7 visitas en Marrakech absolutamente imprescindibles

· 25 septiembre, 2018
El encanto y la magia de Marrakech se respiran en cada uno de sus rincones, pero hay lugares de visita obligada, como su plaza más famosa, sus palacios o su medina.

Marrakech es una ciudad fascinante. Sus atractivos son casi infinitos y siempre cargados de historia y sensualidad. Por eso cuando se viaja a esta ciudad marroquí uno podría pasar días descubriéndola. Pero como lamentablemente solemos viajar con prisas, aquí os vamos a presentar las 7 visitas en Marrakech imprescindibles.

Los encantos de Marrakech

El mayor atractivo de Marrakech es caminar, perderse por su medina rodeada de murallas y buscar los restaurantes tradicionales donde degustar su gastronomía tradicional, a base de cuscus y tajines. Y sin duda, durante esos paseos, tarde o temprano llegaremos alguno de estos lugares:

1. Plaza Djemaa el Fna, la primera de las visitas en Marrakech

Plaza Jemaa el Fna en Marrakech
Plaza Jemaa el Fna

Esta gran plaza de forma indefinida y sin ningún monumento que la distinga es el gran atractivo de Marrakech. Es una plaza que es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. ¿Por qué? Por la gente que aquí se congrega cualquier día del año y desde hace siglos.

De hecho, la Djemaa el Fna era el punto de entrada a Marrakech para las caravanas de comerciantes que llegaban del desierto. Y allí les recibían aguadores, vendedores de comida, dentistas, tatuadores y un sinfín de artistas callejeros: cuentacuentos, malabaristas, encantadores de serpientes, etc. Pues bien, todo ello vuelve a pasar cada noche. ¡Magia pura!

2. Los zocos

Medina de Marrakech
Medina de Marrakech

Ya hemos dicho que uno de los encantos de Marrakech es perderse por las callejas de su medina. Pero hay un sitio en el que extraviarse es irremediable. Hablamos del laberinto de sus zocos.

El mejor lugar para hacer compras en Marrakech, eso sí, hay que saber regatear muy bien para lograr buenos precios en objetos de bisutería, de pies, alfombras o artesanías varias.

3. La Koutobia

Koutubía en Marrakech
Koutobia

Volvamos a la plaza Djemaa el Fna para ver como en uno de sus laterales se levanta la torre más alta de Marrakech. Es la torre de la mezquita de la Koutobia, la más importante de la urbe y la primera en la que suena la llamada la oración. Por cierto, esta torre es la que inspiró la famosa Giralda de Sevilla.

“Uno cree que va a hacer un viaje, pero enseguida es el viaje el que lo hace a él.”

-Nicolás Bouvier-

4. El palacio de Bahia

Palacio Bahia en Marrakech
Palacio de Bahia

Dentro de la medina, una de las visitas más espectaculares que se pueden hacer en Marrakech es la que nos llevará al interior del palacio de Bahia. Una fastuosa construcción del siglo XIX.

En ella, el gran visir Moussa hizo intervenir a los más prestigiosos artesanos de Marruecos, que contaron a su vez con los mejores materiales posibles para decorar 150 habitaciones. Habitaciones que siguen impresionando por su belleza.

5. El palacio El-Badi

Palacio El-Badi en Marrakech
Palacio El-Badi

Unas sensaciones completamente diferentes son las que proporciona otro de los palacios de Marrakech, el de El-Badi. A esta construcción del siglo XVI se la conoció como el “palacio incomparable”, dada la tremenda belleza que atesoraba en su interior.

Sin embargo, hoy está completamente vacío. Tan solo unas paredes se mantienen en pie, e incluso así consigue impresionar.

6. Jardín Majorelle

Jardín Majorelle en Marrakech
Jardín Majorelle

Marrakech ha atraído a personalidades de la cultura de cualquier origen, pero pocos quedaron tan prendados de la ciudad como el diseñador francés Yves Saint Laurent. Aquí se estableció sus últimos años y aquí reposan sus cenizas. Concretamente en el Jardín Majorelle, en la zona moderna.

Una de las visitas en Marrakech que no debes perderte si quieres respirar una peculiar fusión de orientalismo y glamour.

7. Jardín de la Menara

Jardín de la Menara, una de las visitas en Marrakech
Jardín de la Menara

Otro lugar de visita en Marrakech que no debes pasar por alto, aunque esté a las afueras. Son los Jardines de la Menara, absolutamente imprescindibles. Merece la pena el paseo solo por ver al atardecer la arquitectura del sultán con el fondo de la cordillera del Atlas.

Pero si además descubrimos la tétrica leyenda que rodea a este lugar, entonces nos quedamos sobrecogidos. Mejor no la contamos, para que la disfrutes mucho más cuando estés aquí en tu próximo viaje a esta ciudad.

Son visitas en Marrakech a las que debes dedicar tiempo para saborear despacio. Porque la ciudad está llena de matices que no hay que perderse para disfrutar de su belleza y su incomparable ambiente.