visitar el interior de la iglesia, una joya del Barroco.

Y la última de las visitas del primero de los 3 días en Oporto es, sin duda, el lugar más famoso de la ciudad. La librería Lello se ha hecho célebre gracias a Harry Pottter. Se dice que su creadora, J.K. Rowling, se inspiró en este lugar, pero no hay nada confirmado.

Si eres fan del joven mago debes visitarla porque te hará soñar. Eso sí, prepárate para esperar una larga cola y para pagar por entrar (pero te lo descuentan de la compra, si es que te decides a llevarte algún libro).

Segundo día en Oporto

Este día puede comenzar en el imponente Palacio de la Bolsa. Se trata de un edificio neclásico que esconde salas de una enorme belleza, como la Sala Árabe, inspirada en la Alhambra de Granada.

Barrio de la Ribeira, una de las cosas que ver en 3 días en Oporto
Barrio de la Ribeira

Desde ahí se tardan solo unos minutos en llegar al maravilloso barrio de la Ribeira. Es una de las zonas de Oporto más interesantes y animadas, perfecta para pasear y descansar. No es otra que la zona que se encuentra al lado del río Duero.

Sus casas de colores forman la postal más típica de Oporto, tanto de día como de noche. Aquí encontrarás decenas de terrazas donde tomar algo. Y también disfrutarás de unas vistas estupendas del río Duero y del puente Dom Luis.

Después de reponer fuerzas, te recomendamos, precisamente, cruzar el puente. Una infraestructura diseñada por un discípulo de Gustav Eiffel. Al otro lado está Vila Nova de Gaia. Desde ella tendrás unas vistas preciosas de la Ribeira.

En Vila Nova de Gaia puedes visitar alguna de las bodegas en las que se elabora el reconocido vino de Oporto. Hay recorridos guiados que explican el proceso y ofrecen una pequeña cata.

El último de los 3 días en Oporto

Barcos típicos en el Duero en Oporto
Barcos típicos en el Duero

Una vez que se han conocido los principales atractivos de la ciudad, este último día se puede aprovechar de muchas maneras. Por ejemplo, puedes subir al viejo tranvía de Oporto. Aquí se ha querido mantener la magia de su antiguo tranvía. Hay muchas líneas modernas, pero quedan cuatro en las que se puede viajar como en el pasado.

Otra opción es dar un paseo por la Rúa Santa Catarina, una de las calles más concurridas de la ciudad, tanto por los propios habitantes de Oporto como por turistas. En ella encontrarás decenas de tiendas diferentes y también el famoso mercado de Bolhao.

Y, si quieres disfrutar de un lugar especial, entra en el famoso Café Majestic. Abrió sus puertas en los años 20 y desde entonces ha recibido a algunas de las personalidades más importantes de la ciudad. Actualmente es un local bohemio y turístico a partes iguales.

Finalmente, tienes la posibilidad de realizar un pequeño crucero por el Duero. Hay bastantes empresas que lo ofertan, pero el recorrido es bastante similar. Durante la hora que dura el viaje pasarás por debajo de los seis puentes de la ciudad, algo muy recomendable.