Visita el Corazón neolítico de las Orcadas en Escocia

16 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
En las islas Orcadas, al norte de Escocia, se guarda uno de los conjuntos arqueológicos más completos de la Prehistoria: el Corazón neolítico de las Orcadas.

El Corazón neolítico de las Orcadas, en Escocia, es uno de esos lugares apasionantes para muchos tipos de viajeros: para los amantes de la historia más lejana, para los buscadores de misterios y de enigmas y, desde luego, para los que saben admirar un paisaje con personalidad propia. A todos ellos les encantará la visita a estos lugares.

Las islas Orcadas

Paisaje de las Orcadas

El archipiélago de las Orcadas se encuentra al norte de Escocia. Es un ramillete de islas, hasta 70, que tienen un clima duro, pero que sorprendentemente han estado habitadas desde tiempos muy lejanos. Algo que queda perfectamente acreditado por los diferentes elementos arqueológicos que conforman el Corazón neolítico de las Orcadas.

Se trata de un tesoro tan especial, que la Unesco lo inscribió como Patrimonio de la Humanidad. Así que bien merece una visita. Sigue leyendo y la haremos virtual, y ojalá más adelante puedas descubrir este lugar en primera persona. Un lugar que, como casi todo en Escocia, reúne al mismo tiempo dosis de historia, de fantasía y de belleza.

El Corazón neolítico de las Orcadas

El conjunto arqueológico nos espera en la zona más oeste de la isla Mainland. Allí hay diversos atractivos históricos, pero, sin duda, el carácter prehistórico del Corazón neolítico de las Orcadas ensombrece casi todo lo demás. Y es que a corta distancia se pueden visitar hasta cuatro sitios distintos, a cada cual más fascinantes e interesante.

El Anillo o Círculo de Brodgar

Anillo de Brodbar

Quizás lo más emblemático de todo el Corazón neolítico de las Orcadas sea el Anillo de Brodgar. Es un monumento megalítico que originalmente se componía de unas 60 piedras gigantescas que formaban un círculo de más de 100 metros de diámetro.

Es, además, una construcción elevada sobre el terreno y que inmediatamente nos recuerda al monumento prehistórico por antonomasia de Gran Bretaña: el misterioso Stonehenge.

De hecho, también el Anillo de Brodgar es un henge. Pero en este caso solo ha conservado 27 grandes piedras dispuestas de modo vertical sobre el terreno. Un terreno rodeado por un grandioso foso de 3 metros de profundidad y unos 10 de ancho.

Es una obra mastodóntica para la época en la que se hizo, hacia el año 2000 antes de Cristo, cuando casi todo el instrumental era de piedra, como ha quedado acreditado por los vestigios arqueológicos aparecidos en los alrededores.

Maeshowe

Maeshowe enel Corazón neolítico de las Orcadas

Otro de los enclaves destacados del Corazón neolítico es Maeshowe, que en este caso se sabe que es una tumba. Eso sí, una tumba enorme que consiste en un gran túmulo de tierra a cuyo interior se accede mediante un corredor.

Lo cierto es que el interior es fascinante con varias cámaras creadas por losas de piedra. Y todavía es más maravilloso saber que el lugar fue reutilizado muchos siglos después, cuando llegaron los vikingos procedentes de los países de Escandinavia.

Las Piedras de Stenness

Piedras de Stenness

Relativamente cerca del Anillo de Brodgar se encuentra otro de los puntos de interés del Corazón neolítico de las Orcadas. Nos referimos a las llamadas Rocas o Piedras de Stenness. En este caso, son cuatro gigantescos menhires, de hasta 6 metros de altura, que formarían una construcción mayor, bien un cromlech o bien otro henge de pequeñas dimensiones.

Los historiadores son partidarios de pensar que sería un cromlech, lo que lo convertiría en el más antiguo de toda Gran Bretaña, ya que han datado los restos hacia el año 3100 antes de Cristo.

Skara Brae

Skara Brae en el Corazón neolítico de las Orcadas

El último de los yacimientos del Corazón neolítico de las Orcadas hay que buscarlo en la bahía Skaill de Mainland. Allí ha aparecido todo un poblado prehistórico, lo cual es el complemento perfecto para comprender esa época tan lejana.

Se han hallado infinidad de útiles de piedra, así como otros hechos con huesos de ballena, además de restos de casas, mobiliario, cerámica, armas y hasta un retrete. Además, en las Orcadas se han encontrado elementos que confirman que desde el Neolítico el hombre comenzó a pintar sus casas.

En definitiva, tal y como decíamos al principio, los amantes de la historia, de la arqueología, de los enigmas y de los paisajes, tienen un cita en el Corazón Neolítico de las Orcadas, una de las grandes sorpresas de Escocia.

  • Núcleo neolítico de las Orcadas. Unesco - Centro del Patrimonio Mundial. Recuperado de https://whc.unesco.org/es/list/514
  • Fresneda, C. El 'Stonehenge' escocés (18 de septiembre, 2003). El Mundo. https://www.elmundo.es/elmundo/2013/09/18/ciencia/1379493888.html