Un recorrido para visitar Roma en 4 días

Virgynia Duque 31 diciembre, 2017

Roma es una de las ciudades más famosas para hacer turismo. Tiene tanta historia en su superficie y en su subsuelo que una visita podría convertirse en algo interminable si deseamos ver todo lo que esta ciudad encierra. No obstante, hemos decidido hacerte una guía para que en 4 días puedas visitar Roma sin perder detalle. ¿Te apuntas a la aventura?

Roma es una ciudad para pasear, disfrutar, perder la noción del tiempo en uno de sus cafés mientras escuchas la música de un violín de fondo, observar sus fuentes o, simplemente, disfrutar del aire que desprende. Veamos cómo conseguir esto y, además, ver todo lo más importante de la ciudad en tan solo 4 días.

Visitar Roma: día 1

Anfiteatros romanos: coliseo de Roma
Coliseo de Roma – S.Borisov

Para aprovechar el tiempo al máximo te recomendamos que busques tu alojamiento por el centro, pues será lo más cómodo. No obstante, si lo que encuentras no está al alcance de tu bolsillo, no te preocupes, el metro en Roma solo cuesta 1,5 euros.

Bien, para comenzar nuestro tour veremos algunos de los edificios y ruinas más característicos de Roma. Por ejemplo, el Coliseo, el arco de Constantino, el Palatino, el Foro Romano y los Museos Capitolinos. Si quieres ahorrarte las colas, contrata un guía que te hará un recorrido por casi toda la zona. No dejes de entrar al Coliseo, no tiene desperdicio.

“Prefiero ser el primero en una aldea que el segundo en Roma.”

-Julio César-

Más tarde, iremos hasta el Teatro de Marcello e isla Tiberina y, por supuesto, al famoso barrio de Trastevere en el que podremos encontrar un lugar para comer y reponer fuerzas del recorrido.

Para bajar la comida, caminaremos a orillas del Tiber hacia la iglesia de Santa María in Cosmedin, donde hallaremos la famosa Boca della Veritá, de la que cuenta la leyenda, muerde a todo aquel que miente. El Forum Boarium y el Circo Máximo serán el fin del trayecto.

Día 2 en Roma

Fontana di Trevi para pedir un deseo
Fontana di Trevi – Catarina Belova

Las plazas y fuentes de Roma son un atractivo que llena la ciudad y que merecen un día de tu viaje. Comenzando en la Basílica di San Pietro in Vincole y el Mercado de Trajano, donde verás la famosa e increíble Columna de Trajano. Desde allí iremos a Piazza Venezia donde se encuentra el Monumento Nazionale Vittorio Emanuele II, que nos llevará al Mercado de Campo de Fiori y la fuente de las Tortugas.

Ya ha llegado la hora de buscar un lugar donde comer. Todo dependerá de tu bolsillo, pero Roma tiene muchas opciones disponibles. Una vez que tengas el estómago lleno, dirígete hacia Piazza Navona, pasa por el famoso Panteón de Agripa, observa el Templo de Adriano y ve hasta Piazza Colonna.

¿Y qué mejor para terminar este día que deleitar tus sentidos con la magnífica Fontana di Trevi? ¡No olvides tirar tu moneda y pedir un deseo! Si aún tienes algo de tiempo no dejes de ver la Plaza de la República.

Día 3 en Roma

Basílica de San Pedro, el Vaticano – Matteo Gabrieli

El Vaticano. Es imposible visitar Roma y pasar de largo el pequeño estado más rico del mundo. Pasa la mañana en los museos del Vaticano, la Plaza de San Pedro, la basílica y las catacumbas. Para evitar las largas colas que se forman, lo mejor será contratar un guía, aunque dependiendo de la época en la que vayas, esto quizá no sea necesario.

Alrededor de los museos hay lugares en los que comer a buen precio, callejea y mira las cartas para ver precios y escoger el que más se adapte  a ti. Desde allí, dirígete al Castillo de Sant’Angelo mientras paseas a orillas del Tiber y disfrutas de un paisaje y unas vistas espectaculares.

Para terminar el día, haz algunas compras, si lo necesitas, en Vía del Corso y dirígete hacia Plaza España, uno de los iconos de la ciudad.

Día 4 en Roma

Visitar Roma: Santa María la Mayor
Santa María la Mayor – Leonid Andronov

Ya solo nos queda por ver algo muy característico en la ciudad: sus iglesias. También podrás ver otros lugares más alejados y poco conocidos. La Basílica de Santa María la Mayor, la de San Clemente, la Escalera Santa o las Termas de Caracalla podrían poner fin a tu recorrido en Roma.

Puedes pasear por sus calles y buscar pequeñas iglesias que seguro también estarán llenas de encanto. Dedica tiempo a ello y goza de una arquitectura sin igual. Como ves, no es imposible visitar Roma y disfrutar de ella en tan solo 4 días.

Te puede gustar