Damos un paseo por el Trastevere, en Roma

· 13 mayo, 2016

La capital italiana es más que la Fontana di Trevi y el Coliseo… Una de las mejores maneras de conocer cómo se vive allí y de disfrutar del ambiente de calles maravillosas es dar un paseo por el Trastevere, uno de los barrios más encantadores de toda la ciudad. Hoy te contamos por qué deberías añadirlo a tu lista de puntos de visita obligada cuando viajes a Roma.

Trastevere, entre restaurantes y adoquines

El nombre de este barrio se debe a que está muy cerca del río Tiber (tras el Tíber sería la traducción literal). Es una excelente idea para salir un poco del bullicio de la Piazza di Spagna o el Vaticano. Si te gusta caminar solo necesitarás media hora desde estos sitios para llegar a Trastevere.

Puente de Sant Angelo en el Trastevere
Puente de Sant Angelo – Shchipkova Elena

Sus callecitas angostas y adoquinadas (sampietrini en italiano) son uno de los atractivos de la zona. Las fachadas con postigos de madera y terrazas repletas de flores te cautivarán. Con la impronta medieval que aún se conserva y su gran oferta gastronómica no nos equivocamos al elegir este hermoso barrio, que parece haber detenido su reloj hace siglos.

En el pasado, el Trastevere era el lugar de los artesanos romanos y cada calle estaba dedicada a un oficio diferente (eso se puede apreciar con el nombre que lleva cada una en homenaje a ilustres vecinos).

Trastevere
Trastevere – Catarina Belova

Si eres de los que elige un destino turístico por la comida, seguro que Roma está entre tus favoritos. Y la cocina tradicional italiana se experimenta en todos los restaurantes y bares de este maravilloso barrio.

A la hora de la comida y de la cena verás cómo los establecimientos se llenan de gente tanto turistas como locales. Durante el día las pizzerías y durante la noche las tabernas son los sitios elegidos. Y si hace mucho calor, un rico helado (gelatto) para pasar la jornada más fresco.

¿Qué ver en Trastevere?

Te aconsejamos que salgas bien temprano desde tu alojamiento en Roma para no perderte nada del Trastevere. Para llegar puedes optar por el tranvía (línea 8 estación Trastevere/ Mastai) o el autobús (líneas 23, 280 y 780). O como ya te hemos dicho antes… ¡puedes ir caminando! Será un hermoso paseo matutino a las afueras del centro turístico romano.

Basílica de Santa María in Trastevere
Basílica de Santa María in Trastevere – Catarina Belova

El punto de partida para un recorrido por este barrio sin duda es la Piazza de Santa María, con una hermosa fuente en el centro y frente a ella una bonita iglesia. Se trata de uno de los edificios religiosos más antiguos de la ciudad.

La iglesia de Santa María cuenta con un campanario de cuatro campanas y unos mosaicos que relatan la vida de la Virgen. En el interior también encontramos una especie de “museo” con elementos de tortura usados contra los mártires.

“Necio es quien admira otras ciudades sin haber visto Roma”

-Petrarca-

Si no has desayunado en el hotel puedes hacerlo en esta plaza. Una vez que hayas recargado fuerzas elige cualquiera de las calles que comienzan en la Piazza. Una de las más conocidas es Via della Lungaretta. Allí puedes encontrar pizzas y helados a muy buen precio, sobre todo la Gelatteria Fior di Luna, un clásico de Trastevere. Otra calle muy bonita es Via della Paglia (un poco más asequible que la anterior en cuanto a comidas).

Piazza de Santa María in Trastevere
Piazza de Santa María in Trastevere – Catarina Belova

Lleva un mapa si no quieres perderte… o piérdete un poco para descubrir lo más bonito de este lugar. Los atractivos no terminan en la Piazza, ya que puedes visitar las basílicas de San Crisógono y la de Santa Cecilia y los restos de las murallas aurelianas.

¿Qué tal ir de compras como hace varios años atrás? En el Trastevere también es posible. El mercado de la Piazza di San Cosimato es muy popular y visitado, sin embargo el que se gana el primer puesto es sin dudas el de Porta Portese. Allí puedes comprar todo tipo de frutas y verduras traídas desde el campo.

Vistas de Roma desde Gianicolo
Vistas desde Gianicolo – Elena Gabrielli

Para finalizar con este maravilloso día en Trastevere te aconsejamos subir a la octava colina, el “Gianicolo” desde donde ver la isla Tibertina y los alrededores. Este espacio sagrado dedicado al dios Giano y considerado Patrimonio de la Humanidad ofrece las mejores vistas de todo Roma.

Antes de subir puedes recorrer también el jardín botánico de un lado y la iglesia de San Pietro in Montori en el extremo sur. Bucólico, encantador, lleno de animación, así es el Trastevere, uno de los barrios más bonitos de Roma