Un fin de semana en Roma: lo mejor para visitar

· 15 septiembre, 2015

Absolutamente maravillosa, origen de una de las mayores civilizaciones de la historia, repleta de monumentos y rincones llenos de encanto, Roma es una ciudad que hay que visitar aunque solo sea una vez en la vida.

Conocer la Ciudad Eterna en apenas dos días se antoja misión imposible. Sin embargo, planeando bien la visita sí es posible acercarse a la verdadera esencia de Roma.

La Roma Imperial

Para que un fin de semana en Roma sea perfecto, debes visitar todo cuanto la Ciudad Imperial posee. Por suerte para nosotros, son muchos los monumentos y edificios que aún hoy, dos mil años después, permanecen en pie y se pueden visitar:

El Coliseo

Sin lugar a dudas el Coliseo es el auténtico símbolo de Roma, de la civilización actual tal como la conocemos y del ser humano.

Coliseo de Roma
Coliseo – Viacheslav Lopatin / Shutterstock.com

Imponente con sus 188 metros de longitud y 57 de altura, parece increíble que este imponente edificio haya podido soportar los avatares de dos mil años de historia. Una magnífica construcción que en sus tiempos del esplendor llegaba a albergar a más de 50.000 espectadores.

Otros monumentos

Más allá del Coliseo, que obviamente merece la pena, hay otros lugares símbolos de la Roma Imperial que también han llegado hasta nuestros días. Prueba de ello son:

  • El Palatino, ubicado en la colina más céntrica de las siete que forman la ciudad y hogar de familias romanas de alto poder.
  • El Foro Romano, otro magnífico espacio en el que la vida pública y religiosa del Imperio Romano tenía lugar.
Foro romano
Foro Romano – pisaphotography / Shutterstock.com
  • El Circo Máximo, que tantas carreras vio en su historia y ahora se puede contemplar en buena parte de su magnificencia.
  • Las Termas de Caracalla, otro vestigio de lo avanzada que era la vida para la clase noble del Imperio.

“Necio es quien admira otras ciudades sin haber visto Roma.”

-Petrarca-

La Roma Religiosa

Otra parte que no se debe obviar durante un fin de semana en Roma es la parte religiosa. Allí está la cuna de los católicos, uno de los estados más pequeños del mundo, el Vaticano, y toda la belleza que los grandes artistas ofrecieron a su Dios.

El Vaticano

Sin lugar a dudas, una visita obligada durante dos días en Roma es el Vaticano. Veamos aquellos rincones que no te puedes perder:

El Vaticano
El Vaticano – Borisb17 / Shutterstock.com
  • Siempre que os acerquéis a Roma debéis dejar un buen rato para visitar los maravillosos Museos Vaticanos.
  • Sin lugar a dudas, la Basílica de San Pedro no puede faltar en cualquier viaje a Roma. Prepárate para subir a su cúpula y divisar toda la Ciudad Eterna desde más de 130 metros de altura. Las vistas son increíbles.
  • Y dentro del Vaticano no puedes dejar de ver la Capilla Sixtina. La obra magna de Miguel Ángel que ha dejado perplejos a millones de visitantes cada vez que caminan bajo las impresionantes pinturas del genial artista.
  • Otro espacio de belleza incalculable es es Castillo de Sant´Angelo, lugar de residencia de tantos hombres importantes para la Iglesia Católica.

Las plazas de Roma

Pero no todo en Roma es su parte imperial y religiosa. Además, para que tu fin de semana sea perfecto te vamos a llevar por las plazas y fuentes que pueblan la ciudad por doquier:

  • Visita la Piazza Navona con sus tres magníficas fuentes y la iglesia de Santa Agnese in Agone
  • Otra actividad casi obligada es ver la Fontana di Trevi. Es típico lanzar una moneda a la fuente para asegurarte de que regresarás a la Ciudad Eterna.
Fontana di Trevi
Fontana di Trevi – beboy / Shutterstock.com
  • La Piazza di Spagna es más famosa por su escalinata de más de 130 peldaños. Aun así, la fuente obra de Bernini y el mirador al final de los escalones con la iglesia de Santa Trinità dei Monti son preciosos lugares para disfrutar de un lugar tan mágico como Roma.
  • Por último, acércate hasta la Piazza del Popolo para ver las iglesias de Santa María de los Milagros y Santa María de Montesano, prácticamente iguales.

Te podemos asegurar que un fin de semana en Roma será una de las experiencias más bonitas y mágicas de tu vida. Eches la moneda en la Fontana di Trevi o no, te sabrá a poco y siempre quedará en tu alma la necesidad de volver a visitar la Ciudad Eterna.